• Diario Digital | Viernes, 28 de Abril de 2017
  • Actualizado 04:17

Jet Set - CINE

No existe un gran secreto para perder 15 kilos, asegura Jamie Foxx

"Comía pollo, pescado y vegetales", indicó durante la promoción de su más reciente thriler policial, "Sleepless".

No existe un gran secreto para perder 15 kilos, asegura Jamie Foxx

El actor estadounidense Jamie Foxx perdió en pocos meses 15 kilos, pero parece poco probable que se llegue a publicar un libro con el secreto de su pérdida de peso.

Según Foxx, no es que no pueda impartir conocimiento sobre cómo ponerse en forma, sino que no existe mayor secreto. "La verdad es que no hice dieta, sólo corté toda la basura", dijo a la AFP el actor de 49 años, recordando el momento en que se hartó de la comida rápida y la sacó de su menú.

Cuando Foxx subía a la balanza en julio del año pasado, la aguja marcaba 98 kg, sumado a niveles de colesterol que harían sucumbir a un oso polar, pero en unos meses consiguió bajar a 83 kg.

"Comía pollo, pescado y vegetales", indicó durante la promoción de su más reciente thriler policial, "Sleepless".

"En las siguientes dos semanas perdí 3.6 kg, comencé a hacer ejercicio con mi entrenador, y antes de darme cuenta estaba en 89.8 kg. En las siguientes dos, tres o cuatro semanas, y después, fue más despacito", hasta los 83 actuales, siguió.

"Sleepless" es una claustrofóbica y tensa historia policial que transcurre en una sola noche y en la que Foxx interpreta a un detective de Las Vegas con lazos con el mundo criminal, que busca en un casino a su hijo secuestrado.

La película, que aún no tiene fecha de estreno oficial en América Latina, se estrena en Estados Unidos el viernes.

Pianista clásico

El papel exigía al actor y a su coprotagonista de 40 años, la actriz estadounidense Michelle Monaghan ("Mission: Impossible III" y "Patriots Day"), que corrieran, saltaran, pelearan... para lo que tenían que estar en la mejor forma de sus vidas.

Todo el entrenamiento del mundo, no obstante, no hubiera ayudado a Foxx evitar el puñetazo en los dientes que le dio Monaghan durante una escena de pelea frente a un cuarto de hotel en un casino.

"No le saqué los dientes, pero se los astillé un poco", confesó la actriz a la AFP en el mismo evento promocional en Bervely Hills.

"Estábamos en el calor del momento y no sé si fue la adrenalina que se apoderó de mi, pero lo golpeé justo en el medio de los dientes... lo recibió y te juro que dijo: 'continúa'", recordó.

Foxx ha sido uno de los actores más cotizados de la industria desde que se llevó un Oscar en 2005 por su papel como Ray Charles en la cinta biográfica sobre el célebre cantante ciego.

Educado en el piano, el actor tocó con Charles antes de su muerte en junio de 2004, cuando el músico tenía 73 años.

Nacido bajo el nombre Eric Marlon Bishop el 13 de diciembre de 1967 en Terrell, Texas (sur), fue su abuela, la mujer que le crió, quien siempre le animó a tocar el instrumento. 

Jamie estudió piano en la prestigiosa escuela Juilliard de Nueva York y se mudó a Los Ángeles a finales de la década de los 80 para ser músico, pero rápidamente fue seducido por la comedia.

Siete años

Rápidamente entró en el circuito de la comedia en vivo -"stand-up"- y allí estuvo hasta que consiguió un trabajo en el programa humorístico "In Living Color" en los años 90 y luego tener su propio "The Jamie Foxx Show".

Tuvo algunos papeles secundarios de comedia en el cine hasta que consiguió su primer rol dramático como jugador de fútbol americano en "Any Given Sunday" ("Un domingo cualquiera") con el premiado actor estadounidense Al Pacino.

En "Sleepless", el personaje de Foxx, Vincent, lucha para mantener el balance entre su riguroso trabajo y tener tiempo para ver a su hijo, un dilema que cualquier actor de alto perfil enfrenta.

"Oliver Stone me dio un consejo cuando estaba filmando y mi hija era pequeña", explicó el padre de dos niñas, una de siete años y otra adulta. "Me dijo 'lleva a tus niños a todos lados, tráelos al set'".

Foxx siguió el consejo y llevó a su más joven, Annalise, a la filmación del western de Quentin Tarantino, "Django Unchained".

"Eso es lo que hay que hacer, una vez que tus niños entienden qué es lo que haces, quedas bien", concluyó.

 

Comentarios