• Diario Digital | Jueves, 27 de Julio de 2017
  • Actualizado 08:29

Sucesos - EN FERIA DEL LIBRO

Castellanos Moya: El Salvador después de la firma de los acuerdos de paz es como un perro que da vueltas para morderse la cola

El autor de El Asco, actualmente residiendo en Iowa, ve con tristeza (y humor a la vez) la realidad salvadoreña después de 25 años de Paz, y afirma que el poder ahora lo ejercen las maras, no el Estado.

Fotografía tomada de Diario El Clarín, de Argentina
Fotografía tomada de Diario El Clarín, de Argentina
Castellanos Moya: El Salvador después de la firma de los acuerdos de paz es como un perro que da vueltas para morderse la cola

El escritor salvadoreño Horacio Castellano Moya, residiendo por ahora en Iowa, Estados Unidos, sigue escribiendo sobre El Salvador en sus novelas, pero enmarcado en la época de los 80 y 90, no el actual que a lo mejor le produce bastante asco, como a uno de sus personajes más salvajes.

Es como un perro que da vueltas para morderse la cola”, añadió, refiriéndose a El Salvador actual, después de 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz.

Para el escritor, en la actualidad el poder no lo ejerce el Estado, sino la mara que se posicionó de los territorios.

“El poder es la mara”, afirmó y agregó que mucha gente para sobrevivir a esa tragedia tiene que reírse de la vida y burlarse de la muerte, hacer chistes. “El ser humano utiliza el humor como un mecanismo de defensa y de resistencia ante el poder, pero el poder no necesariamente es el Estado”, añadió.

Castellanos Moya concedió una entrevista al periódico El Clarín, de Argentina, que lo abordó durante la Feria del Libro de Guadalajara donde asiste como ponente. Ahí manifestó que él se mantiene informado por los medios de prensa sobre lo que acontece en su país, El Salvador, pero que lo que acá pasa le produce tristeza.

“Yo sigo escribiendo sobre el país de los 80 y 90, el de hoy me produce mucha tristeza porque siento que hay un aspecto de inviabilidad”, dijo.

El literato mencionó aspectos positivos que dejó la firma de los Acuerdos de Chapultepec en 1992 que pusieron fin a la última guerra, que terminó con sesenta años de régimen militar, pero también lamentó que en el país se haya intensificado “el circuito de violencia”.

“Es una violencia absurda, de las pandillas, de las maras, del crimen”, lamentó, y añadió que El Salvador “produce tantos crímenes ahora como durante la guerra civil, o más. Solo que ahora son crímenes absurdos, nada más por la criminalidad”, expresó.

Según el autor de El Asco, los acuerdos de paz fueron “admirables” ya que “permitieron construir una institucionalidad democrática muy buena, con alternancia en el poder donde las dos fuerzas beligerantes políticas –armadas- se convirtieron en fuerzas políticas”, valoró.

También apreció que ambas fuerzas resolvieran sus problemas por la vía pacífica y democrática; sin embargo, el país no encontró la paz, ya que “no solo no sale de su circuito de violencia, sino que se intensifica”, dijo al periodista argentino.

“Hay un asunto que yo no logro entender que tiene que ver con esa cultura del crimen: todos los esfuerzos políticos rebotan porque no tienen un sustento cultural, es algo que da mucha tristeza”, enfatizó.

Castellanos Moya, quien recibió diversas amenazas en El Salvador luego de publicar el polémico monólogo El Asco, en 1998, y por lo que tuvo que exiliarse en Alemania, vive en la actualidad en Iowa City, sede de la universidad de Iowa. Antes vivió en Pittsburg, Japón, Frankfurt, Guatemala, México, Madrid, Basilea, y Suiza.

El autor de más de una veintena de novelas, testimonios, relatos y cuentos, expresó “yo he vivido los últimos veinte años en varias ciudades de América, Europa y Asia, y las novelas siguen siendo sobre El Salvador”, expresó.

 

Comentarios