• Diario Digital | Martes, 21 de Febrero de 2017
  • Actualizado 10:43

Foro de Sao Paulo en El Salvador ¿Para qué?

La izquierda no ha logrado que ARENA entienda que ser de izquierda es legítimo y que posee en su discurso una gran contradicción: se dicen liberales pero actúan como conservadores.    

Foro de Sao Paulo en El Salvador ¿Para qué?

El tiempo no existe. Nos sirve para medir cambios. Entonces ¿si no hay cambios no hay tiempo? Y ¿si no hay cambios no hay nada?

26 años después y por tercera vez regresa a San Salvador el Foro de las izquierdas latinoamericanas, africanas y movimientos de masas que protestaban y buscaban alternativas contra el consenso de Washington. 

Ha pasado el tiempo cosas han cambiado. No existirán más dictaduras militares en el continente aunque nada garantiza que no habrán golpes de Estado; izquierdas ganan, (Chile, Uruguay) pierden (Venezuela, Brasil, México) y hacen fraude electoral (Nicaragua). 

Hay distintas clases de izquierdas: inteligentes como la uruguaya, cubana; con corruptos como la nicaragüense, boliviana, brasileña; conservadoras como la ecuatoriana, salvadoreña, venezolana; inútiles como la mexicana, colombiana paraguaya, guatemalteca; que deberán someterse a esa crítica y autocrítica que dice que una filosofía que no transforma no sirve.

Destaca y puede celebrar el Foro, la aparición del socialismo en Estados Unidos con Bernie Sanders y, que escrito sea de paso, es una lástima que no haya sido gestionada su asistencia a San Salvador.

II

¿Sirve de algo que la izquierda se reúna, si han tenido hegemonía por años en Latinoamérica? 

A corto plazo el Foro llega desgastado luego de 1990 donde las aspiraciones de justicia, igualdad, fraternidad y libertad no han avanzado lo suficiente en relación a la rapidez con que convence la publicidad de la democracia de mercado. 

El caso salvadoreño, el FMLN tiene discurso pero no tiene proyecto. ¿Ha cambiado el modelo productivo? No, ni siquiera se ha iniciado la transición de economía de mercado a una sociedad de mercado como dijo en su momento Rafael Correa. No solo basta desprestigiar el neo liberalismo sino ser capaces de implementar lo alternativo.

¿Cambio cultural? El FMLN tiene que explicar porque gana con un discurso de izquierda pero gobierna como la derecha. Están de paso, deben legislar pensando que serán oposición no que serán siempre gobierno y desde allí podrán ejercer controlaría a la derecha y viceversa.

Reformar el Estado, que tiene que ver con ganar elecciones legislativas se ha tornado imposible. A simple vuelo de pájaro se puede inferir que no han logrado vencer el miedo de la población a dejarles el control del legislativo que les llevaría a tener mayor influencia sobre la CSJ. Esto hay que aspirarlo sin vergüenzas después de todo ya lo logra la derecha muchas veces para instalar el otro modelo.

Las últimas elecciones fueron una derrota. Solo quedo un partido de izquierda en El Salvador, esto desde todo ángulo es malo debido a la sopa de letras que es frecuentemente la izquierda y por otro lado alimenta la polarización; que si bien no es culpa del FMLN, le trae réditos electorales al orillarnos a los ciudadanos a elegir entre dos polos que terminan pareciéndose. 

Sus derrotas se deben a la dependencia de sus líderes, que para el caso de la izquierda se hacen viejos rápidamente y su militancia no lo nota. Son esas mentalidades conservadoras que solo se atreven a reformar y jamás cambiar. 

¿Difícil gobernar? Ahora con leyes de transparencia, acceso a información, ética, finanzas de partidos políticos. Desde luego pero difícil es el día a día de los pobres en Latinoamérica y hay que lidiar con eso.

El Foro llega en momentos en que pobres y ricos aumentan en El Salvador. Si, de 2 millones de pobres ahora hay 300,000 más y de 150 más ricos que había en 2015 hoy son 160.

El FMLN ha caído en la política del paliativo para enfrentar la desigualdad pero nada hace para sacar de la pobreza a esa cantidad enorme, para nuestro territorio, de pobres. 

Mi versión, de la popular expresión de 1992 en la campaña Clinton-Bush podría ser: es la población, estúpidos. 

Ya lo dijo de forma muy sincera el presidente de la ASI Javier Simán, al sostener que el salario mínimo en El Salvador está relacionado con el bajo nivel académico o técnico de los trabajadores. 

Y es cierto. Nuestro sistema educativo primario, básico, bachillerato, universitario la derecha lo mercantilizó. El alumno no es tal, es cliente y, en la idea de la cosificación de todo el cliente siempre tendrá razón y si paga pues, debe aprobar.

No se puede educar a una masa ansiosa y pobre no solo material sino espiritualmente que la derecha heredó. Se necesita una política demográfica que la izquierda salvadoreña no se atreve a impulsar, porque es pecado.

Corolario

La reunión de una centena de delegaciones de izquierda en El Salvador —decía en 1996 y 2007 ARENA— era señal del sistema de libertad irrestricta que vivía el país luego de 1992. Ahora señala la llegada del Foro como una afrenta moral en donde dicen sentirse insultados por parte del FMLN quienes los acusan de ser una oposición intransigente. 

Eso motivó no apoyar la aprobación del préstamo de 1,200 millones que servirá para pagar deuda que ARENA adquirió cuando fue gobierno.

Allí también falla la izquierda en educar a la derecha salvadoreña. No ha logrado que entienda que ser de izquierda es legítimo y que posee en su discurso una gran contradicción: se dicen liberales pero actúan como conservadores.    

El Sol tarda 250 millones de años en tiempo galáctico en dar cuatro vueltas a la galaxia. Uno de los errores de la izquierda es que se toma su tiempo para discutir sus modelos otro para ganar el poder y más en implementarlos.

Eso estaría bien si fuésemos una civilización de filósofos – que sería estupendo- pero no lo somos, entonces, los tiempos que la izquierda tiene que entender que operan son humanos no galácticos si desean a largo plazo ser una ideología útil.