• Diario Digital | Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 10:11

Sucesos - FALLECIÓ EL PASADO JUEVES

Abuelo de Kathia Miranda murió tras sufrir una larga enfermedad

Según la fuente cercana, Miranda tenía bastante tiempo de estar en tratamiento médico debido a la enfermedad que padecía y en la misma semana en que fue ingresado falleció.

Foto cortesía El Diario de Hoy (EDH).
Foto cortesía El Diario de Hoy (EDH).
Abuelo de Kathia Miranda murió tras sufrir una larga enfermedad

El abuelo de Kathia Miranda, Carlos Alberto Miranda González,  falleció el pasado jueves 4 de octubre en el Hospital General del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) tras padecer una larga enfermedad,según detallaron fuentes cercanas al caso.

Miranda González de 76 años de edad, murió aproximadamente a las 2:00 de la tarde luego de ser ingresado en el nosocomio que visitó casi a diario durante sus últimos días debido a la enfermedad que lo aquejaba.

Según lo señalado por sus conocidos, su esposa buscaba un motorista para que lo trasladara desde el casco urbano del municipio de San Juan Tepezontes en el departamento de La Paz hacia el Hospital General del ISSS en San Salvador.

"En la misma semana en que fue ingresado falleció", señaló una fuente consultada por este medio que agregó que a Miranda lo velaron en la vivienda donde residía a la que se hicieron presentes amigos, de su familia pocos fueron los que lo acompañaron.

Luego de su muerte, se realizó una misa de cuerpo presente en la iglesia católica de la localidad y posteriormente fue enterrado en el cementerio municipal de la referida localidad.

En la página Facebook de la alcaldía se publicó una esquela en la que se expresaban las condolencias respectivas en solidaridad hacia la esposa e hijos de este militar retirado.

Caso mediático y de impunidad

Miranda González es considerado por muchos como el símbolo de la impunidad ya que vivió en libertad los últimos días de su vida pese a haber sido señalado por la violación y asfixia de su nieta Kathia Miranda.

Según investigaciones,el 4 de abril de 1999 el hombre llegó a un rancho de su propiedad ubicado en  la playa Los Blancos en La Paz, en el que posteriormente enterró en arena a la menor.

En enero de 2000, fue detenido junto a su hijo Edwin Miranda para enfrentar un proceso en los juzgados por la violación y el homicidio de la menor. La jueza a cargo de la causa los absolvió por falta de pruebas.

El caso del asesinato de la niña permaneció archivado durante nueve años, pero antes de que el delito prescribiera a los 10 años, la Fiscalía alegó que se trataba de un secuestro confabulado por el abuelo y los empleados.

El ministerio público solicitó la recaptura del abuelo de Kathia y otras seis personas que habrían ayudado a sedar a la menor para entregarla a una banda de delincuentes y tratar de incriminar a un enemigo.

De acuerdo a testimonios recopilados por fiscales, Los cómplices de Miranda creyeron que la niña estaba muerta y rechazaron el trato, por lo que este habría cambiado de planes abusó y asfixió a su nieta.

En 2011, Miranda González fue condenado a 13 años de prisión y pagar una indemnización de $100,000, no obstante, la Sala de lo Penal argumentó que el imputado fue procesado dos veces por un mismo delito y recobró su libertad en el 2014.

A 19 años del hecho, la justicia salvadoreña no ha logrado castigar a los autores del asesinato que conmocionó a todo el país y que quedará en la impunidad. Kathia tendría 28 años de edad actualmente.

Comentarios