• Diario Digital | Viernes, 16 de Noviembre de 2018
  • Actualizado 19:52

Servicios - HISTORIA

Su familia creía que le habían hecho un maleficio cuando su bebé comenzó a convulsionar, desde entonces lucha con la epilepsia

Epilepsia, diabetes y problemas renales son las enfermedades de un niño que le arrebataron el sueño de ser un médico.

Imagen de referencia tomada de Te Importa
Imagen de referencia tomada de Te Importa
Su familia creía que le habían hecho un maleficio cuando su bebé comenzó a convulsionar, desde entonces lucha con la epilepsia

La familia de Carlos, nombre cambiado por seguridad, ha luchado junto a él durante 12 años debido una serie de enfermedades que aparecieron a los pocos meses de haber nacido, algo  que en un inicio sus padres creyeron que se trataba de un maleficio.

“Nosotros creíamos que era una enfermedad que le habían puesto un mal, pero me animé a llevarlo al Hospital de Sensuntepeque y me dijeron que el niño estaba grave y ahí le detectaron diabetes y epilepsia”, contó su padre, Juan.

Desde entonces, esta familia de Sensuntepeque busca ayuda para llevar lo necesario a su hijo que sufre de varias enfermedades que lo atacaron desde que tenía 11 meses 

Faltaba un mes para que cumpliera su primer año de vida, cuando comenzó a convulsionar. El desconocimiento de los padres y su aflicción por lo que estaba sucediendo hicieron que tomaran la decisión de poner un poco de alcohol en los labios del niño para tratar de hacerlo reaccionar. Sin embargo, sus intentos fueron en vano.

Tras no hacer reaccionar a su hijo, Juan (nombre cambiado por protección) decidió llevarlo a un centro asistencial, en donde estuvo durante tres semanas ingresado hasta que los médicos le aseguraron que lo mejor era trasladarlo a la capital, en donde sería recibido en el Hospital de Niños Benjamín Bloom.

Con la fe puesta en Dios que todo saldría bien y con un poco de dinero en la bolsa, ese día partió su esposa Ana (nombre cambiado por protección) junto a su pequeño hijo hacía la capital, en donde sería mejor atendido por especialistas.

En el Bloom, pasó durante año y medio en donde los médicos le detectaron problemas renales en la fase dos, en la que aún no tiene la necesidad de practicarle diálisis, algo que se le desarrolló debido a la diabetes que desde muy pequeño padeció.

“El doctor nos dijo que tuviéramos paciencia que lo que tenía el niño era algo grave y que teníamos que cuidarlo para que no empeorara su salud”, aseguró su padre.

Maestra sugiere a los padres sacar de la escuela a su hijo

El sueño más grande de Carlos es llegar a ser un gran médico que ayude a curar a las personas que están sufriendo, sin embargo, su sueño ha sido arrebatado porque debido a sus enfermedades en el centro escolar al que asistía ya no lo admiten.

“El niño iba a la escuela, pero una vez le dio un ataca epiléptico en el lugar y la maestra nos dijo que era peligroso que fuera porque se podía golpear la cabeza y morirse ahí”, relató decepcionado Juan.

Tras escuchar las palabras de la maestra, decidieron que Carlos abandonara sus estudios, creyendo que esto sería lo mejor para él, pese a eso el menor de edad siempre ha dicho a sus padres que desea retomar sus estudios.

Sobreviven con las ventas de CD

Todos los días, Juan toma sus películas, las coloca en una carreta e inicia sus recorridos por los pueblos y cantones aledaños a su hogar para tratar de conseguir el dinero necesario para llevar comida a su familia.

Esta familia sobrevive con los discos que logra vender el padre de Carlos, las ventas son variadas, algunas veces vende hasta 10 películas, lo que equivalente a $10, y otras veces no logra conseguir lo necesario para la comida del día.

“Nosotros hemos tenido días en los que aguantamos hambre, si no logro vender no comemos nada o por veces hemos comido tortilla con sal”, contó con un tono de tristeza Juan.

Si las ventas no son muy buenas, decide subirse a los buses a solicitar la ayuda de las personas que utilizan el transporte colectivo, esto para reunir los $45 cada 22 días para llevar el medicamento que su hijo necesita.

Si usted desea apoyar a esta familia, puede comunicarse directamente con este medio. Nosotros brindaremos la información necesaria para que la ayuda llegue lo antes posible.

Comentarios