• Diario Digital | Sábado, 21 de Octubre de 2017
  • Actualizado 11:22

Judiciales - EN PROCESO

Mesera denuncia a su expareja por violación, pero este asegura que le iba a proponer matrimonio

Según el imputado, para hacer entrar en razón a la víctima, él en audiencia le preguntó si recordaba el color de la sábana que utilizaron cuando iniciaron sus relaciones íntimas y le cuestionó sobre un tatuaje en honor a su nombre.

Mesera denuncia a su expareja por violación, pero este asegura que le iba a proponer matrimonio

Su trabajo como mesera en el centro de San Salvador fue uno de los mecanismos que sirvió a Dinora (nombre cambiado por protección) para conocer a su pareja sentimental, mismo al que hoy acusa por el delito de violación y privación de libertad.

Durante dos años, Dinora, de 25 años de edad, y Mario E. Trinidad Carbajal, de 31, convivieron como pareja en el cantón Conacaste, de Concepción Quezaltepeque, en Chalatenango.

“Mi hijo tenía una relación con Dinora. Yo los veía contentos y que se llevaban bien”, comunicó la madre del imputado, Juana Carbajal, en la vista pública desarrollada por el Tribunal 2° de Sentencia, mismo que decidirá el futuro jurídico del hombre.

El amor entre ambos se desmoronó cuando él fue detenido por el delito de posesión y tenencia de drogas. Por este caso, Trinidad Carbajal fue al Centro Penal La Esperanza, conocido como “Mariona”, en San Salvador.

Ahí estuvo tres meses hasta que recobró su libertad tras ser condenado a tres años de prisión, pero con remplazo a realizar servicios de utilidad pública.

Ese tiempo fue necesario para que la víctima diera por sentado que la relación quedaba finalizada, por lo que retornó a la capital, a la casa de su abuelo, un hombre de 87 años de edad y carente de visión.

Tres meses que desesperaron al imputado

Al salir de prisión, el sujeto se dirigió a la casa del familiar de Dinora, en donde ingresó por la parte trasera de la vivienda, según relató en el juicio el mismo abuelo, quien determinó que se trataba de Mario Trinidad Carbajal “por la voz”.

De acuerdo a lo que narró la víctima, su exnovio empujó al señor y luego se abalanzó contra ella para abusarla sexualmente y golpearla. Tras eso, le exigió irse junto a él hacia Chalatenango.

La mujer fue extraída de su casa –según ella- a puros golpes, pero en la misma audiencia el sujeto negó esa acusación y explicó que la llevaba al lugar donde nació con el fin de proponerle matrimonio.

Por las amenazas a muerte, consideradas así por Dinora, ella decidió pedir auxilio a unos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), quienes capturaron al imputado.

La sábana y el tatuaje de la controversia

“Princesa, ¿te acordás del color de la sábana que utilizamos cuando iniciamos nuestra relación?”, fue una de las preguntas que Trinidad Carbajal le formuló a la mujer que dice seguir amando y por la que ahora se encuentra en el proceso judicial. Tajantemente, Dinora contestó con un “no sé”.

“Ella sabe de lo que le hablo”, respondió él ante la intervención del juez del Tribunal 2° de Sentencia.

“Si no querías nada conmigo, ¿entonces por qué te tatuaste mi nombre? Yo sé a dónde (parte del cuerpo) está”, continuó el imputado. La mujer contestó una vez más de forma negativa.  

Ante la falta de una serie de pruebas periciales, la audiencia pública tuvo que ser suspendida, pero el juez indicó que el próximo 11 de octubre continuará con la deliberación de los hechos. Mientras tanto, Trinidad Carbajal continuará detenido y Dinora esperando que se haga justicia.

Comentarios