• Diario Digital | Domingo, 28 de Mayo de 2017
  • Actualizado 08:56

Sucesos - PRONTO IBA A CUMPLIR 66 AÑOS

¿Quién era Leonor Ramírez González, la mujer atropellada por una camioneta del Batallón Presidencial?

Leonor murió luego de ser atropellada por una camioneta de Casa Presidencial, cuando se dirigía a sacar el pasaporte para viajar con su hermana por su cumpleaños. 

 

La mujer vivió 25 años en Estados Unidos, pero debido a que su madre estuvo mal de salud regresó a El Salvador y se quedó.
La mujer vivió 25 años en Estados Unidos, pero debido a que su madre estuvo mal de salud regresó a El Salvador y se quedó.
¿Quién era Leonor Ramírez González, la mujer atropellada por una camioneta del Batallón Presidencial?

Leonor Ramírez González salió muy temprano de su casa ese martes 16 de mayo. Tenía que estar temprano en San Salvador, y desde la residencial Las Arboledas, camino a Santa Ana, hacía varias horas en bus si la agarraba la hora pico.

A Leonor le gustaba hacer los trámites bancarios y cualquier diligencia los martes, porque tenía la fiel creencia que los lunes se llenaba demasiado. Por eso salió ese día con la esperanza de volver rápido. Así, ese día dejó a su perro solo en casa y partió hacia San Salvador, sin imaginarse que sería la última vez que lo vería.

Tenía pensado ir a renovar su pasaporte, pues su hermana –que vive en Estados Unidos- le había prometido que para su cumpleaños la llevaría a Antigua Guatemala a vacacionar. También tenían pensado ir al lago de Coatepeque y hacer turismo interno.

Todo estaba planeado y debía apresurar los preparativos. Ella cumplía años el 20 de julio y por esas fechas su hermana ya estaría en El Salvador para consentirla y disfrutar juntas, ya que ninguna de las dos tiene más familia.

La guerra la expulsó de El Salvador

Leonor era la segunda hija de un matrimonio que dejó cuatro hijos en total. Cuando la Guerra Civil arreció en el país, la madre decidió mandarlos a todos a Estados Unidos; ella estuvo unos 25 años en el país del norte trabajando y ayudando a mantener a su madre, pero cuando esta se agravó de salud, decidió regresar para cuidarla.

Su madre murió, pero ella decidió quedarse en El Salvador, ya estaba muy casada para el ritmo de vida y trabajo de Estados Unidos, relató una familiar.

De sus cuatro hermanos, dos de ellos hicieron su camino y perdieron todo contacto, pero con su hermana menor lograron un lazo emocional muy grande, al grado que le ayudaba desde Estados Unidos para su manutención, hablaban por teléfono todos los días y cada año regresaba a El Salvador para visitarla y divertirse juntas como en los viejos tiempos.

Aunque Leonor era 13 años mayor que su hermana, era mucho menos inquieta que ella y siempre lo fue. Era una mujer muy tranquila y aunque no procreó hijos, tuvo un hombre muy importante en su vida que conoció cuando tenía 35 años y con el que vivió unos 11 años. Desde entonces, se mantuvo sola y más cercana a su mamá. Solo tenía un perro en casa, que era su fiel compañía.

Nunca se imaginó que al salir temprano ese martes de su casa y viajar tantos kilómetros solo servirían para morir luego de ser atropellada cuando se pasaba la calle por la alameda Juan Pablo II.

Ella iba seguido por esa zona, porque visitaba un banco por ese lugar, ya tenía su itinerario calcado, pero ese día una camioneta Prado verde, propiedad del Batallón Presidencial, evitó que completara su rutina, realizara sus trámites bancarios y renovara su pasaporte para ese tan esperado viaje de cumpleaños.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comentarios