• Diario Digital | Viernes, 16 de Noviembre de 2018
  • Actualizado 20:03

Judiciales - EN JUZGADOS

Conductor de UBER acusado de agredir sexualmente a una clienta: "No fue una violación fue una relación casual como pasa en el siglo XXI"

El detenido será acusado por el delito de violación sexual, el cual está previsto y sancionado según el artículo 158 del Código Penal.

Conductor de UBER acusado de agredir sexualmente a una clienta: "No fue una violación fue una relación casual como pasa en el siglo XXI"

El conductor de UBER acusado de agredir sexualmente a una de sus clientas fue llevado esta mañana ante un juzgado de Paz, donde se defendió de las imputaciones y aseguró que no la violó, sino que se dio una "relación casual" de mutuo acuerdo. 

"No fue una violación, fue una relación casual normal como pasa con una persona y yo todavía fui a dejar a la persona a su casa y luego yo seguí trabajando. Llegué a mi casa y llegó la Policía", aseguró el joven acusado.

José Edgardo Morales Minero, de 21 años de edad, fue capturado el pasado 5 de noviembre horas después de que presuntamente agredió sexualmente a una de sus clientas que pidió el servicio de UBER. 

El imputado aseguró que no conoce a la joven, pero que solo fue un encuentro sexual que se dio de mutuo acuerdo. "De repente se la tirás a una chera y pasa. Todavía me dio cigarros y me dijo 'dejame aquí porque más adelante es peligroso, no te metás hasta ahí'. La dejo hasta su pasaje, me da cigarros para el camino y me dice `tranquilo, escríbime'. Yo no esperaba que esto me pasara", dijo el joven ante la prensa.

Según la acusación de la Fiscalía, la víctima habría pedido servicio de UBER hasta su casa, pero el joven se habría detenido a la orilla de la carretera para agredir a la clienta. El imputado asegura que sí se estacionaron a la orilla de la calle y fue cuando sostuvieron relaciones sexuales. 

La Fiscalía asegura que la mujer contactó a Morales Minero a través de la la plataforma Uber, luego de que la fuera a recoger aprovechó que eran aproximadamente las 5:30 de la mañana. El imputado sostiene que la mujer venía de una fiesta disfraces esa madrugada cuando ocurrieron los hechos. 

"Yo no la he violado, ni tampoco la agredí, simplemente fue una relación casual como pasa en el siglo XXI. Me han matado civilmente, ni siquiera se me preguntó nada", sostuvo. 

El imputado señaló que a raíz de lo ocurrido se ha afectado a su familia, a su hija y a su pareja actual, porque no han ocurrido los hechos como se han señalado. "Los dos estábamos de acuerdo con que pasaran las cosas. Yo en ningún momento la forcé. Se me acusa de algo que es mentira", sentenció. 

Durante su detención a Morales se le incautó un vehículo marca Toyota modelo Yaris color gris con placas P 335-616 así como tres celulares.

El detenido será acusado por el delito de violación sexual, el cual está previsto y sancionado según el artículo 158 del Código Penal.

Comentarios