• Diario Digital | Viernes, 21 de Julio de 2017
  • Actualizado 02:35

Sucesos - VISTA PÚBLICA

Viudo de 71 años es procesado por acosar a su vecina, a quien visita de madrugada y la pretende como su mujer

El hombre ha entrado a la casa de su vecina en la madrugada para pedirle matrimonio.

Foto de referencia.
Foto de referencia.
Viudo de 71 años es procesado por acosar a su vecina, a quien visita de madrugada y la pretende como su mujer

Con 71 años de edad, Magín Montes Flores no deja de lado la coquetería masculina en procura de nuevas relaciones sentimentales. Tanto así que está siendo procesado en el tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador por el delito de acoso sexual en contra de una vecina, quien abatida y hostigada por el septuagenario lo denunció ante la Policía Nacional Civil (PNC) presuntamente por molestarla con insinuaciones amorosas y sexuales a lo largo de tres años.

Lo que inició con saludos y enamoramientos hacia la mujer de 55 años se convirtió en un calvario y ahora está atemorizada de que el hombre se le aparezca de pronto cada noche en su casa, como suele hacerlo.

Según la investigación fiscal, el imputado ha sido vecino de la mujer desde hace quince años; pero hace tres puso sus ojos en la vecina, sin que ella haya motivado esas intenciones, asegura la denunciante.

La mujer lo saludaba, pero cuando empezaba con "esas cosas" prefería ignorarlo, porque después de todo el señor estaba casado.

El hombre le ha pedido muchas veces "que sea su mujer, que se casen; que él trabaja y que es capaz de sostenerla a ella y sus hijos", pero la víctima nunca estuvo interesada, ante lo cual Magín le ha declarado: "Yo me conformo con que me dé la mano y acariciarla".

La denunciante asegura haber intentado terminar con esa situación y le informó de todo a la compañera de vida del anciano; fue entonces que "el hombre se calmó durante un tiempo, ya no me decía nada, ni se acercaba; pero cuando la esposa se murió le volvió a agarrar la locura", expresó la mujer en su denuncia.

Llegaba a su casa de madrugada 

Aparentemente, el hombre no guardó luto y se volvió más insistente e imprudente: se presentaba a la casa de la víctima en horas de la madrugada para intentar hablar y ella no conseguía que el hombre se retirara, hasta que lo amenazaba con llamar a la Policía. 

La frustración del acosador ha llegado al punto del insulto para la vecina y sus hijos, quienes han intercedido para que se aparte de su mamá. 

Según el reporte judicial, algunos vecinos piensan que el hombre ha perdido la cordura y que necesita tratamiento; sin embargo la ofendida cree que el sujeto ha cultivado esa idea para hostigarla. 

El caso se encuentra en la vista pública y fue programada hasta nuevo aviso debido a problemas técnicos. 

Mientras tanto, la denunciante se mantiene con ansiedad, preocupación y miedo tras esa situación, según consta la evaluación psicológica que le han realizado.

 

Aclaración

Comentarios