• Diario Digital | Viernes, 16 de Noviembre de 2018
  • Actualizado 21:53

Sucesos - SAN SALVADOR

Un accidente de motocicleta truncó los sueños de Gabriela de convertirse en anestesista

La joven estudiante no portaba casco de protección y tras el fuerte impacto el cuerpo de Saravia quedó en la calle, según los reportes de la Policía Nacional Civil (PNC).

Gabriela Maria Eduardo Saravia, de 21 años de edad, falleció el jueves en la madrugada en un accidente en el bulevar Los Héroes.
Gabriela Maria Eduardo Saravia, de 21 años de edad, falleció el jueves en la madrugada en un accidente en el bulevar Los Héroes.
Un accidente de motocicleta truncó los sueños de Gabriela de convertirse en anestesista

Un accidente de tránsito en la motocicleta en que se conducía junto a su compañero de pupilaje le truncó los sueños a una joven originaria de Sensuntepeque que aspiraba a retribuir el sacrificio de su madre en Estados Unidos y convertirse en una anestesista.

Gabriela Maria Eduardo Saravia, de 21 años de edad, murió la madrugada de este jueves en el bulevar Los Héroes, su cabeza se estrelló contra un poste luego de que su también compañero de estudios perdiera el control de la moto que manejaba en estado de ebriedad.

La muerte de la joven se registró a las 3:50 de la madrugada, tiempo en el que las aspiraciones de la joven caducaron producto de la imprudencia cometida, quizá, involuntariamente.

Personas que conocieron a la joven señalaron a El Salvador Times que cursaba segundo año en su carrera universitaria; algo que la había obligado a dejar la casa en la que creció con sus abuelos en Cabañas.

La situación económica de la familia Eduardo obligó a la madre de Gabriela a migrar a Estados Unidos, país en el que logró un empleo que le permitió brindarle el apoyo para que se superara académicante.

En 2016, se graduó del bachillerato en Técnico en Contador y su jornada se trasladó a la capital, no obstante, cada vez que le era posible regresaba a la casa de sus abuelos para convivir con sus seres queridos.

Saravia trataba de aprovechar el esfuerzo de su progenitora, algo que aseguran sus amigos quienes la recordaron como una joven muy aplicada en sus estudios, tranquila y una "niña de las buenas".

La tragedia

La noticia de la muerte de la joven corrió como pólvora en el pueblo de donde era originaria y en el que reaccionaron asombrados al conocer que luego de salir de un concierto en estado de ebriedad murió producto de la imprudencia de su amigo.

Eduardo Saravia fue auxiliada junto a William Humberto Calderón Flores, de 27 años, quien conducía la moto placas M 286-758 color amarillo la cual fue a impactar contra un árbol y luego en la calle.

La joven estudiante no portaba casco de protección y tras el fuerte impacto el cuerpo de Saravia quedó en la calle, según los reportes de los agentes de la División de Tránsito Terrestre que llegaron al lugar.

Cualquier auxilio que se le pudo brindar a la joven fue en vano ya que murió casi al instante, en tanto, Calderón Flores fue trasladado a un centro asistencia donde está bajo custodia policial, ya que se le acusará del delito de conducción peligrosa y homicidio culposo.

Además, se le practicó el examen de alcotest y resultó que tenía 194 grados de alcohol en la sangre. La Policía detalla que la excesiva velocidad con la que conducía la moto, aunado al estado de ebriedad provocaron el fatal desenlace.

Gabriela será enterrada en su natal Sensuntepeque y sus amigos aseguraron que su forma de ser los ha dejado marcados y la recordarán por su forma única de ver la vida.

Comentarios