• Diario Digital | Sábado, 23 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 19:34

Política - A 25 AÑOS DE LA FIRMA DE LOS ACUERDOS DE PAZ

Excombatiente del FMLN: “En la guerra moríamos de un tiro y hoy morimos de hambre”

Para un grupo de veteranos del Ejército y excombatientes del FMLN, no hay motivos para que el país conmemore un año más de la firma de un tratado de paz, pues la desmovilización de las partes en conflicto no influyó para superar las injusticias sociales.

Excombatiente del FMLN: “En la guerra moríamos de un tiro y hoy morimos de hambre”

Daniel Hernández, dirigente de un grupo de excombatientes radicales del FMLN, afirmó que 25 años después de que se desmovilizó no hay motivo para celebrar pues en el país no hay paz, y que tampoco él ni su familia la encuentra por las huellas que les dejó la guerra.

Hernández dirige un grupo de veteranos inconformes que ha estado detrás de las tomas de Catedral en los últimos años, de quemas de llantas, de desórdenes callejeros y hasta detrás del ataque a un periódico digital; todo ello, como medidas de presión para que el gobierno conceda privilegios que cree tener por haber luchado en las filas guerrilleras.

Tras 25 años de zozobra e incertidumbre para el grupo de excombatientes, Hernández dice que la celebración que el gobierno planea en el marco de otro aniversario de los Acuerdos de Paz, es “un evento hipócrita” promovido por los actuales dirigentes del FMLN.

Según el exguerrillero, el gobierno de izquierda no ha asumido responsabilidades para con sus integrantes históricos y aún tiene deudas con el sector como otorgarles una pensión, entre otras. “No ha cumplido sus promesas”, lamentó Hernández.

Usted fue parte de un proceso que terminó hace 25 años ¿Se unirá a las celebraciones oficiales?

Todo eso es una burla del gobierno para la población porque no podemos hablar de paz si sigue habiendo injusticias sociales. Puedo decir que hoy estamos peor que durante el conflicto armado.

Cómo vamos a pensar que el gobierno está comprometido con la población si en el caso de los veteranos que arriesgamos incluso nuestra propia vida para buscar un futuro mejor, no nos pueden reconocer nuestros derechos.

En aquél momento -durante la guerra-, sabíamos que moriríamos de un tiro y ahora morimos de hambre, esta situación es peor.

Pero hay gente que cree que el país ha avanzado y que al menos ya no nos matamos unos a otros.

Si usted pone en perspectiva ambas situaciones, es decir, antes y después de la guerra, verá que hay muchas similitudes pero con diferente nombre para confundir a la población.

Durante la guerra la gente tenía prohibido andar con panfletos subversivos, no podían andar a ciertas horas en la calle porque se ponía toque de queda, también la gente pobre se quejaba de la falta de empleo pero tenía la opción de poner un negocio por pequeño que fuera.

Ahora qué es lo que pasa: la gente no puede andar en la calle por la inseguridad del país y tampoco hay fuentes de trabajo. El Estado no ha garantizado la seguridad de la población, la gente no abre negocios, entonces, es una cadena de derechos que el Estado no ha podido garantizar.

La situación económica es igual; durante el conflicto, luchamos por una distribución justa de la riqueza y ahora sigue estando concentrada en unos pocos quienes de ribete no pagan impuestos y las leyes no los castigan por eso.

De todas maneras habrá un acto protocolar con delegaciones internacionales que consideran que el proceso de diálogo fue exitoso.

Ese dinero debería de dárselo a la gente que se quedó sin piernas, sin brazos, sin ojos por luchar por una causa que en ese momento vendieron como algo noble, mostrando preocupación por los necesitados.

Ahora los dirigentes del FMLN están en buenos trabajos, con carros de lujo y los que pelearon para que ellos estuvieran ahí sentados en esos puestos quedaron olvidados, porque ahora ya nos les sirven para nada.

Pero es necesario hablar de paz…

Cómo vamos a hablar de paz si los recursos que tiene el Estado no los utiliza para invertir en los que respetan las leyes, si no que los invierte en los que cometen delitos.

Los impuestos van a parar a las cárceles para mantener delincuentes mientras la gente buena está en la calle comiendo tortilla con sal, comiendo dos tiempos, o lo que es peor, sin comer. Cómo vamos a hablar de paz si hay señoras que no tienen ni para un café.

Entonces, los dirigentes del partido ahora ya no recuerdan quién estuvo con ellos, no les importa que algunos están en el suelo mientras ellos duermen en cama.

Las actividades conmemorativas estarán apoyadas por la Organización de las Naciones Unidas ¿qué opina de ello?

Le mandamos un mensaje urgente a la ONU y es que no se presten a esas payasadas. El gobierno ha dado claros ejemplos de que no trabaja por el pueblo, que es ineficiente, y que aquí no se garantizan los derechos de los diferentes sectores. Donde no hay un Estado de Derecho no hay paz porque hacen con la población lo que les da la gana.

Les digo a la ONU que no se preste a esas fachadas y que trabajen desde afuera por esta nación que requiere la atención de los entes internacionales.

Esto que se vive ahorita es una farsa y la gente debe estar alerta porque si no vigilan sus derechos nadie más lo hará.

 

Comentarios