• Diario Digital | miércoles, 12 de agosto de 2020
  • Actualizado 09:40

Internacional - BRASIL

Mujer estrangula a su hijo de 11 años porque jugaba demasiado con su celular

La madre intentó engañar a las autoridades reportando la desaparición del niño.
Foto ilustración por Adrianna Calvo/Pexels.com
Foto ilustración por Adrianna Calvo/Pexels.com
Mujer estrangula a su hijo de 11 años porque jugaba demasiado con su celular

Una mujer estranguló a su hijo de 11 años porque estaba cansada de verlo jugar con su teléfono demasiado tiempo y hasta altas horas de la noche, esto en el municipio de Planalto, Río Grande del Sur, Brasil.

Las investigaciones de la Policía señalan que Alexandra Dougokenski, de 33 años, trató de ocultar el crimen, pero terminó confesando al sentir “la carga” de la mentira.

Según 7News, inicialmente la madre reportó a la Policía la desaparición de su pequeño de 11 años por lo que las autoridades organizaron un dispositivo de búsqueda.

Con varios días transcurridos y sin resultados, la mujer terminó confesando que ella lo había matado y que “ya no podía vivir con la mentira”, no sin antes intentar distraer a la Policía.

Dougokenski dijo a los investigadores que había matado a un hijo por error, pero eso no era cierto, de acuerdo con el jefe de la Policía, Eibert Moreira. “Cuando interrogamos por primera vez ella nos dijo que Rafael (el hijo) había muerto por una sobredosis accidental”.

Moreira explicó que la mujer regañó al niño por “pasar varias noches sin dormir jugando con su teléfono celular” por lo que “decidió darle dos tabletas de Diazepam alrededor de la medianoche para que durmiera".

La historia no convenció a las autoridades y el informe forense apoyó esa teoría ya que se descubrió que el niño tenía marcas de cuerda alrededor del cuello, lo que implica que había sido estrangulado.

Las autoridades confrontaron a la mujer con la evidencia y ella admitió que lo había estrangulado en un momento en el que “perdió el control de la situación”.

La madre relató que después de asesinarlo le colocó una bolsa de plástico en la cabeza “para no ver su rostro” y se deshizo del cadáver lanzándolo a la cochera del vecino.

Alexandra Dougokenski ha sido acusada de asesinato intencional y de entregar información falsa a la Policía, por lo que podría ser condenada a 30 años de prisión.

Comentarios