• Diario Digital | Lunes, 20 de Agosto de 2018
  • Actualizado 19:47

Judiciales - VIGILANCIA PENITENCIARIA

Saca podría cumplir solo tres años más en prisión tras reducción de pena que Fiscalía califica como "logro histórico"

Saca y tres exfuncionarios podrían tener un amparo más en una instancia de vigilancia penitenciaria: el beneficio de una salida anticipada si cumplen con los procedimientos que estipule el juez de esta área.

Saca podría cumplir solo tres años más en prisión tras reducción de pena que Fiscalía califica como "logro histórico"

Luego de una petición hecha por la Fiscalía General de la República (FGR) al Tribunal 2° de Sentencia, con el procedimiento abreviado que recibirá  el expresidente de la República, Antonio Saca, y el exsecretario privado de la Presidencia, Élmer Charlaix, estos obtendrían una pena de 10 años de prisión, misma que podría acortarse en el camino.

De acuerdo a lo apegado a ley y de tener un amparo más en una instancia de vigilancia penitenciaria, estos dos exfuncionarios podrían lograr ampararse al beneficio de la media pena. Con ello obtendrían una reducción de cinco años de prisión, pero en la actualidad ya consumaron con dos de ellos, por lo que dentro de tres años más cumplirían con el 50% de la pena.

Con ese porcentaje, tanto Saca como Charlaix pueden optar a la media pena y así salir del Centro Penal La Esperanza, conocido como Mariona, en 2021.  

Los otros que obtendrían el beneficio–debido a que se le reduce la pena de prisión tras estar avalado en el artículo 417 del Código Procesal Penal- serán el exsecretario de Comunicaciones, Julio Rank; y el expresidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), César Funes, a quienes se les impodrá una pena total de cinco años de prisión cada uno.

En el caso de ellos y bajo el mismo amparo de una instancia de vigilancia penitenciaria, a Funes y a Rank solo les restarían seis meses para que salgan del Mariona.

Ante esto, los cuatro exfuncionarios podrían tener el beneficio de una salida anticipada, siempre y cuando estos cumplan con los procedimientos que posee el juez de esta área, como por ejemplo ingresar a programas que se desarrollan en el interior de un centro penitenciario.

Con estos programas estarían cumpliendo uno de los requisitos que se analizan para optar por una pronta salida: estar aptos para reinsertarse a la sociedad.

Actualmente, el exmandatario recibe clases de cocina, por lo que ayuda a la preparación de alimentos en el penal. Esto es parte del programa de reinserción “Yo Cambio”, que abarca también clases de idiomas, carpintería, pintura, yoga, música y otros.

Por su parte, Funes Durán se propuso como el nuevo coordinador de ese programa inclusivo para los reos y por ahora tiene ese cargo en el penal.

Además, otro de los requisitos para poder salir con el beneficio de la media pena es cancelar la responsabilidad civil solicitada en un primer momento por la FGR, pero esta será determinada por el juez a cargo de la vista pública, en este caso por el Tribunal 2° de Sentencia.

Según la FGR, para el resto de imputados habría una posibilidad de un procedimiento abreviado, uno de ellos solicitó la pena máxima; mientras que los otros dos un sobreseimiento definitivo, pero no ha terminado de definirse. 

Los otros imputados son el contador del secretario privado de la Presidencia, Pablo Gómez; el exjefe de la Tesorería Institucional, Jorge Herrera; y el exjefe de la Unidad Financiera Institucional de Casa Presidencial, Francisco Rodríguez. 

El logro reflejado por Fiscalía

El fiscal del caso y jefe de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) de la FGR, Jorge Cortez, calificó la propuesta del procedimiento abreviado como un “logro histórico”, debido a que con ello se garantiza que Saca y los tres exfuncionarios guarden prisión por los delitos de peculado y lavado de dinero.

“Para nosotros es importante la propuesta que hemos hecho al tribunal, en tanto que es el primer expresidente de la República que será condenado a pena de prisión y que estará por un largo tiempo en un centro de cumplimiento de penas”, comentó.

Cortez explicó que: “Esto lo hacer merecedor de catalogarse como un hecho histórico dentro de la historia de El Salvador. A ningún presidente se le había condenado bajo este mecanismo de peculado y lavado de dinero. En conclusión, por acto de corrupción”.

Al ser cuestionado por los medios de prensa de si la FGR tenía o no las pruebas rigurosas que comprometerían la libertad de los exfuncionarios como para someterse a un juicio tradicional, Cortez dijo: “Este caso no es que se haya perdido, es más estamos proponiendo 10 años de prisión para el expresidente de la República, igual para Chalaix”.

“No es temor de perder el caso, nosotros tenemos un caso sólido y va a desfilar prueba documental, testimonial para demostrar al juez la culpabilidad de cuatro de las personas. Tenemos la evidencia”, agregó.

De acuerdo al régimen de la reducción de las penas -que podrá acordarse entre el fiscal, los imputados y sus defensores- se basaría en la aplicación desde la tercera parte del mínimo hasta el mínimo de la pena de prisión prevista para los delitos de los señalados. 

“No es un beneficio, no es un acuerdo ni un tipo de concesión sino que es un mecanismo legal que lo permite la ley”, puntualizó el fiscal.

Comentarios