• Diario Digital | Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 22:56

Al mundial no vamos y al presidente de México lo respetamos

Al mundial no vamos y al presidente de México lo respetamos

Siendo candidato a presidente de la república, Enrique Peña Nieto fue invitado a la feria del libro en Guadalajara, allí al igual que a cualquier miss universo le preguntaron: ¿Cuáles habían sido los libros que lo influenciaron? Él desde luego como ordena la norma de los usos política dijo que la Biblia, y a la vez aclaró, que no la leyó toda (no fuera a ser que le preguntaran dónde habían sido las plagas de Egipto y respondiera que en Israel) y que el texto sagrado lo influenció en su adolescencia.

Acto seguido también mencionó la Silla del Águila de (Enrique) Krause. Es casi seguro que Krause cuando oyó eso debió haber pensado ¿Y cuando escribí yo ese libro? Porque el libro lo escribió Carlos Fuentes.

Después se enredó con el título del tercer libro que estaba leyendo en ese momento pero que no recordaba cómo se llamaba y menos quién lo había escrito. Pero que se trataba de las mentiras del libro de otro libro.

II

Mucho se ha pretendido establecer —después de que el alcalde de San Salvador dijo en un mitin que Enrique Peña Nieto, presidente de México era un imbécil— que no es propio de las normas diplomáticas entre países vecinos insultarse.

Sectores que justificaron a Trump argumentando que: no lo dijo en público sino en privado, que se había disculpado (cosa que nunca hizo); que no fue lo que entendimos lo que quiso decirnos cuando nos llamó país de mierda ahora sin ruborizarse pretenden propagar la falacia de la pista falsa que un político que insulta a un mandatario de un país amigo no puede ser presidente de El Salvador.

Esta fake news eliminará -suponen- la verdadera intención de Nayib Bukele que era hacer un símil entre Enrique Peña Nieto (un presidente impopular en México) y Carlos Calleja. La reacción a esa comparación delata el lado flaco del futuro candidato arenero y que bien podría ser el caballito de batalla de Nuevas Ideas en la campaña electoral.

III

Si usted está interesado en entender la estrategia de traernos a cuenta al presidente mexicano en la campaña electoral salvadoreña recomiendo el filme: La Dictadura Perfecta de Luis Estrada, cineasta mexicano que con magistral ironía y comicidad nos devela como en una trama corrupta TELEVISA preparó el enlatado Enrique Peña Nieto, que incluyó una boda de telenovela con una actriz popular, la gaviota, para hacerlo presidente.

No debería de ser motivo de indignación para nadie lo dicho por Bukele ya que en cada campaña decidimos que algún país amigo de mi enemigo es también mi enemigo.

Y desde luego llamar imbécil a Peña Nieto, nuégado a Sánchez Cerén o gorila con fusil a Hugo Chávez se enmarca dentro de lo que se denomina sabiduría popular y todo político está vacunado contra eso. A menos claro que las chifletas sean solo potestad de la derecha.

IV

¿Cómo entender el comunicado de la Secretaría de Exteriores Mexicana? más pareciera un favor entre gobiernos en franca decadencia. Desde luego no sería la primera vez que nuestro hermano mayor (México) interviene en nuestra política nacional.

No solo se trata de la anexión de Centroamérica que hiciera México en siglo 19, menos de la invasión de sus carteles de la droga en siglo 21.

La derecha que ahora crítica a Nayib Bukele por haber hecho notar en El Salvador una realidad habitual en México olvidan los insultos a ese mismo país y a la misma institución presidencial cuando en 1981 José López Portillo presidente de México junto a François Mitterrand de Francia reconocieron a la guerrilla del FDR-FMLN como fuerza beligerante y legitima de El Salvador.

¿Imagina el lector la tinta que corrió en la gran prensa nacional contra México y Francia? Si hasta se dijo que la eliminación de México para España 82 era una muestra de aquel error de su gobierno.

Corolario:

La victoria electoral del 4 de marzo de ARENA les está haciendo pensar a sus tanques de pensamiento y focos grupo que quizá no sea necesario ser creativos para derrotar a Nayib Bukele.

Error. Ni ningunearlo, ignorarlo o darle volumen a sus «errores» para aminorar las flaquezas del candidato Calleja hará que la gente deje de votar por Bukele.

La estrategia debiera ser que más gente decida mejor votar por Calleja o ARENA.

Molesta más a los mexicanos que nuestra barra futbolera no deje dormir al TRI cuando viene a El Salvador a jugar que llamarle imbécil a su presidente, que sabiendo los mexicanos que lo es, se apenan, al darse cuenta que hasta nosotros lo notamos.

Y por último, si alguna duda cabe sobre los abusos de lapsus linguae que ha tenido en su sexenio Peña Nieto les dejo este video (made in México) titulado: El top 22 de las pendejadas de Peña Nieto. (Solo en su primer año).