• Diario Digital | Lunes, 25 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 23:29

Judiciales - TAMBIÉN FUE ACUSADO POR TENENCIA ILEGAL DE ARMAS

Acusó a su esposo de violarla pero el hombre quedó libre porque no se presentó a declarar tras recibir amenazas

Debido a que la víctima no se hizo presente al juicio, no se pudo comprobar que hubo violencia y por tanto el acusado fue absuelto. Sin embargo, por haberle encontrado un arma de fuego sin documentos le impusieron cuatro años de prisión.

Imagen referencia.
Imagen referencia.
Acusó a su esposo de violarla pero el hombre quedó libre porque no se presentó a declarar tras recibir amenazas

Otilia B. llamó la madrugada del 17 de noviembre de 2016 al 911. Dijo al operador que su compañero de vida, Rutilio O., la había amenazado con un arma de fuego y la había agredido sexualmente. Y aunque interpuso a una denuncia, cuando llegó el momento de acudir a los tribunales no asistió al juicio, pues tuvo que huir del país por amenazas que se dieron tras la captura del hombre.

Eran las cinco de la mañana cuando la policía llegó a la casa de la pareja en la colonia Prados de Venecia de Soyapango. Los agentes tocaron la puerta de forma insistente y la mujer, alterada, volvió a contarles los hechos a los agentes. Llamaron a su esposo y él bajó tranquilamente, como si nada pasara.

Los policías revisaron al hombre y le descubrieron un arma 22 milímetros en el bolsillo de la calzoneta. Al preguntarle si tenía la documentación pertinente, no pudo corroborar la legalidad de la pistola. El hombre fue capturado de inmediato por los delitos de tenencia ilegal de armas de fuego y violación.

Otilia contó en la denuncia formal que presentó ante la Fiscalía que su compañero de vida llegó alrededor de la una de la mañana a la casa. Ella descansaba junto a su hija cuando escuchó ruidos, por lo que salió de la habitación y se llevó la sorpresa que era Rutilio.

No se imaginaba encontrarlo ahí, porque dos días atrás lo había acusado ante el Juzgado Cuarto de Paz por violencia intrafamiliar y a él le habían impuesto medidas de protección, es decir, que no debía acercársele para evitar nuevas agresiones.

Pero esa madrugada llegó a la casa. Otilia contó que tras agredirla verbalmente, quiso sostener relaciones sexuales pero ella se opuso. Forcejearon y como ella no cedía, el sujeto sacó un arma de fuego para amenazarla. Finalmente, la mujer accedió a sus deseos carnales por temor a que la matara o que le hiciera algo a su hija.    

Cuando el hombre terminó, ella esperó a que se durmiera para llamar a la policía. Rutilio fue capturado en flagrancia.

Ella huyó del país

Desde noviembre del año pasado, Rutilio ha estado en detención provisional en el centro penal “La Esperanza”, mejor conocido como Mariona, esperando que se resolviera la situación legal.

Este 13 de septiembre se llevó a cabo el juicio por este hecho. Sin embargo, Otilia no llegó a la audiencia. La Fiscalía comunicó que la mujer huyó del país hacia Estados Unidos de manera ilegal, junto a su hija, por temor a una serie de amenazas que se desataron luego de que ella denunciara a su compañero de vida.

La Fiscalía pidió a la jueza que, ante la ausencia de la víctima, se recibiera el testimonio de los agentes captores como referencia. Sin embargo, la juzgadora no aceptó la petición, pues argumentó que no se pudo comprobar que la mujer verdaderamente salió del país y que si se tenían sospechas que ella huyó se debió haber tomado una declaración anticipada.

Por eso, la Fiscalía no tuvo mucho margen de maniobra.

Los casos de violación son considerados “delitos de alcoba”, por lo que lo único que puede comprobar la agresión es el testimonio de la víctima. De hecho, incluso la prueba científica solo puede determinar si hubo relaciones sexuales, pero no que haya violencia.

En este sentido, el sujeto fue absuelto por este delito.

Para el caso de la tenencia ilegal de arma de fuego sí existieron todas las pruebas pertinentes, por lo que la jueza del Tribunal Segundo de Sentencia de Salvador le impuso una pena de cuatro años de prisión.

Comentarios