• Diario Digital | Domingo, 28 de Mayo de 2017
  • Actualizado 08:48

Sucesos - CONDENADOS

Madre de una niña de 13 años la dejaba sin comer y permitió que abusaran sexualmente de ella

El compañero de vida de la abuela de la menor tocó inapropiadamente a la menor en dos ocasiones. La niña se había quedado con su mamá, pero ella le pidió que “no dijera nada a nadie”.

Imagen referencia
Imagen referencia
Madre de una niña de 13 años la dejaba sin comer y permitió que abusaran sexualmente de ella

Una niña de 13 años fue abusada sexualmente por el compañero de vida de su abuela y cuando esta corrió donde su madre a decirle que el sujeto la había tocado, la madre le advirtió que no le dijera nada a nadie.

Los hechos ocurrieron entre agosto y octubre de 2015, cuando la menor dejó la casa de su padre y se quedó por cinco meses donde su madre. En esa casa, también vivían algunos tíos de la menor, su abuela y el compañero de vida de ella.

La menor recuerda que la primera ocasión que el señor la tocó fue cuando regresaban de dejar a su hermana y a una prima del colegio. Venían juntos en el carro y él le tocó las piernas. La menor le contó a su mamá, pero esta no le hizo caso.

La segunda vez, ocurrió la noche del 10 de octubre del mismo año. Ambos habían salido a comprar pupusas y cuando ya regresaban a la casa, el sujeto se acercó a la menor, la abrazo y le metió las manos bajo el vestido y le tocó los pechos.

La niña logró escaparse y se fue a la casa a decirle a la mamá. Sin embargo, la madre solo le advirtió que se callara y que no le dijera a nadie.

Los días pasaron y la menor denuncia que su mamá, durante esos cinco meses que vivió con ella, la dejaba sin comer, sin estudiar y además la maltrataba verbalmente. “Había días que no comía nada, otros lograba comprar una cora de pan y eso comía”, contó la menor, quien ahora tiene 15 años de edad.

También, recordó que a veces una tía le daba de comer, cuando ella le ayudaba a hacer pan, pero de lo contrario la madre nunca le daba nada.

Cuando la menor se cansó de esta situación, le llamó a su padre para que la fuera a recoger. Su padre, al conocer los hechos, no vaciló en poner una denuncia en contra del compañero de vida de la abuela y de la madre.

Por esa razón, a  Roberto Eugenio Torres se le acusó de agresión sexual en menor y a la madre Karina V. se le acusó de abandono y maltrato infantil.

El juez del Tribunal Cuarto de Sentencia de San Salvador, quien conoció el caso, encontró culpable a Torres del delito de agresión sexual y lo condenó a ocho años de prisión.

Por otro lado, a la madre la absolvió del delito de abandono, pero la encontró culpable de maltrato infantil, no solo por no haber sufragado sus necesidades como la alimentación, pues el juez explicó que es, sobre todo, por haber puesto en peligro a la menor, por no haber hecho nada, tras conocer que había sido víctima de una agresión sexual.

 

Comentarios