• Diario Digital | Domingo, 26 de Mayo de 2019
  • Actualizado 23:07

Internacional - TRAS UNA PELEA, EN ARIZONA, EE.UU.

Un hombre mató a sus dos hijas, a la esposa y a un supuesto rival amoroso “porque Dios se lo dijo”

La Policía de Phoenix dijo que el principal sospechoso es Austin Smith, de 30 años. De acuerdo a las autoridades, Smith regresaba de un bar en horas de la noche y discutió con su esposa, Dasia Patterson, la pelea fue subiendo de tono hasta que la acusó de ser infiel.

Foto: Cortesía AZF Family
Foto: Cortesía AZF Family
Un hombre mató a sus dos hijas, a la esposa y a un supuesto rival amoroso “porque Dios se lo dijo”

Una pelea doméstia terminó en tragedia en Phoenix, Arizona, en Estados Unidos, luego de que un hombre acusara a su esposa de una infidelidad, la asesinara junto a dos de sus tres hijas y luego viajara hasta la vivienda de otro hombre al que acusó de tener una aventura con su esposa y lo mató, todo porque “Dios le dijo”.

La Policía de Phoenix dijo que el principal sospechoso es Austin Smith, de 30 años. De acuerdo a las autoridades, Smith regresaba de un bar en horas de la noche y discutió con su esposa, Dasia Patterson, la pelea fue subiendo de tono hasta que la acusó de ser infiel.

Smith sacó su arma de fuego y le asestó varios impactos de bala a Patterson y a dos de sus tres hijas, Mayan Smith, de siete años, y Nasha Smith, de cinco, dijo un sargento del departamento de policía, Tommy Thompson a CNN. La otra hija de Smith se escondió debajo de una de las camas y no resultó herida.

Luego de matar a su familia, el sujeto subió a su vehículo y se dirigió hasta un complejo de apartamentos en la misma ciudad, ahí buscó y mató a a un hombre de nombre Ron Freeman, a quien acusó de ser el hombre con el que su esposa lo estaba engañando. Además hirió a dos personas, una de ellas se encuentra en estado crítico.

Luego del tiroteo en el complejo, habitantes de la zona llamaron a la policía y detuvieron al hombre. “El auto fue detenido a poca distancia del lugar… y el sospechoso Austin Smith fue detenido sin incidentes”, dijo Thompson y consignó la cadena internacional.

Cuando el hombre fue llevado al cuartel, le admitió a los policías que había cometido los crímenes porque “Dios le dijo”.

“La razón por la que disparó a estas personas es porque a los ojos de Dios estaba bien que tratara a alguien de esta manera… Él admitió los crímenes y dijo que creía que su esposa Dasia lo había engañado con Ron. Austin dijo que Dios le había dicho que hiciera las cosas que hizo”, agregó el jefe policial a CNN.

El hombre fue acusado del homicidio de cuatro personas, intento de asesinato de otras dos y lesiones agravadas.

Comentarios