• Diario Digital | Viernes, 20 de Julio de 2018
  • Actualizado 00:54

Judiciales - VENTA EN 2014

Salazar Romero vendió casas en Metrópoli San Gabriel construidas en una quebrada sin obras de protección, según peritaje

Un estudio al que El Salvador Times tiene en su poder revela que los clúster 7 y 2 de esa residencial fueron construidos en una quebrada sin obras de protección y así comenzaron a comercializarse.

Casas de la Residencial Metrópoli San Gabriel.
Casas de la Residencial Metrópoli San Gabriel.
Salazar Romero vendió casas en Metrópoli San Gabriel construidas en una quebrada sin obras de protección, según peritaje

La empresa constructora Salazar Romero vendió casas en Metrópoli San Gabriel que están construidas junto a una quebrada que no poseía las obras de protección necesarias para evitar un deslave o daños en las viviendas.

Eso es lo que revela un peritaje de la empresa FC S.A. de C.V., quienes elaboraron una opinión técnica sobre los taludes que se habían construido en la quebrada El Laurel, que atraviesa los clúster 2 y 7 de esa residencial.

El estudio fue elaborado en 2014 y el documento tiene como fecha el 23 de julio de ese mismo año, fechas en las que ya la empresa había vendido varias casas en Metrópoli San Gabriel.

El informe –que fue presentado al Fondo Social para la Vivienda, quien lo pidió para ver la factibilidad del otorgamiento de créditos- revela serios problemas en la construcción de obras de protección en los taludes que protegen a las casas que están a la orilla de la quebrada.

“Definitivamente durante el proceso de terracería y previo a la urbanización no se desarrollaron los trabajos necesarios para la estabilidad de los taludes incluida su conformación, muros, vegetación, dotación de canaletas tanto verticales como horizontales”, reza el punto tres del informe.

Un especialista en la materia explicó a El Salvador Times que esto es un problema serio de la construcción, pues la estabilización de los taludes debe hacerse en el momento de la terracería o previo a la urbanización y no después.  Por lo que hacerlo ya cuando la construcción está hecha podría resultar en que haya un deslavarse del suelo y esto podría incluso poner en peligro la vida de los habitantes.

De igual forma otro de los hallazgos que encontró el peritaje habla sobre la calidad de las pocas obras de mitigación que se habían elaborado hasta esa fecha.

“Casi no hay zonas donde no se haya ‘trabajado’, se esté ‘trabajando’ o vaya a ser necesario ‘trabajar’ (trabajar entre comillas porque los trabajos en desarrollo no se pueden definir como obras de ingeniería, pareciendo más ser los trabajos que un campesino haría”, reza parte del punto seis.

Además, el estudio identifica “procedimientos totalmente ajenos a las prácticas constructivas aceptables” en las que incluso se ven “evidentes fallas incipientes del talud” que se encuentra a un costado del muro de las viviendas.

Por último, el ingeniero civil que calza el estudio, se permite opinar a manera de conclusión y admite que debido a todas estas fallas de mitigación de riesgos y protección de la quebrada, si llegase a resultar un daño en el alguna vivienda de esos clúster una aseguradora podría no responder y alegaría “vicios ocultos” en la construcción para evitar responder ante los daños.

En este sentido, las personas que hayan invertido en una vivienda que colindan con ese talud podrían correr el riesgo de que ante daños ocurridos porque se haya lavado el suelo de la quebrada, una aseguradora podría alegar que estas deficiencias con las que habría construido Salazar Romero no entran en el seguro pues serían catalogadas como negligencias de la empresa constructora.

Casas vendidas

A raíz de las deficiencias encontradas, FC sugiere a la empresa que fue contratada por Salazar Romero para elaborar los estudios de suelos y taludes, que haga una visita para constatar los señalamientos que él hizo y verifique si son adecuados para garantizar que no se presenten daños a corto y mediano plazo.

La consultora en cuestión se llama Porfirio Lagos y con fecha 8 de septiembre de 2014 hace un nuevo informe luego de hacer la inspección. En ella señala las graves deficiencias que tienen los taludes de la quebrada que colinda con los clúster 2 y 7, donde incluso logra observar erosión en algunas zonas debido a que no se le dio el tratamiento adecuado.

Con esto en mente, la empresa continuó haciendo los negocios. De hecho, fue el 1 de agosto de ese mismo año que la empresa inauguró la obra, donde incluso asistió el vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, momento en que ya varias casas se encontraban incluso habitadas.

Ese es el caso de la familia Paz Juárez, quienes firmaron contrato con la empresa para adquirir una casa en el proyecto Metrópoli San Gabriel, valorada en $94,354,  a inicios de 2014 y  les fue entregada en marzo de ese año. Fue en la primera semana de abril que ya se instalaron en su nuevo hogar.

