• Diario Digital | Martes, 26 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 08:28

Mas impuestos, ineptitud y corrupción del FMLN

 
Mas impuestos, ineptitud y corrupción del FMLN

Cuando un país se enfrenta a una crisis económica, de deuda, donde lo que ingresa no compensa lo que sale, surgen soluciones como subir la presión fiscal que demostrado está no ayuda a que la economía levante cabeza, por lo que aparecen propuestas menos ortodoxas como disminuir los impuestos o disminuir el gasto público, o hasta los dos.

Tenemos el peor gobierno de la historia reciente; un gobierno populista fracasado, que despilfarra y gasta en salarios de sus militantes que están abarrotando las instituciones sin ser idóneos y necesarios, con funcionarios ineptos que ganan lo que jamás podrían ganar por sus reales capacidades. Hemos visto como nos engañan desde la manipulación de cifras en el BCR, SSF, CNR, CEL, MH, etc. Nos engañan hasta en la muerte de un hipopótamo para encubrir la negligencia criminal de sus militantes partidarios. Nos engañan con mentiras y falsas promesas, para poder apropiarse de los fondos de nuestras pensiones. Estamos llegando a que El salvador esté al borde de la ruina, por el impago, pero siguen celebrando sus festivales mentirosos del “Buen Vivir” que solo ellos se dan con sus enormes e injustos salarios, pues no los merecen por sus capacidades mediocres y deficientes. Basta oír cómo se expresan para darse cuenta que no cuentan con instrucción notoria. Tenemos un “maestro de niños pequeños” con diploma regalado de dedo, que nunca ejerció y que demuestra que ni siquiera se sabe la letra del Himno Nacional o las tablas de multiplicar, pero que ha sido un asesino de miles de sus mismas bases y de otros miles inocentes, todo declarado por el mismo y plasmado en un libro revelador “Grandeza y miseria en una guerrilla” de Marvin Galeas (escritor y ex guerrillero salvadoreño).

Si vemos hacia el norte, vemos como un presidente que dijo la verdad en su campaña, llega al poder y comienza a cumplir sus promesas, sorprendiendo a todos. Con un discurso optimista y motivador y con medidas inteligentes y honestas, de cara al pueblo; ya ha logrado reducir en su primer mes de mandato, la deuda externa en doce mil billones de US dólares. Como negociador excelente ha logrado acuerdo de reducción de precios importantísimos con empresas aeronáuticas, de automóviles y farmacéuticas entre otras.

El índice Dow Jones (Índices bursátiles de la actividad económica, que indican el estado del mercado de empresas y valores) ha sobrepasado los límites superiores, como nunca antes y la economía ha mejorado por la confianza que el Presidente Donald Trump genera. Mientras en El Salvador, sucede todo lo contrario, la empresa privada desconfía del gobierno, que la trata como enemigo, sobrecargándola con impuestos que sirven solo para acrecentar el despilfarro, y corrupción de los funcionarios de este gobierno, los cuales se ocultan en el poder para no ser investigados y encarcelados aún. Pero un cambio se avecina, pues los periodos electorales están a la vuelta y la oportunidad para que llegue un gobierno más parecido al de los Estados Unidos, que de verdad recupere a El Salvador, como la ha hizo ARENA después de la guerra de guerrillas del FMLN; que nos dejó endeudados por todos los daños a la economía; nos costó 25 años de buen gobierno recuperarnos a como estábamos antes de la guerra, es decir que llevamos un atraso de 40 años, pero en solo dos periodos del FMLN hemos retrocedido otros 40 años, es lamentable que aún existan personas que no sean capaces de razonar y les sigan dado su voto a estos corruptos e incompetentes, convirtiéndose en cómplices necesarios de ellos.

De este gobierno primero esperamos que reduzca los más de cincuenta mil ineptos militantes que están ocupando plazas desde 2009. Que luego elimine todos los viajes, lujos y fiestas que se dan sus funcionarios, solo allí hay capacidad para ahorrar dos mil quinientos millones de dólares. Que comience a pagar la deuda con los fondos de pensiones a tasas iguales a las que paga por préstamos en el extranjero, que no haga más préstamos a los fondos y que se investigue y juzgue a sus funcionarios que se han enriquecido ilícitamente (en realidad todos).

Que coloquen personas capaces y honestas en puestos claves y que olviden su discurso populista y comunista, empezado por hablar bien desechando el lenguaje de género de los izquierdistas ignorantes. Que incentiven a la empresa privada y no la vean como enemigo, pues solo la empresa privada produce. Que no nos obliguen a invocar el Art.87 de la Constitución Salvadoreña.

Art. 87.- Se reconoce el derecho del pueblo a la insurrección, para el solo objeto de restablecer el orden constitucional alterado por la transgresión de las normas relativas a la forma de gobierno o al sistema político establecidos, o por graves violaciones a los derechos consagrados en esta Constitución.

El ejercicio de este derecho no producirá la abrogación ni la reforma de esta Constitución, y se limitará a separar en cuanto sea necesario a los funcionarios transgresores, reemplazándolos de manera transitoria hasta que sean sustituidos en la forma establecida por esta Constitución.

Las atribuciones y competencias que corresponden a los órganos fundamentales establecidos por esta Constitución, no podrán ser ejercidos en ningún caso por una misma persona o por una sola institución.