• Diario Digital | Domingo, 17 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 22:59

Sobre el término “Transparencia”

En el marco de la administración pública, la transparencia es un mecanismo que previene actos de corrupción y que permite a la ciudadanía conocer el funcionamiento interno de las instituciones y cómo se manejan los fondos que éstas reciben. 

Sobre el término “Transparencia”

Lo que puede afectar la vida de la sociedad –se dice-debe de someterse al escrutinio público, debe estar expuesto a la luz de la verdad y la razón. Hoy en día está muy en boga el tema de la transparencia, íntimamente ligado con la actuación del poder y de quienes lo ejercen. 

El termino transparencia está asociado con el paso de la luz y claridad, el de opacidad cuando se impide el paso de la luz. En política y administración pública, transparencia es el derecho de los ciudadanos a conocer los actos del gobierno y de la administración esto en contraposición a  corrupción, cuando nos referimos al uso del poder para conseguir una ventaja, generalmente de forma secreta y privada. 

En el marco de la administración pública, la transparencia es un mecanismo que previene actos de corrupción y que permite a la ciudadanía conocer el funcionamiento interno de las instituciones y cómo se manejan los fondos que éstas reciben.  

La ley de acceso a la información pública como herramienta anticorrupción está vigente desde el 8 de mayo del 2011.

¿Cuál es la importancia para la sociedad civil de esta ley y como fortalece el control ciudadano de los fondos públicos que emanan de la misma sociedad?

Uno, que el Estado cumpla a cabalidad su función de velar por el bienestar de las personas y del bien público, contenido en la constitución de la república. Dos, propiciar el cambio de cultura de la opacidad a la trasparencia, de lo secreto a lo público, de la argucia y la mentira a la razón honesta y fidedigna, como elementos consustanciales de un estado más sano y fuerte para todos.

A cinco años de la promulgación de la ley y con el apoyo decidido de la sociedad civil: organizaciones, medios de comunicación y la ciudadanía, se avanza en combatir este mal tan añejo. 

Muchos actos de corrupción se han llevado a la justicia o se han judicializado, lo que es un logro concreto de su aplicación. Sin embargo, todavía resta que la población, las organizaciones y asociaciones vecinales de los municipios del país, hagan el uso adecuado de este instrumento para monitorear el desarrollo local.

Es una valiosa herramienta  para supervisar la inversión que hacen los gobiernos municipales en su territorio, tanto de infraestructura: Caminos vecinales, construcción de bóvedas, escuelas, parques o espacios públicos, etc.; así como los gastos en equipos, herramientas, servicios, y contratación de técnicos y profesionalesa, en las  alcaldías de pueblos y ciudades de cualquier lugar del país.

Cualquier persona o grupo de personas tiene acceso a la información que emana de las actividades que los gobiernos municipales realizan. La  ley en su art 2 reza : “… toda persona tiene derecho a solicitar y recibir información generada, administrada o en poder de las instituciones públicas y demás entes obligados, de manera oportuna y veraz, sin sustentar interés o motivación alguna”. Quiere decir que el funcionario público, no puede forzar al que pide la información, a decirle que uso le va a dar.

 En otras épocas no podíamos conocer de la inversión de los gobiernos municipales y mucho menos pedir cuentas sobre el uso de los fondos que manejan, pero ahora si es posible. Mal haríamos, si no utilizamos estas herramientas para incidir y observar cómo se invierten nuestros impuestos.

Con esta práctica no se trata de enemistar o dar una herramienta para hostigar al adversario político, se trata de crear una cultura de honestidad en la inversión, que propicie una mejor calidad de vida de los pueblos y que el dinero de los contribuyentes, no pare en los bolsillo de los corruptos.