• Diario Digital | Martes, 23 de Octubre de 2018
  • Actualizado 19:41

Jet Set - MÈXICO

Hombre abandonó sus aspiraciones de ser sacerdote para convertirse en el rey de la pornografía de México

En la actualidad dice que produce 150 películas anualmente y 15 personas trabajando tiempo completo en la empresa.

Hombre abandonó sus aspiraciones de ser sacerdote para convertirse en el rey de la pornografía de México

Un mexicano dejcidió abandonar el camino para convertirse en sacerdote para convertirse en "el rey del porno" mexicano. Imperio que comenzó con una cámara de tan solo $5.00.

En 1988, Fernando Diera ingresó a un monasterio con la intención de convertirse en sacerdote, pero, con el paso del tiempo descubrió que su verdadera voación estaba lejos del mundo de la religión.

Diera estudió en un centro escolar al que llegaron "Los Legionarios de Cristo" a seleccionar a los mejores alumnos para un seminario de introducción que era impartido en España e Italia.

“Me llamó la atención viajar por el mundo, así que al regreso hablé con mis papás y cuando les dije que quería ser seminarista, estuvieron de acuerdo. Dos meses después regresaron los legionarios, nos preguntaron quién estaba interesado y levanté la mano”, recordó el director de cine para adultos.

Sin embargo, al conocer los altos costos de este tipo de estudios decidió desistir ya que "descubrí, por supuesto, que esto no era una cuestión de devoción sino de pagos, que además mis padres no podían realizar”, señaló.

Con el pasar de los años Diera se enteró que el fundador del grupo religioso  fue acusado por delitos sexuales que cometió con varios menores de edad.

Pero esto no lo detuvo y se inscribió en la diócesis de Guadalajara. “Después de tres años me di cuenta de que no era lo mío y que en realidad mi interés estaba en viajar, así que decidí desertar. No volví a mirar atrás y dejé de practicar la fe católica por completo”, confesó.

Los guiños al porno

El ahora proclamado “rey del porno” dice que cuando era joven buscaba a escondidas las revistas y películas eróticas las cuales solo mostraban los pechos de las mujeres “pero no salía nada más”.  También, recordó que “lo bueno fue que los padres de un amigo compraron un videoclub y ahí fue cuando se abrió mi mundo con el acceso a las películas XXX”.

Luego de trabajar como guitarrista, botones y mesero, Diera logró reunir dinero para comprar una cámara fotográfica que lo llevó a experimentar con sesiones eróticas que llegaron a participar en concursos internacionales.

Luego de esto, Diera comenzó a incrementar sus ganancias en su sitio web y decidió dedicarse enteramente a la pornografía en la que se mantiene hasta el día de hoy.

“Caminaba por la calle y si veía una chica guapa, le decía cómo estaba lo que queríamos hacer y si aceptaba, la grabamos, pero casi siempre con un antifaz o algo por el estilo, porque no querían ser reconocidas”, recordó. Siguió así hasta que logró incorporar a su cartelera de actrices a personajes mundialmente conocidos.

“No me interesa ofrecer sexo por sexo, siempre me han gustado las historias, por lo que quiero que hayan personajes y se desarrolle algo entre ellos que los lleve al sexo”, explicó al hablar de su concepto de películas.

En la actualidad dice que produce 150 películas anualmente y 15 personas trabajando tiempo completo en la empresa.

Comentarios