• Diario Digital | Sábado, 23 de Junio de 2018
  • Actualizado 17:52

Sucesos - LA LIBERTAD

Empresario Eduardo Kriete choca otro Ferrari, esta vez en la carretera hacia Santa Tecla

La Policía de Tránsito de La Libertad confirmó que el conductor del vehículo deportivo marca Ferrari, con placas de Guatemala, era Eduardo Antonio Kriete Ávila.

Foto cortesía Televisión Usuluteca
Foto cortesía Televisión Usuluteca
Empresario Eduardo Kriete choca otro Ferrari, esta vez en la carretera hacia Santa Tecla

Un vehículo deportivo marca Ferrari chocó esta madrugada en el kilometro 9 1/2 de la carretera Panamericana, en el municipio de Santa Tecla, La Libertad. El conductor fue identificado por la Policía como Eduardo Antonio Kriete Ávila, de 57 años.

Informes policiales detallan que el hecho ocurrió a las 1:30 de la madrugada del martes el el carril que de Santa Tecla conduce hacia San Salvador.

El Ferrari que el empresario chocó es color negro placas P 477FWW, de Guatemala.

La Policía manifestó que Kriete Ávila no resultó lesionado, solo fueron los daños materiales causados en el vehículo de gran valor económico.

Además, las autoridades policiales dijeron que el conductor no iba en estado de ebriedad y no llevaba acompañantes.

"Como la calle estaba despejada a esa hora, a lo mejor él trató de correr el vehículo y perdió el control, por lo que se fue a estrellar contra una valla publicitaria", sostuvo un agente policial. Según unas fotos divulgadas por Televisión Usuluteca, el choque fue contra unos mupis que se encuentran en el arriate central.

Ferrari es una marca de vehículos deportivos de origen italiano y dependiendo de los modelos, estos tienen un precio en el mercado europeo de 226,800 euros, que son aproximadamente 257,000 dólares.

Es el segundo caso

En febrero de 2014, los salvadoreños se despertaron con una información que despertó interés y morbo en un país donde los carros de lujo no son comunes. 

El día 18 de ese mes, un carro marca Ferrari se estrelló en el redondel Masferrer, en la colonia Escalón. El hecho estuvo rodeado de sigilo y se llegó a especular que el conductor era el entonces presidente de El Salvador, Mauricio Funes Cartagena, ahora asilado en Nicaragua.

Los rumores fueron más fuertes porque, casualmente, Funes reveló que tenía problemas para caminar por una dolencia en la cadera; la versión oficial fue que se cayó cuando intentaba amarrarse los zapatos.

Posteriormente y tras abrirse una investigación por el accidente, la Fiscalía recibió una carta del empresario Eduardo Antonio Kriete Ávila en la que se hacía responsable de ir conduciendo el vehículo accidentado. En esa ocasión iban dos personas en el auto.

Comentarios