La familia ha denunciado en reiteradas ocasiones que su vivienda, a los pocos meses de haber sido adquirida, comenzó a presentar daños, como los pisos y paredes agrietadas, entre otros problemas estructurales. Eso llamó su atención y comenzaron a notar que en la zona de la quebrada se comenzaba a ver erosión del suelo sobre todo luego de que comenzó a llover.

WhatsApp Image 2017-12-12 at 6.03.18 PM

Estos son algunos de los daños que presentó la casa de la familia Paz Juárez.

Los Paz Juárez denunciaron que a tan solo dos días de habitarla, cayó una fuerte lluvia que dejó al descubierto los daños que tenía: filtraciones de agua en el techo, inundaciones y tuberías tapadas porque no tenían la profundidad reglamentaria.

Los males no pararon ahí, pasados otros días comenzaron a sentir malos olores al interior de la vivienda producto de una deficiencia en la cañería; posteriormente, cuando perforaron la pared para poner un aire acondicionado, se desprendió un pedazo de muro, entre otros problemas.

Por esa razón, pidió a Salazar Romero que reparara los daños y amenazaron con no pagar las cuotas y así fue. Por lo que la empresa terminó desalojándolos sin aviso ni mayor protocolo, algo que ellos interpretaron como una represaría al notar las deficiencias de la construcción.

Por eso, esta familia ha acusado a los representantes de Salazar Romero por el delito de ejercicio violento del derecho que ya se encuentra en la etapa de sentencia en los tribunales de San Salvador.

La nueva acusación

Para esta familia, el estudio que El Salvador Times posee es esencial, porque demuestra que ellos habitaban la casa cuando se hizo ese estudio en julio de 2014 y evidencia que el talud bajo su casa tenía graves daños, pues no tenían protección adecuada que norman las construcciones. Con ello buscan acusar a Salazar Romero por el delito de estafa.

El especialista consultado por El Salvador Times para explicar las consecuencias de que se haya construido obra sin la debida protección, expuso que esto genera graves daños no solo al suelo, por la erosión que genera, sino a las bases estructurales de las casas y pueden rajase pisos y paredes, e incluso puede poner en peligro la vida de las personas.

Este medio intentó comunicarse con la empresa Salazar Romero para obtener su postura al respecto. En tres ocasiones, durante más de una semana, se contactó con representantes de la constructora y la respuesta siempre fue que iban a gestionar la petición. Hasta la fecha aún no se ha obtenido postura alguna.

Este periódico también tiene acceso a un informe que hizo la empresa Porfirio Lagos de las condiciones actuales de los taludes, con fecha 18 de enero de 2016, donde se asegura que todos los señalamientos que hizo la misma consultora privada que contrató Salazar Romero en 2014 ya fueron superados y que a todo se le ha dado cumplimiento.

Sin embargo, la empresa FC S.A. de C.V. –la consultora independiente contratada por el FSV- ya no fue llamada para hacer una revisión si sus señalamientos habían sido o no superados.

De hecho, a criterio de los representantes de FC en aquel momento señalaron que para garantizar la estabilidad de los taludes y los trabajos que se han hecho no garantizaban que no habría deslaves a corto, mediano y largo plazo. Amenos que estos se rehagan “lo que a estas alturas (ya con viviendas habitadas) podría resultar sumamente difícil y oneroso”, reza uno de los señalamientos.

El Fondo Social admite doble peritaje

Por su parte, el FSV –quien pidió el estudio técnico a la empresa FC- reconocen que se tienen dos peritajes que se contradicen uno al otro, pero remarcan que la institución ha actuado y ha otorgado créditos basándose en las aprobaciones que previamente se han obtenido.

Agregan, mediante un comunicado que elaboraron tras ser consultados por este medio sobre el tema, que no es responsabilidad de ellos fiscalizar u otorgar los permisos de construcción de un proyecto habitacional. Apuntan que es la alcaldía de cada localidad y para ellos esos peritajes solo sirven como apoyo para facilitar una línea de crédito.

"Si bien es cierto existen dos peritajes que difieren, nuestra Institución sí cuenta con todos los permisos y aprobaciones de las entidades pertinentes, de acuerdo a nuestra normativa", remarca el documento facilitado por la administración.

Según los encargados del área de proyectos del FSV, luego de cumplir con todo el proceso tramitológico que dan las alcaldías y la OPAMSS, la solicitud de factibilidad es estudiada por la gerencia técnica quien remite la solicitud a la Junta Directiva. Finalmente ellos son los encargados de decidir sobre el financiamiento a un proyecto.

"El Fondo Social califica un proyecto de vivienda, si la empresa constructora cuenta y presenta todos los permisos de las entidades competentes", remarcó un vocero de esta institución pública, quien aclaró que en el caso puntual de la familia Paz Juárez no se tiene un crédito hipotecario vigente.

No obstante, desde el FSV manifiestan que están enterados sobre el conflicto de Salazar Romero con la familia, ya que la Fiscalía les ha requerido de diferentes documentos sobre la constructora en cuestión.

Comentarios