• Diario Digital | Martes, 26 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 08:30

Sucesos - SOBRESEÍDA DEFINITIVAMENTE

Absuelven a la mamá de niño que confesó haber matado a su papá de una cuchillada

El juez que conoció el caso dijo que las pruebas no lograron establecer que la mujer cometió el crimen, tampoco demostraron que lo haya ejecutado el menor de edad.

Foto de referencia.
Foto de referencia.
Absuelven a la mamá de niño que confesó haber matado a su papá de una cuchillada

Un tribunal de sentencia de San Salvador absolvió a una mujer acusada por el presunto homicidio de su compañero de vida en la vivienda número 7 del mesón Los Velásquez ubicado en Ciudad Delgado, San Salvador; debido a que no se pudo establecer que ella cometió el crimen.

El caso recién había cambiado de rumbo cuando el hijo de la mujer, de 11 años, confesó en el último día del juicio, que fue él quien lo mató; sin embargo esta versión no se pudo comprobar.

El hecho ocurrió el 31 de diciembre  de 2016, cuando el pequeño Alejandro G., estaba reventando pólvora frente a su casa, su madre Karla G. cocinaba y el padrastro llegó y comenzó a discutir con la mujer al filo de la medianoche. 

Rutilio Antonio González, de 40 años, había estado departiendo bebidas alcohólicas con su pareja Karla horas más temprano. 

La discusión fue subiendo de tono hasta insultarse con gritos, reclamos y finalmente los golpes.

Según la información obtenida por la Fiscalía, el niño se percató de lo que ocurría e ingresó a la casa a intentar defender a su mamá por lo que se puso entre ambos, pero González lo apartó de un manotazo.

De una forma no esclarecida, González resultó con una puñalada en la espalda que le explotó el pulmón izquierdo, lo que le ocasionó la muerte.

La mujer sacó a rastras el cuerpo de su marido y fue entonces que los vecinos se percataron de lo ocurrido y le ayudaron a la mujer; pero nadie sabía con certeza lo que había ocurrido.

A la casa, llegó un tío del niño quien lo sacó de la habitación, supuestamente para evitarle un trauma y se lo llevó hacia un vehículo donde el pequeño le decía entre sollozos “Tío, apuñalé a mi papá, no quiero que se muera. Tengo miedo”.

La declaración que hizo el pequeño no había sido tomada con la seriedad del caso y hasta ayer la acusada de cometer el hecho era la mujer, pero luego el menor volvió a confesar en cámara Gessel que él había cometido el crimen.

Las declaraciones del pequeño dejaron más dudas que respuestas y dejó con las manos atadas el accionar judicial debido a que los niños menores de 12 años no pueden ser procesados, según las leyes salvadoreñas.

Después de haber valorado el cúmulo de pruebas testimoniales, periciales y documentales el juez no encontró suficiente material que indicara que la mujer o el niño cometieran el crimen y fue sobreseída definitivamente.

Comentarios