• Diario Digital | Miércoles, 28 de Junio de 2017
  • Actualizado 18:23

Sucesos - CONDENADA A 15 AÑOS DE PRISIÓN

Condenada por extorsión: me dijeron que a recoger unos jugos y galletas iba, nunca me mencionaron el dinero

La mujer, que se encontraba en estado de embarazo, fue captura luego de recoger un paquete que simulaba el dinero exigido por un extorsionista desde el penal de Mariona.

Fotografía de referencia
Fotografía de referencia
Condenada por extorsión: me dijeron que a recoger unos jugos y galletas iba, nunca me mencionaron el dinero

Cargando en brazos a su bebé de once meses, Irma Elizabeth Bonilla, escuchó que pasará los próximos 15 años de su vida en la cárcel, luego de ser encontrada culpable por extorsión, un delito que aseguró no cometió.

La mujer fue capturada luego de acudir a una entrega de dinero controlada por investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) el 25 de mayo de 2015, en el Centro Comercial Pericentro de Apopa.

Ante el juez segundo de sentencia de San Salvador, Bonilla dijo que llegó al lugar “engañada y bajo amenazas de un sujeto”, a quien identificó como Boris Ventura, recluido en el penal La Esperanza, mejor conocido como Mariona.

La víctima interpuso la denuncia, luego de que un sujeto le exigiera $5,000 vía telefónica presuntamente desde la cárcel. El dinero debía ser entregado en un plazo de 4 días o atentarían contra su vida y la de su familia, lo amenazó. 

Para que tomara en serio la amenaza, según la acusación, el delincuente le mencionó características personales de su familia y su residencia. Pero ante la imposibilidad de reunir el monto exigido, la víctima interpuso la denuncia ante la PNC y fue entonces cuando agentes encubiertos se encargaron de las negociaciones y la entrega del supuesto dinero. 

La mujer escuchó con la cabeza agachada y llorando cómo los agentes narraron el procedimiento policial que terminó con su captura, mientras otra mujer que acudió como oyente a la vista pública en la sala 2B del Centro Judicial Isidro Menéndez, le ayudó a cargar en brazos a su hijo que lucía inquieto.

A pesar de las afirmaciones de los policías, la  imputada negó haber tenido conocimiento de que llegaría al lugar a recoger dinero producto de la extorsión.

"Me dijeron que a recoger unos jugos y galletas iba, nunca me mencionaron el dinero", dijo entre lágrimas.

Bonilla dijo que Ventura -a quien dijo no conocer- le llamó por teléfono y le ordenó acudir al centro comercial por "el encargo" que luego debía luego llevar a su madre, a quien sí conocía.

"Cuando llegué, le pregunté a la muchacha (agente policial encubierta) que donde estaban las galletas y ella me dijo 'no, usted viene por el dinero'", aseguró. "A mí en ningún momento me dijeron que iba a recibir ningún dinero y mucho menos una extorsión", recalcó la mujer.

Sin embargo, esta versión fue desmentida por los policías que participaron en el operativo.

La agente encubierta, perteneciente a la Subdirección Antiextorsión señaló que Bonilla  se acercó a ella en el centro comercial y le exigió directamente el dinero. Al intentar abandonar el lugar con el paquete de billetes simulado, la imputada fue captura y acusada por extorsión.

"Reconozco que mi error fue haber agarrado ese dinero, pero no sabía. Yo ni sabía que estaba embazada cuando eso sucedió. Ese hombre le ha hecho mucho daño a mi familia", apuntó.

Mujer e hijo fueron trasladados a prisión, tal como dicta la ley, para que el bebé pueda alimentarse con la leche materna y no pierda los lazos afectivos con la madre, que servirán además para su desarrollo.

 

Comentarios