• Diario Digital | Martes, 20 de Noviembre de 2018
  • Actualizado 23:46

Judiciales - OTRAS AGRESIONES SEXUALES

Carlos Toledo pasó de “reportarse como enfermo” en Canal 33 a ser un prófugo de la ley

El pasado 21 de junio, día en que habría ocurrido el delito, el comunicador se reportó enfermo, por lo que no se presentó a trabajar al Canal 33. Desde ese momento de Toledo no se volvió a saber nada. La PNC lleva 10 días buscándolo.

Carlos Toledo pasó de “reportarse como enfermo” en Canal 33 a ser un prófugo de la ley

Desde el pasado 22 de junio, al presentador de noticias, Carlos Toledo, parece que la tierra se lo ha tragado ya que ni amigos ni excompañeros de trabajo conocen de su paradero, el cual ahora es objeto de captura de la Policía Nacional Civil (PNC) al estar señalado por el delito de agresiones sexuales.

Toledo era el encargado de la producción de diversos programas y la conducción de espacios televisivos en el Canal 33, sitio al que un día dejó de llegar alegando que estaba enfermo.

Tras el primer día de la "incapacidad", los empleados del canal se enteraron de una denuncia que una estudiante universitaria interpuso en contra de Toledo en la Fiscalía General de la República (FGR).

Fue entonces que varios de ellos entendieron que la enfermedad de Toledo en realidad era una supuests obsesión con una universitaria que había llegado al canal y con la que intentó propasarse.

Aunque el ministerio público no ha detallado los hechos realizados por el entrevistador: “La víctima manifestó los detalles de cómo el señor (Toledo) tuvo acceso de una forma inadecuada al cuerpo de la víctima. Hay detalles que nosotros no podemos mencionarlos”, comentó la fiscal a cargo del caso.

Luego de que la afectada relatara su versión, en donde especificó la hora, el día, la forma, el modo y una serie de características del suceso, el pasado 23 junio la FGR solicitó de manera urgente una restricción de salida del país del imputado para garantizar su permanencia en el territorio salvadoreño.

A partir de ese día, la Policía Nacional Civil (PNC) iba contra el reloj, contaban con 10 días –según la ley- para arrestar a Toledo, pero hasta la fecha no ha podido capturarlo debido a que no lograron ubicarlo, ni en su vivienda ni en el sitio en donde laboraba.

Para ese tiempo desde la dirección del Canal 33 se ordenó la sustitución del comunicador. Por la forma en el que ocurrieron los hechos, en los espacios televisivos no se dieron explicaciones sobre lo ocurrido.

De esta manera Toledo puso punto y final a su relación laboral con la empresa para la que trabajó durante casi cuatro años, además, la reputación que construyó trabajando para cadenas como Univisión y Telemundo es cuestionada por muchos de los que hasta hace poco llamaba "amigos televidentes".

Comentarios