• Diario Digital | sábado, 11 de julio de 2020
  • Actualizado 08:26

Internacional - ESTADOS UNIDOS

Protestas en Los Ángeles por la muerte de joven de origen salvadoreño a manos de la policía

La familia de la víctima denuncia que fue asesinado de seis disparos en la espalda.
Foto: Policía de Los Ángeles
Foto: Policía de Los Ángeles
Protestas en Los Ángeles por la muerte de joven de origen salvadoreño a manos de la policía

Una familia salvadoreña radicada en Los Ángeles, Estados Unidos, ha denunciado que su hijo fue asesinado de seis disparos por agentes de seguridad pública, por lo que reclaman un nuevo caso de brutalidad policial.

La muerte del joven de 18 años, Andrés Guardado ha levantado nuevas protestas de ciudadanos reclamando abuso de las autoridades.

De acuerdo con el periódico Los Ángeles Times, el crimen ocurrió el 18 de junio en la zona de Redondo Beach Boulevar y Figueroa Street.

La versión de las autoridades es que un equipo policial patrullaba la zona cuando se encontraron a Guardado, este les mostró un arma de fuego y salió corriendo cuando lo abatieron a tiros.

La familia del joven lo ha negado, diciendo que Andrés estaba trabajando a medio tiempo como guardia de seguridad en una tienda, pero que no tenía un arma de fuego.

Los padres dijeron que el joven corrió de la Policía, por miedo, y que estos le dispararon en seis ocasiones por la espalda matándolo de inmediato.

De acuerdo con Los Ángeles Times, los investigadores del caso no saben por qué el policía abrió fuego, pues el joven no disparó el arma, que señalan, llevaba consigo.

Telemundo agregó que la muerte provocó que grupos de protestantes hispanos y afroamericanos se unieran y reclamaran en las calles del estado la muerte del joven.

Dicha protesta acabó con varias personas arrestadas y heridas por las balas de goma y gases lacrimógenos.

“No tenían que haberle dado esa muerte a mi hijo, mi hijo era bueno, no era malo”, dijo la madre de Andrés a Telemundo.

Las autoridades dijeron que los agentes de la oficina del alguacil, los que estaban patrullando, no contaban con cámaras corporales, pero que ya están incautando los videos captados por la de vigilancia de la zona.

El Departamento del Sheriff de Los Ángeles dijo, a través de la jefa de información Sarah Ardalani, que se ha impuesto un bloque de seguridad a la autopsia del joven; es decir, no se pueden divulgar los resultados, según recogió La Opinión.

Comentarios