• Diario Digital | Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 10:42

Judiciales - RIÑAS

Violador entregó a pandilleros a matrimonio que se negó a retirar denuncia en su contra

El imputado se le acercó a la mujer para decirle que no debía de decirle nada a nadie sobre lo que este había hecho porque de lo contrario les diría a los criminales que su esposo era colaborador de la pandilla contraria.

“Si me van a matar, mátenme ya pues”, respondió una de las víctimas mientras era golpeado por los pandilleros.
“Si me van a matar, mátenme ya pues”, respondió una de las víctimas mientras era golpeado por los pandilleros.
Violador entregó a pandilleros a matrimonio que se negó a retirar denuncia en su contra

Sufrir una agresión sexual y luego denunciarla fue el inicio del infierno que una mujer y su esposo vivieron a manos del agresor quien los amenazó con entregarlos a la pandilla que acecha el lugar donde viven sino se iban a de la colonia y retiraban las acusaciones. 

Abigail y Pablo (nombres modificados por seguridad) vivían en una comunidad Soyapango en la que tenían como vecino a Anacleto F., un hombre que aprovechó la soledad de la mujer para agredirla sexualmente. La víctima decidió no callar el hecho y lo denunció por ese delito.

Al enterarse del proceso judicial, el violador junto a su esposa, Doris, y una vecina, Marta G., le exigieron a la víctima que retirara la denuncia haciéndole ver que eran amigos de pandilleros que podrían matarla.

Según el expediente judicial, el 5 de abril de 2016. Anacleto se le acercó a Abigail para recordarle que no debía de decirle nada a nadie sobre la agresión sexual que había sufrido porque de lo contrario les diría a los criminales que su esposo era colaborador de una pandilla contraria.

Sin embargo, la mujer le comentó lo sucedido a Pablo quien enfurecido encaró al violador por lo sucedido. “A mí me vale verga lo que vos vengas a hablar aquí. Ni virgen es para que anden con delicadezas”, fue la respuesta que recibió.

Al fondo de ambos hombres se encontraba Doris quien reforzó las amenazas:“Ya voy a hablar con Mario (un pandillero) para que los saque de aquí, sino en una caja los vamos a sacar”, manifestó.

Al verse indefenso, Pablo regresó a su casa con un sentimiento de impotencia por la situación que continuaría al punto que las amenazas pasaron a los hechos.

Pandilleros simularon ser policías para matar a Pablo

El reloj marcaba la 1:00 p.m. del 10 de abril. Pablo regresó de comprar de la tienda y se introdujo en su casa; a los pocos minutos <se escucharon varios golpes en la puerta.

-“¿Quién es?”, preguntó Abigail.

-“Es la policía, ¿Está tu esposo?”, contestaron unos sujetos.

-“No, no está”, le dijo con un tono nervioso.

- “Mentiras. Lo acabamos de ver que entró a la casa. Abrí la puerta o lo vamos a hacer a la fuerza”, señalaron los hombres mientras Pablo abría la puerta y se paraba frente a ellos.

Una voz quebró el tenso silencio: “Matemos a este hijo de puta de un solo”, al mismo tiempo tomaron del brazo a la víctima para llevarlo hasta un basurero en el que estaban otros cinco pandilleros quienes comenzaron a golpearlo. 

Un pandillero de la zona conocido como Mario, alías “Trampa”, tomó un oso de peluche y de forma violenta lo comenzó a partir con una navaja, “así es como te partiremos... la vieja de Doris y el otro viejo (Anacleto) que anda cojiendo a tu vieja, ya nos dijeron. Descuartizado te vamos a hacer”, le manifestó..

Pablo se armó de valor y les dijo: “si me van a matar, mátenme ya pues”. Los sujetos volvieron a arremeter con golper hasta que la voz de una mujer les exigió “¡Ey! ¿Por qué están jodiendo a ese bicho? Si él no se mete con nadie, déjenlo”.

Esas palabras desconcentraron a los pandilleros y Pablo aprovechó para huir y refugiarse dentro de la casa que posteriormente abandonó por miedo a que se cumplieran las amenazas.

El hombre que tiene un proceso judicial por agresiones sexuales en contra de la Abigail también es acusado, junto con las mujeres, de cometer el delito de amenazas con agravación especial y proposición y conspiración en el delito de homicidio contra Pablo.

Será el tribunal Quinto de sentencia de San Salvador el encargado de decretar un fallo a partir de los testimonios y las pruebas recabadas a los largo de la investigación. 

Comentarios