• Diario Digital | Lunes, 24 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 00:03

Judiciales - FALSEDAD IDEOLÓGICA

Reo da la identidad de su primo al momento de ir a prisión y ahora su pariente no puede conseguir empleo

El asaltante fue condenado a ocho años de prisión; su primo se enteró de la situación cuando fue a solicitar la solvencia policial y dice que por ese problema ha perdido cinco trabajos.

Reo da la identidad de su primo al momento de ir a prisión y ahora su pariente no puede conseguir empleo

Jordan Edgardo Sotelo Lucero guarda prisión en el penal de San Francisco Gotera, Morazán, luego de ser encontrado culpable por el delito de robo agravado, por el que fue condena a ocho años de cárcel. Sin embargo, durante el proceso el hombre no utilizó su nombre real, sino el de su primo. Ahora, su pariente enfrenta problemas legales producto de esa situación.

Según la investigación fiscal, en 2014 Jordan Edgardo Sotelo Lucero fue condenado, en un proceso sumario en el juzgado Noveno de Paz de San Salvador, junto a otros sujetos a ocho años de prisión por el delito de robo agravado.

No obstante en ese momento el imputado se presentó como Kevin Esaú C. S., nombre que no era inventado sino de un primo.

Ni policías, ni jueces, ni colaboradores jurídicos se tomaron el tiempo de acreditar la identidad de Sotelo Lucero y procedieron con el juicio que se resolvió en menos de un mes. 

El primo no se enteró de la situación hasta dos años después, el 15 de diciembre de 2016, cuando llegó a la oficina de la Policía Nacional Civil a solicitar una solvencia de antecedentes penales para aplicar a un trabajo. 

Ahí, las autoridades le informaron que no podían extenderle la documentación debido a que tenía una condena que conlleva cárcel. El hallazgo generó confusión incluso en los policías, ya que según los registros, el hombre estaba preso en Morazán.

“Cuando me comenzaron a leer mi supuesto expediente entendí que se trataba de mi primo, quien había usado mis datos, incluso me dijeron que mi compañera de vida era la novia que tenía mi primo, así fue como comencé a comprender la situación”, recordó Kevin Esaú.

Sin tener claro el proceso a seguir, la víctima acudió a diferentes instancias para tratar de aclarar su situación, algo que lo llevó a terminar en la Fiscalía General de la República para acusar a su familiar.

“Desde entonces he aplicado a cinco empleos que tengo casi seguros, pero al momento de solicitar los antecedentes penales se me cae todo”, recordó el joven de 21 años quien dijo haberse enterado de los detalles del caso de su primo a través de su hermano.

El primo pide perdón

Jordan Edgardo Sotelo Lucero fue llevado a los tribunales por ese caso de suplantación de identidad, que según las leyes salvadoreñas se tipifica como falsedad ideológica. 

Frente a un juez, Sotelo pidió perdón por el acto cometido y se justificó diciendo que no se imaginaba las consecuencias que tendría. “Lo hice por falta de información de las consecuencias, no estaba consciente, y como persona quiero reconocer mi error”, señaló el imputado a través de una videoconferencia.

La parte juzgadora señaló que luego de presentarse la prueba testimonial y documental en el caso, Sotelo Lucero tendrá que pagar tres años más de prisión por el delito de falsedad ideológica en perjuicio de su familiar.

Esta decisión servirá para limpiar el récord de Kevin Esaú, ya que según lo ordenado por el juez la Unidad de Registro y Control Penitenciario deberá modificar la documentación respecto al proceso del juzgado Noveno de Paz de San Salvador y corregir que el condenado es Jordan Edgardo y no su pariente.

Comentarios