• Diario Digital | Viernes, 19 de Abril de 2019
  • Actualizado 17:05

Judiciales - DOBLE HOMICIDIO

Militar que regresaba de ver a su hijo recién nacido fue asesinado junto a su hermano al ser entregados por motorista a 15 pandilleros

De los 15 sujetos responsables de la muerte de los dos hermanos solo uno está siendo procesado.

“Venimos del hospital donde mi mujer ha dado a luz y mi hermano solo me anda acompañando”, mientras soltaban suplicas sin embargo los sujetos no respondieron.
“Venimos del hospital donde mi mujer ha dado a luz y mi hermano solo me anda acompañando”, mientras soltaban suplicas sin embargo los sujetos no respondieron.
Militar que regresaba de ver a su hijo recién nacido fue asesinado junto a su hermano al ser entregados por motorista a 15 pandilleros

El día más feliz para un soldado y su hermano se convirtió en el último de sus vidas luego de que el motorista y cobrador de la ruta 140 los encerraran en un microbús para entregárselos a 15 pandilleros que posteriormente los asesinaron en la colonia Nuevos Horizontes, del municipio de Ilopango, en San Salvador.

Francisco y Jorge Sánchez Abarca, son dos hermanos que vivían en el municipio de Tonacatepeque. El primero era estudiante mientras que el otro había decidido entrar a la Fuerza Armada y formar una familia a la que llegó su primer hija.

Según la relación de los hechos, el 3 de junio de 2016, los hermanos en el Hospital de Maternidad, ya que la esposa de Jorge acabada de dar a luz a una niña.

Pasada la hora de visita, ambos hombres procedieron a regresar a su casa en una de las rutas que los llevaría hacía el desvío de Tonacatepeque.

Fue un microbús de la ruta 140 el que las víctimas tomaron sin percatarse que desde su ingreso el motorista los comenzó a vigilar.

El reloj marcaba la 1:30 de la tarde, cuando el militar se comunicó por última vez con su madre: “Es una niña y voy contento porque me dejaron verla. Nosotros ya vamos en el microbús y no se preocupe que ya vamos a llegar a la casa”, fueron las últimas palabras que la mujer escuchó de su hijo.

Minutos más tarde, uno de los hermanos le indicó al cobrador que les avisara cuando estuviran por llegar al desvío, él asentó la cabeza en aprobación con un semblante serio pero nunca lo hizo.

"Aquí les llevo dos regalos"

Los jóvenes se percataron que el entorno iba cambiando y que la zona no les era familiar por lo que intentaron bajarse en el desvío que conduce hacia Apulo; ellos pretendían regresar antes de que el microbús se introdujera a la calle de la colonia Nuevos Horizontes.

Se pusieron de pie y se aproximaron a la puerta e inmediatamente le pidieron al conductor que se detuviera pero este no hizo caso; le volvieron a exigir una y otra vez pero este cerró ambas puertas y aceleró el vehículo.

Los pasajeros a bordo de la unidad escucharon cuando el cobrador con una risa macabra realizó una llamada y dijo: “¡Ey! Aquí llevo dos regalos que no son de la zona y se han equivocado de ruta. Cáigamele con todo”.

“¡Abrí la puerta!”, exigió uno de los hermanos con un tono angustiado al mismo tiempo que golpeaba la lata del vehículo.

El miedo y la incertidumbre le ganaron a la esperanza de salir con vida del lugar. Jorge y Francisco se volteaban a ver sin tener la respuesta de qué hacer.

Una vez a dentro de la colonia, pandilleros de la MS los estaban esperando. El motorista paró y abrió la puerta para quense subieran ocho sujetos quienes rodearon a las víctimas para no dejarlos escapar; metros adelante se subieron siete haciendo un total de 15.

Al lado de la unidad de transporte a par del micro se puso una motocicleta donde iban los palabreros de la clica: Henry, alias “Demo” y el Edwin, “el akiler”.

Los pasajeros llamaron al 911 para alertar de la situación pero la ayuda policial nunca llegó a los hombres que entre lágrimas trataban de buscar piedad en los terroristas.

"Venimos del hospital donde mi mujer ha dado a luz y mi hermano solo me anda acompañando”, fue una de las suplicas realizadas.

El viaje de Francisco y Jorge llegó hasta a un terreno baldío, Ahí los golpearon y los torturaron hasta provocarles la muerte, sus cuerpos fueron lanzados a unos matorrales y fue hasta el día siguiente que las autoridades dieron con ellos.

De los 15 sujetos responsables de la muerte de los dos hermanos, el ministerio publicó logró adjudicarle el delito a Edwin Alexander Valle Mejía, aslias “Akiler”, de 28 años, quien ahora es acusado de homicidio agravado.

El tribunal Primero de sentencia de San Salvador espera desarrollar el juicio donde responderá por las acusaciones en su contra.

Comentarios