• Diario Digital | Martes, 20 de Febrero de 2018
  • Actualizado 07:57

Sucesos - SIN RESOLVER

Graciela Ramírez, la mujer apuñalada que fue víctima de violencia y abandono desde los 15 años

Tomar la justicia por sus propias manos fue el consejo que le dieron miembros de la Policía Nacional Civil cuando ella buscó ayuda. El Instituto de Medicina Legal reportó que en el 2017 se registraron 468 feminicidios.

La joven fue enterrada este 14 de febrero en medio de la consternación de su familia.
La joven fue enterrada este 14 de febrero en medio de la consternación de su familia.
Graciela Ramírez, la mujer apuñalada que fue víctima de violencia y abandono desde los 15 años

“Esto no para. Se habla mucho de la violencia contra la mujer pero cuando alguien busca ayuda no hay eco”, esa es la queja pausada de la mamá de Graciela Ramírez, la mujer de 22 años que fue apuñalada en la populosa colonia Zacamil el pasado 13 de febrero.

La familia está consternada, aún no creen que Graciela con tan pocos años haya sido asesinada con ese nivel de barbarie y haya terminado así una vida que en los últimos años fue muy difícil para su hija.

Con tan solo 15 años de edad, Graciela conoció a un hombre con quien procreó una hija. El sujeto, a quien no se identificó, sabía que ella era menor de edad, apenas asistía a noveno grado, pero aun así logró convencerla de llevar una relación. “Al año y medio lo conoció la familia”, dijo la hermana de Graciela y aseguró que era un hombre muy hermético con su vida.

Las relaciones de un menor de edad con una persona adulta se ven como algo normalizado dentro de la sociedad salvadoreña, sin embargo, esto puede ser penado hasta con 10 años de cárcel. En el caso de Graciela además está el agravante de la violencia intrafamiliar de la que fue víctima desde es corta edad.

Casi susurrando y con un tono triste la hermana dijo: “Él le pegaba, la golpeaba y de repente andaba con moretones. Era un hombre muy violento…”.

La violencia dentro de la relación era evidente, él la amenazaba constantemente con quitarle a la niña si ella decidía denunciarlo ante las autoridades, recuerda la familia. Un día, sin pensarlo tanto, tomó la iniciativa de hacer visible los golpes y el calvario de agresiones contra ella.

La mamá de Graciela señaló que una vez buscando ayuda para su situación acudió a la delegación y los policías le aconsejaron que mejor “tomara la justicia por propias sus manos.”. A pesar de esta respuesta, no dejó de seguir buscando ayuda.

Finalmente, su gritos de ayuda tuvo resultado: logró conseguir una orden de alejamiento hacia su agresor y la posibilidad de ser resguardada en una casa hogar de víctimas de violencia intrafamiliar.

Pese a las medidas contra él, el hombre siguió insistiendo sobre el paradero de ella. Al no saber de Graciela decidió buscar al resto de su familia. Incluso se atrevió a llegar a la casa de la mamá y la amenazó. "Usted me tiene que decir dónde está Graciela", le exigía. Por temor a represalias la mamá de Graciela nunca denunció las amenazas.

Un nuevo futuro

Con el tiempo, la joven decidió, junto a su familia, huir hacia Mejicanos “mientras se calmaban las cosas” donde vivieron hasta agosto del 2017. “Y así fue, ya nunca volvimos a saber de él y pudimos volver a nuestra casa”, dijo la madre.  

Recuperada de su pasado, Graciela conoció a Héctor Turcios, un joven que trabaja en una bodega de repuestos en San Salvador. “A ella la consentí tanto, me enseñaron a cuidar a una mujer.” dice con tono cortado, mientras se encuentra a pocos metros del cuerpo de su exmujer.

Todas las hipótesis sobre su posible asesinato recaen sobre él por la proximidad del hallazgo. La PNC montó un operativo para encontrar e interrogar a Héctor.

Llegaron a su casa y preguntaron por él y dijeron que estaba en su trabajo. “Llegaron como que iban a traer a uno de los 100 más buscados”, dice con cierto sarcasmo. “Graciela está muerta. Todo lo acusa a usted”, fueron las palabras de un agente policial al encarar a Héctor.

Cuando lo interrogaron él aseguró que Graciela no había llegado la noche del lunes, un día después de que ella decidiera terminar la relación amorosa con Héctor. A la mañana siguiente fue encontrada muerta a las cercanías de la casa donde ambos vivieron.

“Sí, teníamos problemas por los celos de ella, problemas de pareja”, dice Héctor. Así también señala que nunca la agredió físicamente.

Las hipótesis sobre su muerte

Son varias las hipótesis que surgen tras la muerte de Graciela. La familia aseguró que puede ser el regreso de su anterior pareja y padre de su hija para tomar represalias contra ella.

Sin embargo, la policía tiene como principal sospechoso a Héctor al ser una persona cercana, pero él se defiende y aseguró que por trabajar en un bar nocturno pudo causarle problemas que la llevaron a la muerte

Vecinos aseguran que la noche del lunes escucharon gritos de una mujer y dieron aviso a la PNC que llegó a los minutos. Sin embargo, no encontraron nada en el lugar. Fue hasta las 6:45 de la mañana del martes que encontraron su cuerpo muerto, tirado boca abajo, semidesnudo y con varias apuñaladas. Junto al cadáver: una cartera pequeña con un número de teléfono y 55 centavos.

El crimen de Graciela sigue siendo un misterio. Por ahora las autoridades no reportan ninguna captura ni una línea de investigación clara de la Fiscalía, puesto que incluso Héctor aseguró que aún no ha sido interrogado. Mientras tanto, el caso viene a sumarse a varios feminicidios ocurridos este año.

El Instituto de Medicina Legal reportó 468 feminicidios en 2017. El 45% de las mujeres asesinadas son mujeres menores de 29 años y 16 casos de menores de 15 años. Comparando con el 2016 se dieron 481, una diferencia de 52 asesinatos.

Comentarios