• Diario Digital | Jueves, 23 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 01:40

Judiciales - ACUSADO POR ESTAFA

Ordenanza de Asamblea Legislativa ofrecía plazas falsas de la Corte Suprema a cambio de $450

El ahora exordenanza de la Asamblea Legislativa engañó a un hombre, a quien le exigió el pago de $750 para colocar a su compañera de vida y a su hija con una plaza de $1,300 mensuales.

Ordenanza de Asamblea Legislativa ofrecía plazas falsas de la Corte Suprema a cambio de $450

La necesidad de encontrarles trabajo a su hija y a su compañera de vida hizo que Alexander Romero, de 45 años, le cancelara $560 a Mario Hernández, luego de que este le hiciera la promesa de ubicarlas en una plaza fija dentro de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en donde ganarían $1,300 mensuales. Ahora, Hernández está siendo procesado por ese caso, acusado del delito de estafa.

El imputado, de 38 años, trabajó como ordenanza de la Asamblea Legislativa durante cuatro años (de 2010 a 2014), por lo que con ello engañaba a sus víctimas con poder colocarlos laboralmente en la Corte con buena paga. Por ese motivo fue despedido de su trabajo, tras ofrecer plazas ficticias a cambio de dinero.

En ese periodo, Romero llegó a un acuerdo con Hernández: le cancelaría en cuotas un total de $750 y sus familiares recibirían las plazas que necesitaba.

Todo inició en la mañana del 14 de mayo de 2016, cuando ambos se encontraron en el mercado municipal de Ciudad Delgado, San Salvador. Los dos hombres entablaron una conversación en la que el imputado le contó que era trabajador de la Asamblea Legislativa y le hizo creer a la supuesta víctima que tenía los contactos necesarios para ayudarle a sus parientes a conseguir un buen trabajo.

A cambio, Romero tenía que hacerle unos pagos que garantizarían el cumplimiento del trato.

Por ello, el primer pago que Hernández recibió fue de $10, que cubrían los supuestos exámenes médicos y la validación de los currículos. Luego, Romero hizo 14 pagos más de diferentes cantidades, llegando a desembolsar $560 en total.

“El presidente de Recursos Humanos de la Corte Suprema me tiene en espera, por eso no le he llamado”, fue la última respuesta que Hernández le dio a la víctima al consultarle por las plazas. De ahí, nunca más logró contactar al sujeto.

Luego de pasar cinco meses y no ver que el trabajo para sus parientes fuera certero, Romero interpuso una denuncia en la Fiscalía General de la República (FGR) el 21 de octubre de 2016; ahí se catalogó el caso bajo el delito de estafa en perjuicio al patrimonio de la víctima.

Tras esto, el Juzgado Segundo de Paz de Ciudad Delgado y luego el 1° de Paz de Soyapango conocieron inicialmente la problemática.

Luego le dio continuidad el Juzgado de Instrucción de Ciudad Delgado, mismo que tuvo que publicar en la sección de edictos de un medio de comunicación escrito una orden judicial para contactar con Hernández, dado que no era posible contactar al sujeto.

Varias víctimas de estafa

Romero decidió denunciar a Hernández al enterarse de que había otras personas que pagaron por obtener un trabajo en la institución de gobierno.

Abel Ventura, un amigo de la víctima, también cayó en el engaño. En agosto, Hernández le ofreció una plaza en la CSJ a cambio de $450 y ahora es testigo en el caso judicial que se ventila en el Tribunal 6° de Sentencia de San Salvador.

El próximo 12 de diciembre el tribunal pretende instalar la audiencia de vista pública, debido a que fue suspendida la mañana del 13 de noviembre. Hernández no fue notificado de que estaba citado para comparecer ante el juez debido a problemas al momento de entregarle la correspondencia.

El citatorio nunca llegó a sus manos porque el personal del Centro Judicial Isidro Menéndez no pudo entregarlo.

Se informó que buscarán otros mecanismos de notificación a fin que pueda comparecer el 12 de diciembre y de esa manera defenderse de las acusaciones que se le imputan.

 

Comentarios