• Diario Digital | Domingo, 21 de Octubre de 2018
  • Actualizado 17:55

Sucesos - RELATO

Se enamoró e intentó sacar de la venta de drogas a una mujer, pero terminó pasando 22 meses en Mariona

Un hombre viajó al bajo mundo de las drogas, sobrevivió al disparo de una bala que le reventó la quijada y se enamoró de una mujer a la sacó de las venta de droga la cual lo envió a prisión por 22 meses a Mariona por supuestamente abusar de una de sus hijas sin embargo fue absuelto por la falta de pruebas. Cuando cruzó a la libertad no tenía más que su uniforme de reo.

"Me enfrente a la realidad que no tengo nada... no tenía donde ni donde ir a dormir”, dijo con los ojos llenos de lágrimas a las afuera de los juzgados de sentencia de San Salvador. Foto: Yéssica Hompanera
"Me enfrente a la realidad que no tengo nada... no tenía donde ni donde ir a dormir”, dijo con los ojos llenos de lágrimas a las afuera de los juzgados de sentencia de San Salvador. Foto: Yéssica Hompanera
Se enamoró e intentó sacar de la venta de drogas a una mujer, pero terminó pasando 22 meses en Mariona

Un hombre pasó 22 meses en prisión luego de ser acusado por la hermana de su pareja de haber violado a su hijastra, sin embargo, todo se trataba de un venganza de su cuñada por querer que su compañera de vida dejara el narcotráfico. Mientras él estuvo recluido ellas aprovecharon para quitarle todo. 

Los 42 años de vida de José Israel López han estado marcados por sucesos trágicos. A los 14 años tuvo que vivir en la calle tras recibir una orden de alejamiento solicitada por su familia porque les robaba cosas de la casa para obtener dinero y conseguir drogas.

López recordó que tocó fondo a los 30 años, cuando comenzó a robar y en un intento le dispararon directamente en la quijada, la bala le traspasó la boca rompiéndole parte de los dientes y le cortó la lengua. Por lo que fue intervenido en un hospital Rosales donde se recuperó. 

Dispuesto a cambiar, inició un proceso de rehabilitación en una iglesia de Mejicanos en la que conoció a Marciel, una mujer de la que se enamoró y por la que salió adelante hasta que esta lo rechazó y su recaída fue peor.

La relación que lo llevó a la cárcel

Estando sumergido en el mundo de las drogas por segunda vez, López conoció a Roxana, una vendedora de drogas con quien inició una relación amorosa con la que quería dejar atrás el sufrimiento causado por Marcial, pero que nunca imaginó que lo llevaría a vivir un calvario más grande y por el que terminó perdiendo todo.

“Nos comenzamos a relacionar por las drogas, ella me las daba. La relación era oculta por que Paty, la hermana de Roxana, se oponía a la relación por mi carácter", remarcó el hombre quien fue novio de la mujer durante ocho meses.

Durante ese tiempo, José se emocionó con lo forjado y comenzó a plantearse un futuro con Roxana y su pequeña hija a quien adoptó, "yo quería alejarla de las drogas y de la venta. Yo me iba a hacer cargo de ella y de su hija”. 

Pero la relación que tenía la pareja provocó que Paty llegara a pagar para que López recibiera una golpiza luego de que este solicitara una orden de alejamiento en su contra por las amenazas que le hacía. 

No conforme con eso, Paty acudió a la Policía para interponer una denuncia en la que acusaba a López de haber abusado de su sobrina. El hombre fue capturado el 6 de octubre de 2016 por el delito de agresiones sexuales.

“Yo esperaba que Roxana llegara a la audiencia inicial y explicara a las acusaciones contra mi eran falsas, pero ella no lo hizo. Esperaba que abogara por mí y comencé a llorar”, recordó José quien fue enviado a Mariona. 

Los 22 meses en Mariona y la absolución

Desde el día que llegó a la cárcel, José se ocupó de lavar la ropa de otros internos para estar ocupado. El proceso llegó hasta la última etapa pese a que el ministerio público no encontró las suficientes pruebas para incriminarlo por ese delito.

El juez del juzgado Tercero de Sentencia de San Salvador lo absolvió de toda responsabilidad penal en este caso, ordenando su libertad inmediata para poder continuar con su vida. 

No obstante, al llegar a la zona en la que vivía hasta antes de su acusación descubrió que "no tengo nada, me quedé sin nada por que no tenía ni donde ir a dormir". Según se ha enterado, las hermanas llevaron unos camiones para sacar las herramientas con los que funcionaba la panadería que tenía. 

El 18 de julio, López regresó al  Centro Judicial "Isidro Menéndez" pero ahora como víctima ya que solicitaba ayuda porque su excompañera de vida se llevó todas sus pertenencias. Ahora pretende poner una denuncia en contra de las mujeres que lo acusaron de la violación.

Comentarios