• Diario Digital | Lunes, 23 de Abril de 2018
  • Actualizado 13:11

Sucesos - EL CASO SE MANEJÓ COMO SUICIDIO

Así fueron las tres horas que le tomó a la Cruz Verde rescatar el cuerpo de una mujer que se lanzó de la Puerta del Diablo

Fueron tres horas las que los socorristas de Cruz Verde tuvieron que emplearse para poder hacer el rescate vertical.

Foto cortesía de Cruz Verde
Foto cortesía de Cruz Verde
Así fueron las tres horas que le tomó a la Cruz Verde rescatar el cuerpo de una mujer que se lanzó de la Puerta del Diablo

Era la tarde de un martes y el cielo gris vaticinaba una fuerte lluvia. Parecía un día normal sin muchas emergencias graves que atender en la filial del barrio Candelaria de la Cruz Verde,  pero una llamada que recibió la telefonista de turno les provocó un sobresalto, y es que les informaban sobre el caso de una mujer que se había lanzado de la Puerta del Diablo, un sitio turístico ubicado en Panchimalco, al sur de San Salvador.

Luis Guinea, socorrista de Cruz Verde y quien acudió al lugar, manifestó a El Salvador Times que la llamada reportando la emergencia cayó entre el lapso de las 3:30 y 4:00 de la tarde del martes y de inmediato se activaron para atender la emergencia, poco común que se había reportado. 

La unidad de rescate de esa filial se movilizó al lugar y debido a lo complicado del terreno, se tuvo que solicitar apoyo por parte de socorristas de las filiales de Santa Anita y de Mejicanos, puesto que se requería realizar un rescate vertical. Para ese entonces eran las 7:13 de la noche.

El socorrista de Cruz Verde detalló que por radio se escuchaba que Protección Civil manifestaba que habían amenazas de lluvia en el territorio nacional. Se sentía y una brisa fresca y se percibía que era cuestión de minutos para que lloviera.

La oscuridad aunado a la nieblina que bajaba de la zona alta hacía un poco difícil el trabajo para realizar el rescate de la mujer. Ya eran pasadas las 7:30 de la noche cuando la lluvia empezó arreciar en el lugar.

De donde se lanzó la mujer al vacío, se calculó que eran aproximadamente 95 metros de alto y desde ahí los socorristas tendrían que emprender una bajada bajo la lluvia y en la oscuridad de la noche para rescatar al cuerpo de la mujer, que horas antes había decidido lanzarse al vacío para suicidarse. 

Según Luis Guinea, para realizar un rescate vertical, se necesita equipo especial para eso como eslabones, poleas, figuras en ocho, puños, cuerdas estáticas de 100 metros, guantes y sobre todo la fuerza humana de los socorristas.

Eso, aunado a la fuerte lluvia, la poca visibilidad, lo oscuro y la zona geográfica del lugar hacía complicado realizar el rescate.

"Para esto nos preparamos y acá se pone a prueba la actitud y el coraje de lo que se ha aprendido durante el curso de rescate vertical", expresó de forma desafiante Guinea.

El cuerpo de la mujer no había caído hasta lo profundo del barranco. Sin embargo, la fuerte correntada que bajaba por la lluvia ponía en peligro que el cadáver fuera a ser arrastrado hacia el fondo. Por esa razón, apremiaba que el rescate se hiciera cuanto antes. 

Aproximadamente las 9:30 de la noche, anclados en un peñasco, bajaron dos socorristas con cuerdas para recuperar el cuerpo, y otros más para recuperar el equipo que se utilizó.

La lluvia se hacía sentir y hubo un deslave que llevaba piedras pequeñas las cuales provocaron lesiones en las rodillas, codo, brazos y el pie derecho en uno de los rescatistas; quien posteriormente fue atendido en una ambulancia 

"Estamos expuestos a todo este tipo de lesiones cuando realizamos esta noble labor de colaborar con las autoridades. El compañero en ningún momento se quejó durante el rescate hasta que se hizo la recuperación del cadáver", contó el rescatista.

Cuando llegaron al fondo, empaquetaron el cuerpo de la fallecida y luego tuvieron que esperar media hora más para poderla subir y sacarla totalmente.

Mujer no fue identificada

Guinea dijo que la mujer no fue identificada, ya que no portaba ningún documento de identidad personal. Además, al lugar no se presentó ningún familiar a reconocerla, se presume que cuando ella se lanzó de la peña más alta del lugar, andaba sola.

La fallecida, a quien se le calculaba más de 30 años, tenía el cabello rizado y su cuerpo estaba totalmente quebrado, de acuerdo a lo que sostiene el socorrista.

"Se lanzó desde la roca más alta del lugar y desconocemos cuál habría sido la causa por la que ella se tiró", aseguró.

Fueron tres horas las que los socorristas de Cruz Verde tuvieron que trabajar para poder hacer el rescate vertical completo.

Por otra parte, la Policía consignó el hecho como un suicidio y coincidieron con Cruz Verde en afirmar que el móvil por el cual la mujer decidió quitarse la vida no se conoció.

"Al final, cuando el cuerpo fue recuperado y los socorristas abandonaron el lugar, lo único que deseábamos era poder beber un cafecito caliente, ya que el clima estaba frío", finalizó Guinea.

Rescate2

Curación de socorrista Cruz Verde

Fotografías cortesía de Luis Guinea, Cruz Verde.

Comentarios