• Diario Digital | Domingo, 23 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 23:29

Judiciales - FALLO ABSOLUTORIO

Mujer culpa en tribunal de sentencia de falsa violación al padre de uno de sus hijos

La mujer indicó que cuatro horas después del supuesto abuso sexual mantuvo relaciones con su actual pareja, lo que pareció poco creíble para el juez.. 

Mujer culpa en tribunal de sentencia de falsa violación al padre de uno de sus hijos

Carolina Portillo, de 32 años de edad, intentó acusar a su expareja sentimental, Antonio Muñoz, de 34 años de edad, de haberla violado un 12 de julio de 2017 en el interior de la vivienda de la madre de esta, ubicada en Ciudad Delgado, en San Salvador.

Muñoz, quien se dedica a lavar las unidades del transporte público de la ruta B y a cuidar a las mismas debido a que tiene una habitación en el predio baldío en donde guardan los buses, fue detenido por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), luego de que la mujer interpusiera una denuncia en su contra.

La supuesta afectada explicó en la audiencia de vista pública instalada por el Tribunal 4° de Sentencia, donde llegó a la vez en calidad de testigo por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), que el aparente imputado era padre de uno de los dos hijos que tiene.

Ante el juez y a preguntas tanto de la parte fiscal y de la defensora Carolina aseguró que Antonio llegó a su vivienda a eso de las 4:00 de la tarde y bajo amenazas a muerte la obligó a tener relaciones sexuales con él durante media hora.

“No hice nada, solo tuve que colaborar con lo que él me exigía. Me pidió que me quitara la ropa, lo hice y después me violó. No pude hacer nada por miedo”, aseguró la mujer con voz tímida y poco clara, tanto que el juez le solicitó en varias ocasiones que repitiera sus respuestas.

De acuerdo a ella, cuando el reloj marcó las 5:00 de la tarde el sujeto ya había abandonado la vivienda y a esa hora su madre ya había retornado de hacer compras en el mercado Central. Una hora más tarde (6:00 de la tarde), su pareja actual –de quien espera su tercer hijo- llegó a su casa a visitarla.

A eso de las 8:00 de la noche de ese mismo 12 de julio, Carolina tuvo relaciones sexuales con su pareja, pocas horas después de que habría ocurrido la supuesta agresión sexual por parte de Muñoz.

Al parecer la declaración de una segunda relación sexual sostenida el mismo día del abuso –relato calificado como poco congruente por el abogado defensor- fue información adicional que a la mujer se le habría “escapado” al relatar los hechos, pues trató de disimular lo expuesto.

A base de lo contado, el abogado de Muñoz le formuló diversas preguntas para tratar de evidenciar que la mujer no podía sostener la versión del caso.

Posible acusación por venganza

“Yo en ningún momento cometí ese delito (violación). Ella me llegaba a buscar a mi trabajo para molestar. De cometer ese tipo de delito, no lo hubiera hecho en esa casa”, comentó ante el tribunal el imputado.

Esa frase dicha por Muñoz fue confirmada por su jefe inmediato, quien es el representante de la ruta B y llegó en calidad de testigo de descargo.

“Al punto de la ruta llegaba Carolina junto a su mamá para insultar a mi empleado. Siempre llegaban amenazándolo y le decían ‘te vamos a joder y ya vas a ver’”, relató a El Salvador Times Julio (nombre cambiado por protección).

Al final del proceso de sentencia, el juez analizó la prueba pericial, testimonial y documental y tras ello emitió un fallo absolutorio a favor del empleado de la ruta de autobuses.

“Yo tengo ocho años de no estar con Carolina, tenemos un hijo juntos, pero yo siempre me he responsabilizado con él. Si en mi bolsa ando solo $10, entonces eso le doy. Nunca lo he abandonado”, aseguró a este periódico Muñoz, quien satisfactoriamente se retiró de los pasillos del centro judicial. “Se hizo justicia”, finalizó.

Comentarios