• Diario Digital | Domingo, 19 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 19:11

La nota roja - AHUACHAPÁN

Cuatro hombres esperaron al dueño de Termales de Santa Teresa y luego le dispararon con fusiles M-16

En 2010, Marco Antonio Batres y su esposa fueron acusados de estafa en su calidad de propietarios de la empresa Cofinanzas.

Cuatro hombres esperaron al dueño de Termales de Santa Teresa y luego le dispararon con fusiles M-16

Esta mañana fue encontrado al interior del sitio turístico Termales de Santa Teresa, ubicado en Ahuachapán, el cuerpo sin vida de su propietario, identificado como Marco Antonio Batres Bendix.

Según las primeras pesquisas, cuatro hombres armados estaban esperando a que el empresario saliera del lugar, y cuando abrió la puerta le dispararon con fusiles M-16 y pistolas calibre 9 milímetros.

"Al vigilante que daba seguridad en el perímetro lo anularon, le quitaron su arma de equipo y luego lo ataron de pies y manos", manifestó una agente policial de la zona.

El hecho ocurrió en horas de la madrugada del martes y la Policía fue notificada del hecho a las 5:30 de la mañana.

En el lugar delinque la Mara Salvatrucha, informó la Policía.

"Se realiza un operativo de búsqueda de los hechores pero no hay capturas. Se está a al espera de los resultados", manifestó la Policía.

Sobre el hecho, tanto la Policía y Fiscalía no tienen claro de momento cual podría ser el móvil del asesinato del empresario. No quisieron adelantar si se trata de violencia generada por pandillas o si el ataque tiene relación con un proceso judicial por estafa que enfrentó hace algunos años Batres Bendix y su esposa.

Marco Batres, el dueño de las piscinas y los cafetales

Termales de Santa Teresa es un centro de esparcimiento ubicado en la carretera hacia Ataco, cantón El Barro, que ofrece piscinas de aguas termales naturales provenientes de los ausoles cercanos, entre ellos uno que se considera el más grande de Centroamérica.

En el año 2014 el empresario Batres Bendix recibió un premio por parte del Ministerio de Turismo (MITUR).

Además, Batres se dedicaba al rubro cafetalero. Al menos en dos ocasiones, el grano que cultivaba en su finca estuvo entre los de mejor calidad en el concurso internacional Taza de Excelencia. Algunas publicaciones dedicadas al rubro cafetero señalan que la calidad del grano cultivado en la finca Santa Teresa se debe a los nutrientes que reciben de las aguas termales.

En el año 2010, el Juzgado Segundo de Paz le decretó instrucción formal con medidas sustitutivas a la detención, luego de ser acusado por el delito de estafa en su calidad de propietario de la empresa Cofinanzas, que funciona como ingenio cafetalero. También fue procesada por el mismo delito y de manera ausente la esposa del empresario, Teresa Eugenia Giammatei de Batres.

En ese momento, la Fiscalía General de la República (FGR) giró una orden de captura en su contra por estafa agravada en perjuicio de una cafetalera, cuyo monto ascendía a 360 mil dólares.

La víctima afectada en ese caso indicó que la deuda de los esposos Batres se debió a que le ofrecieron servicios de exportación de café que nunca pagó.

 

OTRAS NOTICIAS EN NUESTRAS SECCIONES

Comentarios