• Diario Digital | Martes, 23 de Mayo de 2017
  • Actualizado 04:56

Sucesos - SUSPENSIÓN CONDICIONAL DE LA PENA

Presidente del INDES deberá pagar $2,000 y reinstalar a club de natación que desalojó del “Mágico” González

El club de natación Pez Sierra demandó al INDES luego que en mayo de 2015 decidiera suspender su funcionamiento de las piscinas del estadio "Mágico" González y desalojar de manera inadecuada una oficina asignada al club.

Jorge Quezada, presidente del INDES.
Jorge Quezada, presidente del INDES.
Presidente del INDES deberá pagar $2,000 y reinstalar a club de natación que desalojó del “Mágico” González

El presidente del Instituto Nacional de los Deportes (INDES), Jorge Quezada, fue condenado a pagar $2,000 en concepto de indemnización y a reinstalar al club de natación Pez Sierra que fue desalojado de manera inadecuada en mayo de 2015 de las instalaciones de las piscinas del Estadio Mágico González.

El juez del Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador dio el aval para que tanto Quezada como Martín Sierra, representante del club de natación, acordaran una suspensión condicional de la pena, luego de que llegaran al acuerdo que el funcionario reinstalara al club de natación en el estadio.

Así, Pez Sierra suscribirá un contrato de un año con el INDES en el que se le asignarán dos carriles de la piscina olímpica para dar sus clases de natación privada de 1 a 7 de la noche. Además, el INDES tendrá que destinarle un espacio físico para las oficinas administrativas y otro para un pequeño gimnasio.

Debido a que cuando el INDES quitó los permisos a 12 escuelas que ahí operaban, en mayo de 2015, también desalojó de manera inadecuada a Pez Sierra, ahora deberá pagar $2,000 en concepto de indemnización.

Quezada llegó a los tribunales esta mañana y dijo a la prensa que estaba dispuesto a llegar a un acuerdo con el club, pero no a pagar los $30,000 que Pez Sierra había estimado en concepto de daños por haber sido desalojados de manera inadecuada.

Por esa razón, el funcionario –como titular del INDES- fue demandado por Sierra por el delito de ejercicio violento del derecho y desalojo se esgrimió en los tribunales. Sin embargo, por un acuerdo de las partes, ya no se llevó a cabo la audiencia, sino que se buscó un procedimiento más expedito y dar la suspensión condicional.

En este sentido, a Quezada también se le impusieron reglas de conducta por un año, en la que no podrá acerarse a Sierra, así como no podrá realizar ninguna actividad para intentar el desalojo.

 

Comentarios