• Diario Digital | Sábado, 10 de Diciembre de 2016
  • Actualizado 06:38

Sucesos - LA IMPUTADA FUE ABSUELTA DE CARGOS

Usurera que acusó falsamente de estafa a mujer que ya le había pagado será perseguida por la ley

El caso de una mujer que fue acusada por una usurera de no haberle pagado dio un giro este martes: la supuesta estafadora resultó inocente, mientras que la prestamista se convirtió en imputada.

Fotografía de referencia
Fotografía de referencia
Usurera que acusó falsamente de estafa a mujer que ya le había pagado será perseguida por la ley

En un giro inesperado en tribunales, una mujer quien era la demandante en un caso, será perseguida por la ley, al comprobarse que mintió en su declaración, mientras la supuesta estafadora quedó sobreseída por falta de pruebas.

Marina Olga R., quien era acusada de estafa agravada en perjuicio de una prestamista, fue absuelta de cargos por el Juzgado Cuarto de Sentencia de San Salvador, luego de comprobarse que ya había cancelado la deuda desde hacía varios años.

En 2005, la acusada pidió a sus abogados ayudarle a obtener un préstamo debido a que enfrentaba serios problemas económicos. Sus abogados le indicaron que una mujer que se dedicaba a prestar dinero le podía facilitar cierta cantidad de dinero poniendo su vivienda, ubicada en la colonia Layco, como garantía.

Así, en julio de ese año, la usurera le prestó $6,500 los cuales debían ser cancelados en un plazo de seis meses, y como garantía los abogados le entregaron una copia de la escritura. Todo se realizó a través de los profesionales; es decir que las mujeres nunca se conocieron ni tuvieron algún tipo de contacto.

El 28 de julio de ese mismo año, Marina obtuvo un nuevo préstamo por $30,000 y pidió a sus abogados que saldaran la deuda con la prestamista; sin embargo el pasado mes de agosto fue detenida acusada por el delito de estafa agravada. Durante la vista pública la fiscalía solicitó una pena carcelaria en su contra, además del pago de los $6,500 en concepto de responsabilidad civil.

De acuerdo a la acusación fiscal, la imputada no canceló la deuda a la mujer que le prestó el dinero, quien intentó cobrarse con la vivienda; sin embargo, en el Centro Nacional de Registro le notificaron que la vivienda estaba hipotecada a nombre de otra persona.

Durante la audiencia, la acusada se declaró inocente de los cargos y aseguró que sólo unos días después que se realizó el desenvolso entregó un cheque de su cuenta del Banco Agrícola a sus abogados para que éstos pagaran los $6,500 a la prestamista.

A raíz de su declaración, la fiscalía presentó un oficio al Banco Agrícola para constatar su versión. El informe bancario reveló que dicha institución financiera giró un cheque a nombre de la prestamista en el que se constataba que el dinero había sido depositado en su cuenta personal del banco Cuscatlán en 2005.

"Se nos notificó que doña Marina había dado de su cuenta $6,500 los cuales le habían sido pagados por medio de compensación a otro banco donde la demandante manejaba cuenta", apuntó el fiscal del caso, quien tras el hallazgo, pidió que la mujer fuera sobreseída.

El juez del caso sobreseyó a la acusada, mientras que la Fiscalía investigará el caso y acusará a la prestamista por el delito de acusación calumniosa.

 

Comentarios