• Diario Digital | Domingo, 20 de Agosto de 2017
  • Actualizado 19:03

Sucesos -

Gobierno cierra las puertas a una nueva tregua con criminales

El ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, y el vicepresidente Óscar Ortiz aseguraron que el actual gobierno no negociará con mareros y pandilleros, como se hizo en el pasado.

Ramírez Landaverde en homenaje a policías caídos. Foto: PNC
Ramírez Landaverde en homenaje a policías caídos. Foto: PNC
Gobierno cierra las puertas a una nueva tregua con criminales

El gobierno de Salvador Sánchez Cerén dio un portazo a la posibilidad de una nueva tregua con grupos criminales, como lo hicieran las autoridades de Seguridad en la administración de Mauricio Funes. El mensaje del vicepresidente Óscar Ortiz y del ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez, fue claro: No vamos a negociar con delincuentes.

La afirmación de los funcionarios llega apenas unas horas después que finalizara la audiencia en contra de 18 implicados en el cometimiento de diversos delitos que se habrían cometido en 2012, precisamente en el periodo en el que las autoridades de entonces ofrecieron beneficios a criminales a cambio que bajaran el número de homicidios.

"No hay ninguna posibilidad de trato con estos delincuentes por parte del Gobierno", advirtió Ortiz.

Mientras, Ramírez secundó: "Nunca vamos a negociar con los delincuentes, estamos con la población".

En 2012, las autoridades ofrecieron beneficios a los cabecillas de estas estructuras a cambio que redujeran el número de homicidios en el país. Sin embargo, la Fiscalía señaló que este proceso no hizo más que fortalecer estas estructuras, al punto que posterior a la finalización de ese pacto se disparó el índice de muertes violentas.

"La Policía vive momentos duros"

Ramírez advirtió también que "la Policía vive momentos duros" en referencia a los constantes ataques que son blanco sus efectivos.

Ayer fue asesinado un policía en Atiquizaya, Ahuachapán, que se convirtió en la víctima número 14 en la Corporación policial en lo que va del año. Además, varios familiares de agentes también han sido asesinados por su condición de parentezco con las autoridades. En el último año, 24 policías han sido asesinados.

En esta línea, el vicepresidente Óscar Ortiz expresó su pésame por las víctimas y dijo que "nuestro gobierno tiene el compromiso de apoyar el entorno de la Policía".

A los criminales les advirtió: "Vamos a buscarlos, no vamos a permitir la impunidad". En las últimas semanas, las autoridades han trasladado a regímenes de máxima seguridad a los atacantes de policías y soldados, aunque todavía hay muchos que no han sido capturados.

Las declaraciones fueron brindadas durante el evento de homenaje a los policías caídos en el cumplimiento de su deber, que se desarrolló en el Parque de la Familia, en Planes de Renderos.

Comentarios