• Diario Digital | Lunes, 20 de Agosto de 2018
  • Actualizado 19:23

Sucesos - CONSIDERADO HÉROE

Sargento de la DCI fue herido en casa de una mujer con la que tenía una relación y se sospecha que buscaba entregarlo a las pandillas

Después de ocurrido el hecho, la mujer huyó inmediatamente del lugar, pero se está investigando y se determinará si ella entregó al policía a los miembros de la estructura criminal.

El arma del sargento que no fue percutada quedó encima de la cama en la casa de la mujer con la que habría tenido una relación.
El arma del sargento que no fue percutada quedó encima de la cama en la casa de la mujer con la que habría tenido una relación.
Sargento de la DCI fue herido en casa de una mujer con la que tenía una relación y se sospecha que buscaba entregarlo a las pandillas

El sargento de la División Central de Investigaciones (DCI) Ezequiel G. fue herido de bala en la casa de mujer con la que supuestamente tenía una relación sentimental y se sospecha que ella podría haberlo entregado a los pandilleros que lo atacaron, de acuerdo a una fuente policial.

Eran aproximadamente las 1:05 de la tarde del lunes, cuando Ezequiel, de indicativo "Gazú", destacado en la Unidad de Delitos Relativos al Patrimonio de la DCI llegó en su vehículo a la casa de dicha mujer para que le reparara un celular en la colonia Altos de Nuevo Cuscatlán, frente a la casa comunal, en el departamento de La Libertad.

La hipótesis policial sostiene que en la zona, la cual es acechada por miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13); estos ya lo andaban "venadeando" para matarlo y al parecer ya existían amenazas.

La propietaria de la casa, con quien se presume tiene una relación, habría dejado la puerta principal abierta para que ingresaran los sujetos. Este simple hecho ha alertado a las autoridades, quienes sospechan que la mujer tenía planificado dejar la puerta abierta para que ellos entraran con facilidad y entregarlo a los pandilleros de la zona.

Ante esa situación, dos pandilleros de la MS entraron a la vivienda con escopeta en mano con la intención de liquidar al sargento.

Después de ocurrido el hecho, la mujer huyó inmediatamente del lugar, pero se está investigando y se determinará si ella entregó al policía a los miembros de la estructura criminal.

Usó la misma arma de los criminales para eliminarlos

También otra fuente policial detalló a El Salvador Times que el delincuente que portaba la escopeta hirió a Ezequiel de un disparo en el abdomen. Luego, el sargento herido se "jugó la vida" y se abalanzó sobre los dos pandilleros con la intención de arrebatarle a uno de ellos la escopeta con la que pretendían asesinarlo. 

Luego, tomó la escopeta y les asestó unos tiros a los dos pandilleros. Uno de ellos, quien portaba un gorro navarone, camisa manga larga y una calzoneta amarilla quedó tendido en una cama y el otro falleció dentro de un carro patrulla cuando era llevado a un hospital.

"Ni el arma pudo utilizar ya que él se 'jugó la vida' y les quitó la escopeta que portaban los pandilleros y con esa misma los mató, porque la pistola del sargento estaba en la cama y no estaba percutada (disparada), ya que no le dieron chance de que la tomara", sostuvo la fuente policial.

Esa misma fuente indica que el hecho fue un atentado directo y presume que los dos pandilleros ya sabían de que Ezequiel estaba allí, por lo que pretendían privarlo de libertad y llevarlo a otro lugar para matarlo.

Los pandilleros nunca se imaginaron que ellos serían las víctimas y que les iba a resultar un policía con buenos reflejos que lograría repeler el ataque.

Ante esa situación, la fuente cree que los dos pandilleros no estaban preparados ante la reacción del sargento y por lo tanto carecían de experiencia delictiva.

Con amplia experiencia y considerado héroe

La fuente policial consultada sostiene con toda autoridad que el sargento es un policía de experiencia y con amplia trayectoria en la corporación. Proviene de la extinta División de Investigación Criminal (DIC) y estuvo en las filas de la Guardia Nacional, según se conoció.

"Él es un buen policía, profesional, formal, responsable, serio, delicado y con mucha experiencia", aseguró la fuente.

Además, Ezequiel en sus tiempos libres se rebuscaba para lograr obtener ingresos extra y en sus días de licencia aprovechaba para reparar celulares arruinados de los mismos compañeros de las corporación y así obtener unos dólares más.

En un primer momento, se dijo que el sargento había fallecido, pero las autoridades policiales desmintieron su muerte y actualmente se encuentra grave de salud en un hospital debido a la herida que presenta en el abdomen, donde lucha por mantenerse con vida. 

Por haber realizado esa acción de eliminar a dos pandilleros y evitar que lo mataran, algunos policías y la población en general lo han calificado como un héroe y esperan pueda salir con vida tras el ataque. 

Comentarios