• Diario Digital | Sábado, 21 de Julio de 2018
  • Actualizado 23:43

La nota roja - MURIÓ EN CONDICIONES EXTRAÑAS

Joven de GANA que murió en excursión escolar era víctima de “bullying” y la familia sospecha que lo emborracharon

Su familia asegura que la organizadora del evento, una maestra de la escuela, se "escondió" para no hablar con ellos. 

Carlos Eduardo Alférez, el joven que murió el sábado durante un paseo escolar, era miembro de GANA, colaboraba con la parroquia de su colonia y estudiaba 8o. grado.
Carlos Eduardo Alférez, el joven que murió el sábado durante un paseo escolar, era miembro de GANA, colaboraba con la parroquia de su colonia y estudiaba 8o. grado.
Joven de GANA que murió en excursión escolar era víctima de “bullying” y la familia sospecha que lo emborracharon

La mañana del sábado 7 de abril, Carlos Eduardo Alférez Gómez se levantó entusiasmado y se alistó para salir en una excursión escolar con destino al parque ecológico Bosque de Cinquera, ubicado en el municipio del mismo nombre, en Cabañas. El viaje se había suspendido en dos ocasiones, pero esta vez sí se realizaría. El joven y su familia no tenían idea de la tragedia que le aguardaba.

Carlos era estudiante de 8o, grado del centro escolar República de Japón, en Mejicanos, y esa mañana abordó el bus con la esperanza de salir de su rutina diaria de estudios, política y religión. El joven de 18 años era además servidor de la parroquia La Asunción y miembro de la Juventud del partido GANA.

En el bus que los trasladaría a Cinquera iban sus compañeros de clase. Según la familia del joven, una maestra de dicha institución era la organizadora del paseo, aunque el director de la institución confirmó vía telefónica a El Salvador Times que la excursión no era un viaje de la escuela, aunque quienes viajaban sí eran miembros de la institución.

Según la familia, Carlos Eduardo era víctima de "bullying" por parte de sus compañeros, quienes constantemente lo molestaban, a pesar de haber notificado sobre esa situación, su maestra -la misma que organizó el viaje- "lo permitía". Un pariente recordó que en una ocasión, unos jóvenes le pegaron y la docente no dijo nada, por lo que ellos decidieron llamar a la Policía para informar lo que ocurría en la escuela. Sin embargo, los jóvenes lograron convencer a Carlos de no denunciarlos formalmente y todo quedó en una advertencia.

El problema, sin embargo, se mantuvo y se fue haciendo más grande.

El día de las excursión y tras un viaje que duró un par de horas, llegaron a Cinquera. La alegría del joven era evidente. De inmediato se preparó para disfrutar de la variedad de flora, fauna y por supuesto, bañarse en las aguas naturales del parque.

La mañana transcurrió sin ningún inconveniente, todos los que viajaron disfrutaron del momento y el tiempo pasó rápido entre juegos, bromas y chapuzones. Llegó el mediodía y Carlos Eduardo se dispuso a almorzar sin imaginar que lo que estaba viviendo serían las últimas horas de su vida.

A la hora del almuerzo hubo mucha comida, bebida, risas y bromas. Y alcohol. Algunos de los alumnos que viajaron llevaron bebidas embriagantes que consumieron durante el paseo.

Carlos Eduardo almorzó y casi de inmediato se levantó para ir a bañarse, ninguno de los excursionistas se percató de su ausencia, pero unos minutos después, un percance llamó la atención de todos.

Personal del lugar alertó que una persona se estaba ahogando, alguien llamó inmediatamente a la Policía Nacional Civil (PNC) para atender la emergencia. Los agentes que llegaron al lugar encontraron a un hombre inconsciente, que había sido rescatado por las personas que estaban cerca; según policías de la zona que fueron consultados por El Salvador Times, la víctima estaba en estado de ebriedad.

La sorpresa se dio cuando los excursionistas reconocieron al joven, era Carlos Eduardo.

El muchacho fue trasladado inmediatamente a la unidad de salud de Cinquera por agentes de la policía, le faltaba oxígeno. Al llegar al lugar fue remitido de manera inmediata al hospital de Ilobasco, porque estaba grave.

La PNC sabía que el joven se debatía entre la vida y la muerte, cada minuto era importante. Los agentes encendieron la sirena de la patrulla y se dirigieron al hospital lo más rápido posible, pero los esfuerzos no evitaron la tragedia, el muchacho falleció en el camino.

Las condiciones de su muerte son "extrañas"

El informe del Instituto de Medicina Legal, en poder de El Salvador Times, detalla que la muerte fue producto de asfixia por inmersión accidental. Sin embargo, para la familia de Carlos Eduardo -quien sabe de los antecedentes de "bullying" que sufría-, las condiciones de su muerte resultan “extrañas”.

Familiares, personas de la parroquia La Asunción y miembros del partido GANA que lo conocían coinciden en que el joven “no consumía alcohol, nunca lo hizo”. Si eso era así, no había motivo para que la Policía lo encontrara en estado de ebriedad, salvo que lo hubieran obligado o engañado para tomar licor.

Para la familia del joven y fuentes del partido GANA consultadas por este Diario lo describen como una persona “siempre amable, servicial. Si él veía a una persona necesitada, el ayudaba sin esperar nada a cambio”.

A todos los consultados, incluido el sacerdote de la iglesia La Asunción, se les hace difícil de creer que el joven por su cuenta haya consumido bebidas alcohólicas. Las sospechas de la familia pasan porque Carlos Eduardo fue obligado a emborracharse.

De ser así, esa situación habría provocado que el joven pusiera en riesgo su integridad al no tener un control certero de sus actos.

La familia también lamenta la forma en como se manejó el caso de parte de la maestra organizadora. Según ellos, la docente se ha "escondido" para evitar responder a sus dudas, además que la señalan por intentar ocultar el hecho, "la maestra les decía a los demás, que todo estaba bien, 'no le pasó nada, él está vivo'”. Además dicen que fueron avisados hasta las 5:00 de la tarde del sábado, es decir, varias horas después de lo acontecido. 

“No acató las normas de los guardavidas”

El director del centro escolar, quien no estuvo presente en la excursión, dijo que la maestra le informó que el joven se había separado del grupo y había caído de manera accidental a una piscina y que en el lugar no había nadie para auxiliarlo. Agregó que “el joven no acató las normas de los guardavidas”.

El Salvador Times intentó comunicarse con la maestra mediante una llamada a la escuela, pero en un primer momento se informó que estaba en clases y que se le llamara después, pero llegada la hora que se sugirió para encontrarla, se dijo que "ella ya se fue". 

La familia espera que las autoridades realicen una investigación de la situación para esclarecer a totalidad los hechos y dejaron abierta la posibilidad de entablar una demanda si consideran que hay indicios para sospechar por los verdaderos motivos de la muerte de Carlos Eduardo.

David fallecido en excursión en Cinquera

Comentarios