• Diario Digital | viernes, 14 de junio de 2024
  • Actualizado 21:32

Negocios - Tómese su tiempo

Los grandes riesgos de ser fiador

El fiador es el responsable del crédito en caso que el acreedor no pueda cumplir su obligación y, en algunas ocasiones, llega a pagar más del dinero prestado en un inicio

Imagen de referencia
Imagen de referencia
Los grandes riesgos de ser fiador

Que se lo pida de favor especial un familiar o un amigo puede ser la razón que motive a una persona a ser fiador de un crédito a plazos; sin embargo, se deben hacer algunas valoraciones antes de dar ese paso porque se corre el riesgo de afectar la economía, record crediticio y hasta las buenas relaciones con el acreedor.

Carlos González es un hombre de 35 años que sirvió de fiador de un pariente cercano en un crédito a plazos que hizo en un almacén para comprar un televisor nuevo, una necesidad que creyó importante debido a que es el único distractor para su familia.

Sin embargo, la casa comercial aprovechó para ofrecerle más artículos para que el cliente sacara mayor provecho de la línea crediticia; entonces el pariente de González aceptó el trato y sacó otros artículos del hogar aumentando su deuda en tres veces más de lo que había planificado.

Detrás de esa decisión aceptó de forma intrínseca que el plazo del préstamo se alargara y que su fiador se comprometiera a respaldarlo por más dinero.

Al cabo de tres años, cuando se terminó el plazo del crédito, el pariente de González no solventó su deuda y de manera automática le tocó a su fiador honrarla y mientras no cancele el total de la cuenta no puede ser de nuevo sujeto de crédito.

Esta historia es muy frecuente entre las personas que aceptan convertirse en fiadores y pareciera que la mejor opción es no aceptar las propuestas para evitar riesgos que afecten el record crediticio.

Lo que recomiendan los expertos

Algunos expertos recomiendan que antes de tomar la decisión se debe analizar qué relación se tiene con la persona acreedora, si es un familiar se debe valorar si ha sido responsable con sus obligaciones, si tiene problemas financieros y en el caso de que sea un amigo, se debe valorar cuánto tiempo se tiene de conocer a esa persona, y si es suficiente tiempo como para convertirse en el respaldo de sus finanzas.

En ambas casos se debe tomar en cuenta para qué se quiere hacer el préstamo; es aconsejable darle prioridad a alguien que lo necesita para solventar un problema de salud o mejorar un negocio sobre aquel que lo quiere para cambiar los muebles del hogar, una necesidad -aunque no despreciable-  puede esperar.

Una vez se ha decidido dar ese paso es de suma importancia revisar cuál es la cantidad a prestar y si está al alcance de las capacidades económicas del fiador como para poder hacerse cargo de la deuda si en dado caso el acreedor no puede pagarla.

Definir si es un crédito de corto o largo plazo, puede ser de mucha utilidad porque ello indica el tiempo aproximado que se estará de respaldo económico de esa persona. Los expertos en el tema de créditos nos indican que a menor plazo menor es el monto del préstamo, por lo tanto es menos riesgoso que aquél que el plazo sea para varios años.

Averiguar sobre qué tipo de préstamo se desea solicitar es indispensable, pues aquí en El Salvador existe un tipo de crédito conocido como “revolvente”, que significa que el acreedor puede hacer refinanciamientos por tiempo indefinido y el fiador ni siquiera saber que el crédito aún está vigente.

Por otra parte, los fiadores no gozan de la protección de algunas instancias como la Defensoría del Consumidor, pues su papel en el préstamo no es de consumidor, en ese caso el consumidor es el acreedor del préstamo.

Según el director del centro de solución de controversias de la DC, Julio César Osegueda, los fiadores pueden hacer reclamos pero no pueden constituirse como consumidores, es decir que no puede constituirse como denuncia, por lo que se debe buscar al acreedor para que éste la haga.

Otro de los riesgos que se enfrentan es que los contratos puedan incluir cláusulas abusivas en los que se incluyan cobros que pueden ser o no entendibles al momento de solicitarlo y, aunque hacer un préstamo sea urgente, es aconsejable tomarse un tiempo y preguntarle a un experto sobre lo que quieren decir en esos apartados.

Esto es muy importante debido a que si no se revisa antes de firmar un contrato luego puede haber situaciones de “cobros indebidos”; es el tipo de reclamos que más atiende la DC y que van a afectar de forma directa al fiador.

“Muchos reclamos son debido a que las casas de préstamos cobran una penalidad que no está estipulada en el contrato, porque el interés y los plazos no están calculados de forma adecuada, porque se cobran comisiones que no están establecidas en la cuenta”, explicó Osegueda.

Una vez se han tenido esas consideraciones la persona puede estar más tranquila de hacerse fiador, pero nunca podrá desentenderse de los pagos, porque de esta manera estará consiente sobre el dinamismo del crédito, dijo.

Así que si usted está en una situación similar, apoye a su familiar o a su amigo, pero tenga en cuenta las recomendaciones de los conocedores para evitar dañar su record crediticio que le podría servir al momento de comprar casa o de tratarse una enfermedad.

Comentarios