• Diario Digital | Martes, 26 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 13:51

Sucesos - LO CONDENARON A 25 AÑOS DE PRISIÓN

Pandillero que se entregó a la Policía con intermediación de un pastor mató a un adolescente después de un culto

El condenado es el mismo delincuente que se entregó tras un largo tiroteo en un cerro en Ayutuxtepeque. En esa ocasión le pidió perdón a su madre "disculpame por meterme en tanto desvergue", le dijo.

José Alberto Marroquín Laínez, alias “El Chipilín”.
José Alberto Marroquín Laínez, alias “El Chipilín”.
Pandillero que se entregó a la Policía con intermediación de un pastor mató a un adolescente después de un culto

A Edgardo Flores, de 17 años, lo mataron la noche del 10 de junio de 2015. Acaba de terminar un culto que hacían todos los miércoles en su casa y los asistentes se habían quedado a ordenar las sillas que estaban en el patio. En ese momento, cinco hombres armados irrumpieron el lugar. Todó quedo en silencio.

- ¿Quién es Edgardo?, gritó uno de los hombres armados. Ante la falta de respuesta, el tono fue subiendo. Si no dicen quién es Edgardo, aquí los mato a todos.

- ¿Quién es Edgardo?, insistió.

- Yo soy, respondió el joven panadero.

No hubo una palabra más, los sujetos le dispararon una vez, dos veces, siete veces.

Ahí quedó tendido el cuerpo, mientras los cinco sujetos huyeron por un pasaje aledaño hasta llegar a un río que cruza la colonia Istmania de Ciudad Delgado.

Uno de los asistentes al culto reconoció a cuatro de los hechores, por lo que su testimonio fue clave en el caso Al único que no reconoció fue al que disparó junto a José Alberto Marroquín Laínez, alias “Chipilín”.

Los otros los identificó con los alias “El Panza”, “Miguelito” y “Ñaña”, todos miembros de la pandilla 18, que opera en la zona conocida como Plan de Mariona, en colonia Itsmania.

Un pastor evangélico fue clave para capturar al "Chipilín"

Por este crimen, José Alberto Marroquín Laínez enfrentó la vista pública este 25 de abril, luego de casi un año y medio de su captura; ahí fue condenado a 25 años de cárcel.

Marroquín Laínez adquirió notoriedad luego de que se entregara a la Policía al verse acorralado tras un enfrentamiento que duró más de 10 horas en el cerro El Carmen de Ayutuxtepeque. Hasta ahí había llegado junto a otros criminales tras haber cometido otro asesinato.

En aquel momento, un pastor evangélico intercedió para que el sujeto se entregara a las autoridades sin ser dañado; en el expediente judicial no se aclaró si se trata de un religioso de la misma iglesia donde se congregaba la víctima.

Era el 27 de octubre de 2015 y el procedimiento policial digno de una película copó la atención en los medios de comunicación ese día domingo.

La captura se dio luego de una llamada telefónica entre el pastor que fue captada por la periodista Roxana Ruiz y que transcribimos a continuación:

- Oime, papito lindo, no te preocupés. El Señor está hablando por ti en este momento, Él te va a guardar la vida; solo quiero que te entregues, si estás armado, salí sin armas, dijo el religioso.

- Me van a matar, ahorita que ya saben que estoy aquí adentro, respondió el delincuente.

Posteriormente se dirigió a su madre: "Ya estuvo, ya voy a salir de esto, madre. Disculpame, mamá, por meterme en tanto desvergue".

 

Al momento de la detención, en la zona se encontraron cuatro armas largas un fusil M-16 y tres AK 47, además de una pistola 9 milímetros con la que se había enfrentado a policías.

Una vez fue capturado se descubrió que sobre él existían al menos cinco órdenes de captura, tres por homicidio agravado (una de estas por el caso de Edgardo), una por disparos y la última por agrupaciones ilícitas, por la que ya ha sido condenado a cinco años. 

El Tribunal Primero de Sentencia de San Salvador lo encontró culpable por el homicidio de Edgardo y lo condenó a 25 años. Sin embargo, este sujeto quien se ha identificado como cabecilla de la pandilla en la zona de Cuscatancingo y Ciudad Delgado, aún deberá responder por los otros crímenes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios