• Diario Digital | Domingo, 16 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 01:18

Sucesos - DURANTE ACTOS FÚNEBRES

Consternación, lágrimas e indignación marcaron la vela de la periodista Karla Turcios

Ya entrada la noche, se le rezó una oración y unos coros por parte de Parroquia Carismática San Marcos Evangelistica. Varias personas, entre amigos y colegas periodistas seguían llegando para ofrecer sus condolencias.

Féretro de Karla Turcios en salón Los Nogales de la funeraria La Auxiliadora.
Féretro de Karla Turcios en salón Los Nogales de la funeraria La Auxiliadora.
Consternación, lágrimas e indignación marcaron la vela de la periodista Karla Turcios

La hora en las agujas del reloj marcaban las 9:56 de la mañana del martes, el sol empezaba a sentirse fuerte en la piel y los vientos hacían que las ramas en los pocos árboles se movieran como remolinos en las cercanías de la Funeraria La Auxiliadora, ubicada en la Avenida Olímpica.

En esa funeraria, en la segunda planta, salón Los Nogales, estaban los actos fúnebres de la periodista Karla Turcios, quien trabajaba como coordinadora web de la Revista El Economista de La Prensa Gráfica.

La gente que estaba en ese salón, quienes eran familiares, amigos y compañeros de trabajo de Turcios se les notaba la consternación, el asombro y algunos lloraban por el asesinato de la periodista. Todos coincidían con la vestimenta negra.

Nadie se imaginaba que la comunicadora, a quien describen como una gran profesional, sonriente, amigable y buena compañera y llena de vida ya no estuviera en esta tierra. La tristeza era tal que era evidente en el ambiente que desde ese 14 abril el gremio periodístico ya no sería el mismo. 

En lugar, se arremolinaban varios familiares y amigos. La gente llegó dese las 8:00 de la mañana para darle el último adiós, pero el cuerpo de Karla aún no había sido llevado.

WhatsApp Image 2018-04-16 at 10.33.46 PM

Luego, aproximadamente a las 10:30 de la mañana fueronllevados hasta ese salón los restos de Turcios. La gente permanecía allí, estática, haciendo duelo, para acompañar en ese duro golpe a su familia y al esposo.

Por azares del destino, en la primera planta, salón Los Cerezos, también se velaban los restos de otra periodista, María René Quesada, de 63 años, productora de la cadena estadounidense de Univisión en El Salvador y quien falleció el pasado sábado 14 de abril a consecuencia de muerte natural.

El mismo día, en la misma funeraria pero en diferentes salones, se velaban los restos de dos profesionales en el periodismo. 

Afuera, algunos fotoperiodistas, camarógrafos y reporteros hacían espera para ver si llegaba algún funcionario público para dar su posición con respecto al crimen, mientras la familia aún no había dado acceso a la prensa.

WhatsApp Image 2018-04-16 at 10.32.21 PMEsa espera rindió sus frutos. La primera en llegar es la secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, quien dio declaraciones a los medios y condenó el homicidio. 

Posteriormente, llegó el director ejecutivo de La Prensa Gráfica, José Roberto Dutriz, y el director editorial, Gabriel Trillos, quienes hablaron ante los medios sobre lo consternados que los había dejado la noticia y que esperaban respuestas prontas de las autoridades de seguridad.

Algunos empleados de La Prensa Gráfica como el departamento de Recursos Humanos llevaban un arreglo floral, así como del área de LPG Datos, donde se realizan encuestas de opinión pública.

Para la tarde, algunos medios de comunicación rumoraban la captura del compañero de vida de Turcios, Mario Huezo, lo cual fue desvirtuado posteriormente por la Fiscalía General de la República (FGR). En el lugar se vivieron momentos tensos ante la confusión.

Incluso, Huezo, vestido con pantalón, zapatos y corbata negra y una camisa gris accedió hablar con algunos medios a quienes les explicaba lo que había sucedido el día en que desapareció Karla y fue encontrado el cuerpo horas después.

karla

La madre de la periodista atendía a personas, quienes seguían llegando y dándole el pésame, otros salían y así se mantenía el movimiento. También, en la tarde varios compañeros y compañeras de trabajo de Huezo llegaron y le dieron el pésame.

Ya entrada la noche, se le rezó una oración y unos coros por parte de Parroquia Carismática San Marcos Evangelistica. Varias personas, entre amigos y colegas periodistas seguían llegando para ofrecer sus condolencias.

La noche fue poniéndose más densa y sus allegados seguían llegando y recordando a Karla.

Desde el féretro, las flores se acumulan y la foto de Karla observa a todos los asistentes que siguen sin entender cómo la violencia les arrebató cruelmente a su amiga, a la madre, a la hija, a la colega, a la compañera, a la hermana, a una salvadoreña más que muere por la criminalidad. 

Karla Turcios2

Comentarios