• Diario Digital | Miércoles, 23 de Mayo de 2018
  • Actualizado 06:59

Cómo conocí el funcionamiento de la política sueca

Cómo conocí el funcionamiento de la política sueca

Iríamos a visitar el parlamento sueco, en Estocolmo, en la ruta, Ludvika está a 210 km, así que mejor nos levantamos temprano. Éramos alrededor de 90  alumnos, iríamos desde La Brunnsviks Folkhögskolan –La Escuela Superior Popular de Brunnsvik- íbamos en dos confortables autobuses. Me acuerdo que en la escuela superior popular, nos reunieron para explicarnos lo que tendríamos en la agenda en el parlamento, La futura Ministra Social, Ingela Thalén, nos recibió en el parlamento sueco, a la 10.00 am en punto, en ese entonces la señora Thalén era miembro del Parlamento sueco, quien nos describió totalmente la forma sueca de vivienda de los parlamentarios, era el verano del año de 1991.

Yo esperaba ver los lujos y excesos de los diputados, congresistas o parlamentarios, por lo que veía en El Salvador, pero me dejó sorprendido que en un pequeño espacio de vivienda y, más aún, tuviesen que lavar su ropa –aún no estaba acostumbrado- a la forma de vivir de los parlamentarios suecos, los que no eran originarios de Estocolmo, era pasmosa la forma sobria y humilde de estos hombres y mujeres, no tenían automóviles de servicio y -lo que más me causó asombro- no tenían ningún guardaespaldas, ni siquiera el presidente del parlamento.

No iban al extranjero, tenían un par de secretarias para todo el grupo y no tenían ningún asesor, léase bien, ningún asesor. ¿Por qué van a tener asesores?  “Ellos deben de conocer el trabajo al que se van a dedicar cuando son elegidos”, nos dijo Ingela Thalén en el parlamento, entonces ya sabe lo que les toca, nada de lujos, nada de excesos y nada de nada.

Cuando veo a Norman Quijano tratando de convencer a la gente la “necesidad” de un nuevo edificio para La Asamblea, no me da sino repulsión, y a todo lo que él hace, quiso ser presidente de El Salvador y no pudo, de la alcaldía lo sacó Nayib Bukele y entonces “su partido” lo nombra “presidente”, ese no me parece que lo ha elegido el pueblo, y más aún, queriéndonos convencer que hay “necesidad” de edificio para La Asamblea.

Del edificio para el Hospital Rosales, necesidad de los salvadoreños de a pie, no dice mucho ese horripilante ser que es Norman Quijano, se han opuesto a eso por ser este el mayor contrincante que tienen los Hospitales “Privados”, mientras más viejo y derruido, mejor para los hospitales y clínicas privados, les aconsejo vengan a Suecia y miren el servicio hospitalario sueco, es de lo mejor en Suecia. Y en el mundo.

Este país al parecer no está en la agenda de viajes de los señores y señoras diputados y diputadas, solamente países que no tienen el sistema de gobierno sueco o el sistema socialdemócrata, que es un sistema neoliberal, es un sistema capitalista, pero de un capitalismo más igualitario que cualquier capitalismo del mundo.

El sistema español, capitalismo agudo y doloroso con sus seguidores, ha querido ver fracasar a la socialdemocracia sueca, pero este partido ha gobernado Suecia desde la década de los años 1920, con alternancia de la derecha sueca, de tres periodos socialdemócrata por uno de la derecha, casi un siglo y no han podido, ni la Segunda Guerra mundial ni los avances guerrilleros de izquierda de los países de América.

Los diarios españoles escriben todos los años, que en Suecia no se puede andar después de las seis de la tarde o que peligran sus carros “por incendios”, son inventos de sus periodistas, tal vez eso se de en alguna ciudad sueca una vez en la vida, pero a toda Suecia está crudo, la vida en Suecia es para vivirla y para gozarla, para eso trabajamos 11 meses y tenemos hasta 40 días seguido de vacaciones pagadas por adelantado.

Siempre me dicen que no se puede comparar Suecia con otro país ¿Por qué no? Son seres humanos los que administran este país, son seres humanos los que habitan en cualquier otro país, y hay sistemas de gobierno similares, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Islandia, Australia, Alemania, Holanda, Bélgica, Canadá y demás países que son gobierno demócratas de veras.

En El Salvador necesitamos un cambio en la situaciones de vida acostumbrada a lo de siempre, empecemos por pedir un cambio radical a la política, el FMLN, que se suponía era de izquierda, no pudo con el mandado, ARENA es por demás, 20 años de soportar los robos, las corrupciones y todavía tienen cara de mostrarse, y siguen en su tarea, si continuamos con ARENA nos van a dejar más pobres.

Nos queda Nuevas Ideas, al líder máximo ya les dio por donde ellos les duele más, no basta con decir, está demostrado que Nayib Bukele es la solución, un voto por él será un voto por la esperanza, por la superación, “el dinero alcanza cuando no se roba” es uno de sus decires más utilizado, y claro, a ARENA le cae mal, porque ellos, lo usan mal y mejor deberían de decir que “el dinero está para robárselo”, sino que le pregunten a Tony Saca, o a Cristiani, a Calderón Sol no se le puede preguntar por qué ya murió, así como a Paco Flores.

Nuevas Ideas es la solución, no va a  ser una nueva patria pero sí en camino de serlo, no va ser una nueva Suecia pero sí a empezar por serlo, en fin ningún país es igual a otro, pero podemos copiarle lo bueno.