• Diario Digital | Martes, 23 de Mayo de 2017
  • Actualizado 04:43

La libertad de expresión

A nosotros nos parece un crimen de lesa humanidad el acto cometido en Orlando, Florida, en la madrugada del domingo donde murieron casi 50 personas a manos de un ciudadano. Pero a La Iglesia Bautista de Westboro piensa que es “justo un castigo de Dios” y que “Dios envió al tirador”.

La libertad de expresión

Agradecemos infinitamente a Diario El Salvador Times por darnos este espacio, esperando llenarle con el merecido respeto a nuestros fieles seguidores.

La Libertad de Expresión es un derecho y un deber el que hemos obtenido los pensadores de América a partir de 1992, cuando se firmaron los acuerdos de paz en El Salvador, en donde quedó establecido que cada uno de los ciudadanos salvadoreños tenemos derecho a ese preciado derecho.

La libertad de expresión nos da el derecho a expresarnos libremente en todos los actos que atañen a la ley. Sin embargo, ese derecho debemos de sostenerlo so pena de saber cuándo es un derecho y cuando está en contra de las leyes.

A nosotros nos parece un crimen de lesa humanidad el acto cometido en Orlando, Florida, en la madrugada del domingo donde murieron casi 50 personas a manos de un ciudadano. Pero a La Iglesia Bautista de Westboro piensa que es “justo un castigo de Dios” y que “Dios envió al tirador”.

Por otra parte en un periódico turco –Yeni Akit— pudimos leer “50 pervertidos asesinados en un bar”, el periódico que es apoyado por el presidente turco Recip Erdogan, quien es un fiel seguidor del mismo. 

Lo que a nosotros nos parece en crimen de lesa humanidad a otros les parece que “Dios envía a matar pervertidos”. No se puede matar a nadie de esa manera, como animales, sin nadie que se apiade de nadie.

Pero esa es la opinión de ellos. La gran mayoría piensa que es un crimen de lesa humanidad el cometido en Orlando, Florida. Y nosotros condenamos el crimen cometido allí, no importa que el criminal sea un ciudadano estadounidense de padres afganos, con un historial muy disyuntivo a la realidad.

¿Adónde se ubica usted? Hay muchos en El Salvador que se quedaron pensando como en los 1990s y piensan que “eso estuvo bueno”. No reflejan el sentir y pensar del pueblo salvadoreño. Venga de donde venga, la violencia es dañina a la sociedad.

En nuestro país la violencia ha hecho un grave daño a nuestras mentes, a nuestra forma de vida, a nuestra sociedad. No podemos pensar que la violencia va a solucionar el grave problema social que padecemos pero es imposible pensar en un El Salvador libre de violencia social.

Nuestra sociedad está muy arraigada en la violencia y todo lo queremos solucionar con violencia, no ven que la violencia atrae más violencia.

Muerto el perro se acaba la rabia. Es cierto, pero con los perros rabiosos. ¿Ha visto usted un perro rabioso? No, claro que no. Pero este refrán lo utilizamos “muy sabiamente” en cuanto a los humanos. Por eso es que nunca se acaba la “rabia” en el país.

Lo que el país necesita es un partido que acabe con esta forma de pensar. ARENA tiene en su estribillo “la muerte de los rojos” y nunca se han ocupado de cambiar. Nuestra gente cree  que matando no solamente a los rojos sino a los anaranjados, a los azules, a los verdes, etc., es decir matar a todo el mundo menos a quien vote por ARENA y se compone el asunto.

Sabemos que no. Eso es la solución: encontrar un método de paz que le diga no a las armas, no a las pandillas, no a más muerte, no a la violencia. Pero esa realidad la tenemos que alcanzar algún día no muy lejano, no podemos permitir que la violencia nos gane la partida y hacer algo al respecto. 

Lo que sucedió en Orlando, Florida, recientemente nos tiene que dejar un recado, me refiero a ello por su contenido marginal de querer acabar con quien no es igual a mí, acabar con “el rojo” del cuento, acabar con los homosexuales. Ni los homosexuales se van acabar así ni Dios los va a bendecir por cometer semejante acto. 

¿Y nuestras muertes diarias en El Salvador? Tenemos que pensar distinto a cómo piensa ARENA, distinto a querer acabar con todo el que no sea “tricolor” o acabamos con esa forma de pensar y aceptamos a todos los colores o nos acabamos a ARENA, aunque sea en el sentido figurado, y no darle nuestro voto.

Es triste llegar a esa conclusión, me explico, llegar a la conclusión de llegar a pensar terminar con un partido político ARENA. Pero esa es la meta o al menos que menos gente no le dé su voto, es un partido de millonarios que nada tiene que ver con los pobres, solamente velan por su gente, incluso ellos lo dicen en su prensa basura.

La realidad es que debo de tener paciencia con ese partido, así como tener paciencia con los que piensen distinto a mí, como la iglesia bautista de Westboro o el diario turco Yeni Akit, ellos tienen derecho a pensar así, debe de ser la forma de pensar salvadoreña que me hace pensar así, no hay otra repuesta.

Tenemos que dejar de pensar en que todo se soluciona con violencia pues violencia llama a violencia, es la respuesta a solucionar el problema social de El Salvador todos debemos de decir “No a la violencia”.