• Diario Digital | Sábado, 25 de Mayo de 2019
  • Actualizado 21:05

Negocios - BITÁCORA DE VIAJE- CAPÍTULO VI

Cayos Cochinos: un verdadero edén en el Caribe

La experiencia es increíble: cristalinas y cálidas aguas en cuyas entrañas habitan arrecifes de diferentes tipos de corales, peces de muchos tamaños y colores, flora y demás fauna marina. La paz y el relax que viví era cómo transportarme a otro mundo.

Cayos Cochinos: un verdadero edén en el Caribe

Llegamos a La Ceiba al final de la tarde y nos hospedamos en el Hotel Palma Real Beach Resort & Villas.

Se trata de un precioso hotel, con una estratégica ubicación a la orilla del mar, que ofrece el concepto de plan todo incluido con alimentación (3 tiempos de comida por estadía), snacks variados fríos y calientes, bebidas de la casa ilimitadas, actividades de animación de día y noche, uso de kayaks y de campo de mini golf, show en teatro (fines de semana) y discoteca (para mayores de edad hasta la una de la madrugada).

En nuestro hotel nos encontramos con el crew italiano que estaba filmando una temporada de la famosa serie de televisión Survivor, quienes han escogido por más de nueve años a Cayos Cochinos como la sede para la realización de su famosa serie de televisión.

Nos contaban nuestros anfitriones que el team llevaba ya un mes hospedado, con todos los equipos que incluían desde tecnología para transmitir en vivo, hasta un helicóptero.

A la mañana siguiente nos embarcamos rumbo a Cayos Cochinos en la playa que está justo frente a nuestro hotel.

CAYOS COCHINOS F

CAYOS COCHINOS F1

Cayos Cochinos poseen una superficie de 489.25 kilómetros cuadrados. Han conservado su infinita riqueza natural gracias a los esfuerzos de la Fundación encargada de su conservación y protección.

Dada su enorme riqueza natural, en el año 2003 el gobierno hondureño declaró el archipiélago zona protegida en calidad de Monumento Nacional Marino. Pertenecen al departamento de Islas de la Bahía y forman parte del municipio de Roatán.

El viaje duró alrededor de 45 minutos, el ir viendo cómo las aguas se vuelven azul turquesa a medida que nos alejamos de la costa e ir divisando a lo lejos las pequeñas islas desiertas que aparecen de repente en medio de la nada, es una de las experiencias más impresionantes que he tenido.

A medida íbamos avanzando, comencé a ver una serie de pequeños cayos, cada uno diferente y a cuál más bello. Literalmente unos son como de cuento, pequeñas islitas de fina arena blanca, con una o dos palmeras, bañadas por las cristalinas aguas color turquesa.

ISLA CAYO COCHINOS

Nuestra primera parada fue en Cayo Menor; al bajarme de la lancha junto al muelle, las transparentes aguas permitían ver hasta el fondo. Apreciar el espectáculo de una colonia de medusas que nadaban y se movían en su particular ritmo fue mi bienvenida a este cayo. Recibimos una charla sobre el lugar, las especies de flora y fauna que habitan y su conservación.

CAYO MENOR

Partimos rumbo a Cayo Mayor, otro increíble lugar donde nos detuvimos para vivir la experiencia de hacer snokel en sus aguas.

Nos introducimos en su costa e iniciamos la aventura del snorkeling acompañados de nuestro amable guía. La experiencia es increíble, cristalinas y cálidas aguas en cuyas entrañas habitan arrecifes de diferentes corales, peces de muchos tamaños y colores, flora y demás fauna marina. La paz y el relax que viví era cómo transportarme a otro mundo.

Nuestra visita por este paraíso continuó a Cayo Chachahuate. El nombre significa “gemelos”, porque antiguamente este cayo estaba unido a otro cercano, aunque hoy en día esta unión sólo se produce algunos meses del año, cuando las mareas no son tan fuertes y un banco de arena sirve de puente entre ambas. Hay tres cayos habitados por garífunas, pero Cayo Chachahuate es el más conocido.

CAYO CHACHACHUATE

La comunidad de garífunas que vive en este cayo se dedica principalmente a vender bebidas frías a los turistas, que en su mayoría llegan en tours que van a bucear o a practicar snorkeling en los arrecifes coralinos que forman parte del Arrecife Mesoamericano, el segundo arrecife de coral más grande del mundo después de la Gran Barrera de Coral en Australia. Luego pasan por el cayo para comer alguno de los platos típicos de los garífunas (el tapado es delicioso, o la machuca, o cualquier pescado frito con tajadas de plátano).

Mientras disfrutaba de un refrescante baño en las deliciosas aguas de este cayo, unos preciosos niños garífunas empezaron a correr por la arena y a darse una zambullida a mi lado, comenzamos a conversar, mientras entre risas jugueteaban entre ellos. Sin duda uno de los baños con la compañía más maravillosa que he tenido. Al salir del agua degusté un delicioso pan de coco con margarina que venden los habitantes de la isla.

PLAYA Y NINOS GARIFUNAS

Finalmente concluimos nuestra travesía por el impresionante Cayo Bolaños, una verdadera porción del paraíso. Unos hermosos pelícanos descansando en las transparentes aguas —una piscina natural— nos daban la bienvenida. La fina arena blanca como talco, caracoles dispersos en la playa y un verdadero deleite para todos los sentidos.

Tomé un exquisito baño en este paraíso natural, rodeada de los pelícanos, peces de múltiples colores, el clima perfecto y aguas cálidas. En ese momento me di cuenta del porqué el famoso programa Survivor rueda en este increíble sitio.

El maravilloso atardecer y la puesta de sol con espectaculares colores dorados nos daba la despedida, un épico lugar con un sabor auténtico y una pureza que hoy en día no se encuentran fácilmente. Edén al que sin duda alguna voy a regresar.

PELICANO CAYO COCHINOS

GRUPO EN CAYOS COCHINOS

CAYOS COCHINOS F3

CORAL EN CAYO

Comentarios