• Diario Digital | Domingo, 23 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 16:31

Política - VIOLENCIA DE GÉNERO

Diputadas reconocen que dentro de Asamblea Legislativa son víctimas de agresiones y acoso

Muchos de los casos de acoso sexual y agresiones hacia mujeres dentro de la Asamblea Legislativa son manejados en secreto y pocos son denunciados. 

En la Asamblea Legislativa la población de mujeres diputadas se reduce 16 parlamentarias de 84 diputados, es decir un 31%.
En la Asamblea Legislativa la población de mujeres diputadas se reduce 16 parlamentarias de 84 diputados, es decir un 31%.
Diputadas reconocen que dentro de Asamblea Legislativa son víctimas de agresiones y acoso

Las diputadas de la Asamblea Legislativa aseguran que no están exentas de recibir acoso sexual y violencia dentro del órgano que ha legislado leyes en contra de la violencia hacia la mujer.

Todo se maneja con secretismo de quiénes son las personas involucradas dentro de estos casos pero las diputadas aseguran que han escuchado o en algún momento han sido víctimas de violencia y acoso en los pasillos y curules del primer órgano del Estado.

Para la diputa de ARENA, Martha Evelyn Batres, generalmente la violencia de género se manifiesta durante las campañas políticas y confiesa que se ha encontrado con situaciones de ese tipo y ha tenido que detener cualquier tipo de acciones en su contra. "He tenido que parar cualquier tipo de bromas pesadas y de cualquier tipo de abuso”, manifestó. 

Ella dice por parte de sus compañeros de la fracción tricolor nunca ha recibido algún tipo de maltrato físico o emocional, pero sí de funcionarios públicos.

La legisladora recuerda que en marzo de 2016, el subdirector de ingeniería y proyectos de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), Joel Dietrich Boeckle insultó a la diputada tricolor durante una evento público en Nueva Concepción, Chalatenango. Ante esto, 15 diputadas de su partido apoyaron a Batres y firmaron una petición para sancionar al empleado de ANDA.  

“Él trato de discriminarme, de atropellar mi dignidad solo por el hecho de ser mujer. Lo que hizo fue hablar sobre mi vida privada enfrente de todo un parque y pues paré ese tipo de abusos. Tienen que ser los funcionarios públicos los primeros comprometidos a frenar este tipo de abusos hacia las mujeres”, sentenció la parlamentaria.

Por otro lado, a mediados de enero de este año, el jefe de fracción de ARENA, Alberto Romero, tuvo un encontronazo con la diputada, de su mismo partido, Margarita Escobar durante el desarrollo de una reunión de fracción en la Asamblea Legislativa. La diputada, Karla Hernández ventiló que luego del incidente el partido abriría un expediente dentro del partido tricolor.

Sin brindar más detalles del caso, todas guardaron silencio y la resolución del caso esta, aún, en manos del partido. “Se hizo ver que este no es un incidente aislado, sino una conducta recurrente”, dijo la diputada Hernández, quien es presidenta de la Comisión de la Mujer y la Igualdad de Género del parlamento.

Ni Hernández ni Escobar hablaron sobre el tema. Cuando la prensa le pedía más detalles sobre el caso ellas siempre decían que estas “cuestiones” las resolvería el partido, quien maneja con hermetismo este tipo de temas.

“No vamos a dar más detalles, vamos a dejar que los mecanismos del partido funcionen. Se hizo público porque había personas ajenas a la fracción que los presenciaron”, explicó Hernández en una entrevista radial en la YSKL, tras el incidente. 

Nuevas denuncias

Se ha conocido a través de redes sociales que Romero es acusado por una empleada de la Asamblea Legislativa, quien asegura haber recibido acoso sexual por parte del diputado tricolor. En una nota publicada por El Salvador Times, el presidente de ARENA, Mauricio Interiano, aseguró que no tiene detalles sobre la acusación.

Asimismo, dijo que espera “que este tema no sea de pasiones políticas”, al tiempo que dijo que respaldará al actual jefe de fracción.

La abogada de la víctima, Johanna Evangelina Martínez, presentó un aviso ante la Fiscalía General de la República (FGR) bajo el delito de abuso sexual en el mes de febrero, semanas después del incidente con la diputada Escobar. La demandante señaló que Romero, con quien trabajó tres meses, le hacía comentarios “maliciosos” sobre su cuerpo y que de forma constante la miraba con morbosidad.

De hecho, también es común escuchar en los pasillos legislativos algunos casos de acoso o de violencia de género contra empleadas de la Asamblea, casos que también se manejan con secretismo. 

Para la diputada del FMLN, Nidia Díaz, este tipo de abusos hacia las mujeres son recurrentes dentro de todas las esferas públicas y privadas. Señala que una de las grandes barreras que enfrentan, no solo las mujeres en la política, es el machismo.

La parlamentaria enfatizó que “tipificar como un problema de seguridad la violencia hacia la mujer es muy bueno”, ya que daría más herramientas y castigos ante cualquier agresión hacia las mujeres. 

En la Asamblea Legislativa, actualmente la población de mujeres diputadas se reduce a 16 parlamentarias de 84 diputados, es decir un 31%. Con la nueva legislatura, se tendrá una diputada menos.

Por lo que este tipo de acciones continuarán siendo un reto para las parlamentarias que tendrán a cuestas un problema enquistado en la sociedad y que el Órgano Legislativo no está exento de él. 

Comentarios