• Diario Digital | viernes, 15 de enero de 2021
  • Actualizado 20:39

Comunicados

Cómo los edificios públicos pueden ser más eficientes energéticamente

La eficiencia energética en los edificios públicos es uno de los retos a los que se enfrentan las constructoras para mantener la sostenibilidad urbana
 
Cómo los edificios públicos pueden ser más eficientes energéticamente
Cómo los edificios públicos pueden ser más eficientes energéticamente
Cómo los edificios públicos pueden ser más eficientes energéticamente

No cabe duda de que la eficiencia energética en los edificios públicos será uno de los principales objetivos a los que enfrentarse durante años.

La eficiencia energética en edificios públicos es aquella que minimiza las necesidades energéticas para ahorrar y hacer un mejor uso de la energía. Para ello, debes emplear medios como los de RS Components para obtener los mejores resultados.

Actualmente se aplica una normativa europea que dicta que, a partir de enero de 2019, todos los edificios públicos serán EECN, es decir, edificios de consumo de energía casi nulo, y dos años después, en enero de 2021, lo serán los edificios de nueva construcción.

¿Pueden modernizarse los edificios públicos existentes? ¿Cuál es la clasificación energética de los edificios públicos? Esto es lo que tienes que saber a la hora de tener en cuenta la eficiencia energética.

Clasificación energética de los edificios públicos

En función de los resultados que se obtengan a la hora de calcular la eficiencia energética, se realiza el certificado energético, que determinará la calificación energética del edificio en cuestión.

Se expresan desde la letra A, siendo los edificios más eficientes, hasta la G, para los menos eficientes. 

En edificios nuevos la escala comprende, en orden de mayor a menor eficiencia, las calificaciones o clases A, B, C, D y E, y se extiende hasta las calificaciones F y G para edificios existentes.

Medidas para mejorar la eficiencia energética

Si lo que se busca es conseguir que el edificio público sea lo más eficiente posible, existen una serie de medidas que, además de proporcionar un mayor ahorro de energía y una mejor calidad de aire, permitirán mejorar la calificación energética:

Renovación de las instalaciones térmicas

Sustituir los sistemas de calefacción y aire acondicionado por otros más eficientes como los sistemas que integran calderas de condensación, bomba de calor, etc.

Mejorar el aislamiento del edificio público

Un adecuado aislamiento térmico producirá una menor demanda de calefacción y aire acondicionado al evitar las pérdidas de frío y calor.

Utilizar sistemas de ventilación 

Es fundamental en un edificio público. Se trata de usar sistemas de ventilación adecuados que garanticen la calidad del aire interior. 

El uso de sistemas de ventilación inteligentes mejorará la eficiencia energética del edificio.

Introducir sistemas de medición y control

La utilización de aparatos de medición, control de los sistemas de climatización y ventilación facilitarán un óptimo funcionamiento de las instalaciones que permitirá una mayor eficiencia mientras se adapta a las necesidades de los usuarios.

Es decir, los termostatos digitales, sondas de calidad de aire, válvulas o repartidores de costes son algunos de los sistemas a tener en cuenta, para introducirlos en un edificio público. 

Uso de energías renovables

El uso de energía solar térmica para producir agua caliente de carácter sanitario o el uso de los sistemas de energía solar fotovoltaica son los más empleados dentro de los edificios públicos.

Además, la generación de electricidad también puede darse gracias a los sistemas de geotermia o aerotermia, mejorando así la eficiencia de los sistemas encargados de la climatización, mientras reducen las emisiones de CO2

Para saber si se hace un correcto uso de la energía, es necesario comparar la energía consumida y la energía producida por el edificio y ver si se obtiene un resultado positivo. 

Es decir, generan más energía de la que consumen.

Comentarios