• Diario Digital | Domingo, 16 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 02:53

Sucesos - TESTIMONIO DE UNA DEVOTA COLOMBIANA

“Con la canonización de Monseñor Romero el papa les quiere decir 'aguanten, tengan resistencia, Dios no los ha abandonado'”

"Es un mensaje esperanzador que nos manda a que no desmayemos y nos unamos", dice una devota colombiana que visitó la cripta de catedral tras el anuncio de la canonización del beato Óscar Arnulfo Romero.

Dora Milena Rueguer, devota de monseñor Óscar Arnulfo Romero.
Dora Milena Rueguer, devota de monseñor Óscar Arnulfo Romero.
“Con la canonización de Monseñor Romero el papa les quiere decir 'aguanten, tengan resistencia, Dios no los ha abandonado'”

Son aproximadamente las 11:00 de la mañana del viernes, el sol de verano es sofocante y algunas personas apostadas frente a catedral, en el corazón de San Salvador, tratan de estar bajo la sombra de un árbol y evitar que los rayos calen en la piel.

Adentro de la estructura hay imponentes imágenes y muchos feligreses arrodillados o sentados y externándole sus peticiones al Todopoderoso. Se respira paz y calma en el lugar.

Al llegar a la cripta donde está enterrado Monseñor Óscar Arturo Romero y Galdámez, hay un grupo de feligreses de varias nacionalidades escuchando atentamente un resumen de la vida, biografía, homilías del salvadoreño que a partir de octubre se convertirá en santo.

Entre esos feligreses está Dora Milena Rueguer junto a su hermana y otros dos familiares. Ella es suiza-colombiana y reside temporalmente en El Salvador por cuestiones laborales.

Comenta que ella nació en Pereira, zona cafetera de Colombia, y constantemente viaja de su país natal a Suiza y El Salvador y su vinculo con el país centroamericano es laboral, aunque afirma que su amor por esta nación es grande y se considera una salvadoreña más.

Rueguer dice que cuando se conoció la noticia que el papa Francisco avaló la canonización de Monseñor Romero, ella tenía un mes de estar El Salvador.

"Con esta canonización el santo papa les quiere decir a los salvadoreños: 'Atención, Dios no los ha abandonado, aguanten, tengan resistencia, están siendo oprimidos pero yo no los he desamparado. Dios está con ustedes', y la demostración es que ahora vamos a tener un santo", expresó.

"El mensaje que nos está dando con esta canonización es de esperanza y fe, de que solo con Dios vamos a poder salir adelante de todos los problemas. Nada es eterno, no pierdan la fe, sigan orando de la mano de Dios que no los ha abandonado", externó la sudamericana.

Para ella, el anuncio de la canonización del obispo mártir es señal que "Dios está viendo a El Salvador, que lo tiene en la mira y que pronto va a llegar la paz y tranquilidad a la gente".

Rueguer considera que el anuncio del papa Francisco no solamente es una bendición para El Salvador, sino para todos los católicos en Latinoamérica. 

"Como pueblo latino que está siendo oprimido por una violencia me he solidarizado con la gente de aquí y eso es lo que me une y haga que me comprometa y que trate a mi manera de aportar un poco de amor, paz, tranquilidad, humanidad y solidaridad", dijo Rueguer.

No conocía a Romero

Admite que no sabía mucho de la vida del beato Romero, tendía a confundir cuando llegaba al aeropuerto y le decían Comalapa y luego Monseñor Romero. No entendía nada de quien era, pero empezó a preguntar y le explicaron todo sobre su vida y luego empezó a leer las notas en los medios de comunicación.

"Estoy aquí y escuché ayer (jueves) por la prensa que el papa Francisco había aprobado la canonización y dije me ha tocado vivir las dos noticias, antes fue su beatificación y espero estar en la canonización que estamos pendiente de su fecha".

Rueguer afirma que se ha enamorado de El Salvador, por ser de una zona donde se cultiva el café en Colombia, dijo que le fascina Concepción de Ataco en Ahuachapán.

Ahora, sin embargo, su atención está en profundizar su conocimiento de la vida del beato Óscar Arnulfo Romero, el obispo mártir que en los próximos meses se convertirá en el primer santo salvadoreño.

Familia de colombiana

Comentarios