• Diario Digital | Lunes, 20 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 01:25

Sucesos - IMPUTADOS PERTENECEN AL BARRIO 18

Absuelven a 18 pandilleros acusados de cometer 8 homicidios en la zona de Lourdes

Una estructura criminal de la zona de Lourdes, Colón, enfrentó un juicio por siete más, en los que se habrían involucrado 18 pandilleros del Barrio 18, pero estos fueron absueltos, pues el juez consideró poco creíble al testigo criteriado que contó detalles de los crímenes.

Estos son algunos de los pandilleros que quedaron absueltos. Foto: Centro Judicial.
Estos son algunos de los pandilleros que quedaron absueltos. Foto: Centro Judicial.
Absuelven a 18 pandilleros acusados de cometer 8 homicidios en la zona de Lourdes

Este jueves 18 pandilleros fueron absueltos luego de enfrentar un juicio en el que se les acusó por cometer ocho homicidios, privación de libertad y agrupaciones ilícitas. Para el juez del Tribunal Especializado de Sentencia “A” el testigo que la Fiscalía criterió no le daba confiabilidad.

El juzgador consideró que el testigo Rodeo –a quien la Fiscalía General de la República le prometió beneficios a cambio de entregar a sus compinches- no fue coherente y le generó la duda de si mintió para gozar de los beneficios por conocer los hechos. Incluso dudó si el testigo verdaderamente había presenciado los hechos porque se contradecía con la acusación fiscal.

La Fiscalía había montado este juicio para desarmar una estructura pandilleril que opera en la zona de Lourdes, Colón, y la que cometió alrededor de ocho homicidios entre los años 2014 y 2015.

Entre estos se encuentran los homicidios de Ana Gloria Ruiz Zelada, de 46 años, y su hijo Marco Tulio Ramírez Ruiz, de 17 años, a quienes los mataron  la tarde del 21 de mayo de 2014 en su vivienda ubicada, en la calle principal de la colonia Las Piletas, cantón Lourdes, en La Libertad.

Según la acusación fiscal, la pandilla los mató porque estos eran familiares de “Duke”, un pandillero de la 18, que recientemente se había criteriado. Por esa razón, la pandilla vengó su traición asesinando a su madre y a su hermano.

El testigo Rodeo contó que “El Duke” estaba preso por un delito de homicidio junto a “El Bikini”, quien le informó al palabrero de la pandilla que él estuvo dando información a los policías en la bartolina. “El hombre se criterio, por eso le matamos a la familia”, dijo.

Al ser testigo criteriado consigue beneficios a cambio de que delatara a la estructura, pero dentro de la pandilla es uno de los pecados mayores y se paga con sangre.

Rodeo lo sabe y pese a que ahora él es el criteriado no tuvo reparo en detallar cómo mataron a la familia de “Duke”

Contó cuando “El Zombi” –el palabrero de la zona- le llamó para decirle que tenían que matar a la familia de “El Duke”. Sin mayor prueba, se juntaron varios miembros de la estructura entre ellos “El Tomsa”, “Litle Boy”, “El Cañón”, “Chiclín”, “Bad Boy”, entre otros, para llevar a  cabo la misión.

Salieron a medio día de ese 21 de mayo hacia Las Piletas, a la casa de la familia de “El Duke”, pero al llegar no estaban. Regresaron a la casa de uno de los miembros de la padilla y le llamaron al hermano de “El Duke” para ver a dónde estaba. “Acabamos de llegar a la casa”, les dijo.

Ese fue el aviso. Regresaron a la casa y estando en el lugar los acribillaron. La misión estaba cumplida.

Matan a "jaina" por traición 

Este es tan solo uno de los crímenes que se les acusa a estos 18 pandilleros. También se les imputa el homicidio por ajuste de cuentas de Dalila Méndez. Ella era una “jaina” de la pandilla, pero los había traicionado.

El crimen ocurrió a finales de mayo de 2014 en la colonia Sagrado Corazón, de Lourdes, Colón. Cuando al testigo Rodeo lo detuvo un soldado y le enseñó un video en el celular en el que Dalila les prometía a los soldados que seguiría colaborando con ellos para entregarle a los pandilleros. Rodeo no tuvo más opción que contarle a “Lágrima” –el palabrero de la pandilla quien estaba en el penal de Izalco- y él ordenó que había que matarla.

Se volvieron a juntar los sujetos para cumplir con la nueva misión. Llegaron a casa de Dalila, pero esta no estaba. Se había ido a casa de su hermana, por lo que idearon un plan. Le llamaron por teléfono a su novio –quien estaba guardando prisión en el penal de Ilobasco- para que la mandara a dejarles un dinero a ellos.

Cuando llegó a dejarles el encargo de su novio, una lluvia de balazos la esperaron como sorpresa, fue su pago por traicionar a la pandilla.

Comentarios